DE LOS RASTROS Y LOS RES­TOS

Na­die pa­ra li­diar con la ins­ta­la­ción y la es­cul­tu­ra co­mo Ja­co­bo Cas­te­llano. El CAAC de Se­vi­lla le po­ne a prue­ba y él pa­sa el re­to con no­ta

ABC - Cultural - - ARTE - IVÁN DE LA TO­RRE AMERIGHI

La obra de Ja­co­bo Cas­te­llano ( Jaén, 1976) vi­ve en (y de) los rastros y los res­tos. Vi­ve en los frag­men­tos de to­dos –unos in­cor­pó­reos y otros muy tan­gi­bles–, y se ali­men­ta de ta­les te­ji­dos, que po­dría­mos lla­mar re­ta­zos, has­ta trans­for­mar­los en reliquias. Las per­so­nas fre­cuen­ta­mos con tan­ta co­ti­dia­ni­dad es­tas ope­ra­cio­nes de rein­ven­ción que ape­nas so­mos ca­pa­ces de va­lo­rar nues­tra in­fi­ni­ta ca­pa­ci­dad pa­ra re­cons­truir, tan­to lo que con­ti­núa exis­tien­do cuan­to lo que nun­ca exis­tió. Pe­ro el ar­tis­ta si es muy cons­cien­te de esa des­tre­za y ha­ce de ella el cen­tro de sus in­quie­tu­des.

En colaboración con el Mu­seo Ar­tium de Ála­va, el CAAC ha im­pul­sa­do un pro­yec­to ex­po­si­ti­vo que re­co­ge al­gu­nas de las pie­zas más des­ta­ca­das en la pro­duc­ción de la úl­ti­ma dé­ca­da y me­dia de Cas­te­llano. La mues­tra se di­vi­de en cua­tro gran­des agru­pa­cio­nes de obras que, en reali­dad, dan respuesta a los dis­tin­tos per­fi­les e in­tere­ses que se con­ci­tan en la pro­duc­ción del au­tor.

Fric­ción de me­mo­rias

En torno a Ca­sa I ( 2004), co­mo su­ce­de en Sin pú­bli­co (2009) o en Sin tí­tu­lo (2017), se re­ve­lan los en­fren­ta­mien­tos en­tre la me­mo­ria in­di­vi­dual y la co­lec­ti­va y las fric­cio­nes que se su­ce­den en­tre am­bas, con Vi­llar­gor­do, su pue­blo de jue­gos es­ti­va­les e in­fan­ti­les, co­mo tras­fon­do. Por otro la­do, la in­da­ga­ción so­bre la mor­fo­lo­gía di­ná­mi­ca del cuer­po, que que­da de­li­nea­da en torno a su sín­te­sis for­mal, no re­nie­ga de in­ter­pre­ta­cio­nes con­tex­to-sim­bó­li­cas, am­pa­ra­das en el es­tu­dio de «la caí­da» a par­tir de los au­to­res clá­si­cos, ya sea és­ta mo­ral (Mi­guel Án­gel), so­cio-ge­né­ri­ca (Go­ya), mi­to­ló­gi­ca y pai­sa­jís­ti­ca (Brueg­hel) o pa­té­ti­co-re­li­gio­sa (Van der Wey­den).

Den­tro de es­te ám­bi­to en­con­tra­mos dos obras fun­da­men­ta­les de idén­ti­co tí­tu­lo, Pe­le­le ( 2018), pie­zas de sa­pe­lli o no­gal y te­la de lino que des­miem­bran las ar­ti­cu­la­cio- nes del mu­ñe­co de tra­po go­yes­co y las tras­for­man en pu­ras lí­neas de ten­sión.

Las tra­di­cio­nes, en es­pe­cial aque­llas que tie­nen que ver con la con­fluen­cia de los acer­vos po­pu­lar y re­li­gio­so, en su in­de­fi­ni­ble fron­te­ra, son re­vi­si­ta­das por Cas­te­llano. Más que una crí­ti­ca a lo que de con­tin­gen­te con­tie­nen –la es­té­ti­ca de lo efí­me­ro que se trans­for­ma en ima­gen per­ma­nen­te en el idea­rio co­mu­ni­ta­rio–, el ar­tis­ta, en una obra de gran in­te­rés co­mo es Pa­so (2009), ale­go­ría con­cep­tual de las ca­nas­ti­llas pro­ce­sio­na­les, es­tu­dia los as­pec­tos de sim­bo­lis­mo for­mal que ro­dean a di­chas ma­ni­fes­ta­cio­nes: la unión de lo as­cen­sio­nal y lo te­rre­nal, la so­li­dez fren­te a la fra­gi­li­dad, lo pre­sen­ta­do y lo re­pre­sen­ta­do, las su­ti­les car­gas dra­má­ti­cas...

La yux­ta­po­si­ción ma­te­rial es otro de los vec­to­res pre­sen­tes en su gra­má­ti­ca, jun­to con la re­fle­xión en torno a la ins­ta­la­ción co­mo he­rra­mien­ta que tras­cien­de el mar­co de lo es­cul­tó­ri­co y se con­vier­te en dis­po­si­ti­vo de in­te­gra­ción ab­so­lu­to. Co­rra­les (2004), ima­gen de los cam­pos de re­fu­gia­dos del Sáha­ra, se en­fren­ta en si­len­cio a la gran ins­ta­la­ción Sin tí­tu­lo ( 2017-18), cu­yos ele­men­tos col­gan­tes evo­can la tra­di­ción la­ti­noa­me­ri­ca­na de las pi­ña­tas, trans­mi­tien­do la idea de que lo sorprendente pue­de ser tan evi­den­te co­mo epi­dér­mi­co.

Hay una quin­ta lí­nea su­je­ta a la in­ter­pre­ta­ción que no que­da re­fe­ren­cia­da en la mues­tra pe­ro que va­mos des­cu­brien­do a lo lar­go del iti­ne­ra­rio, y es la que nos re­ve­la las evi­den­tes trans­for­ma­cio­nes que en los pro­ce­sos crea­ti­vos ha ido su­frien­do su obra, que avan­za des­de unos pro­ce­sos de acu­mu­la­ción y frag­men­ta­ción has­ta un as­ce­tis­mo sin­té­ti­co que se re­crea en la mo­de­ra­ción for­mal y en el sim­bo­lis­mo con­te­ni­do en lo ve­nial.

De­ta­lle de una de las ins­ta­la­cio­nes del ar­tis­ta an­da­luz en el se­vi­llano CAAC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.