RA­CHEL CUSK Y LA LI­TE­RA­TU­RA DEL SÚ­PER-YO

La es­cri­to­ra canadiense Ra­chel Cusk se mi­ra el om­bli­go, co­mo bue­na par­te de los es­cri­to­res, pe­ro lo ha­ce con ab­so­lu­ta maes­tría

ABC - Cultural - - Libros - RO­DRI­GO FRESÁN

HA­CE LO QUE DE­BE­RÍA HA­CER TODO ES­CRI­TOR Y LO HA­CE CON EX­CE­LEN­CIA. OB­SER­VA Y HA­CE OB­SER­VA­CIO­NES

En un ar­tícu­lo en The Guar­dian, Alan Clark se pre­gun­ta­ba ya des­de el ti­tu­lar «¿Por qué los no­ve­lis­tas han de­ja­do de in­ven­tar co­sas?». Y, a con­ti­nua­ción, mu­chas lí­neas pa­ra in­ten­tar res­pon­der pa­seán­do­se por los ejem­plos de aque­llo que aho­ra se co­no­ce co­mo Au­to-Fic­ción o Li­te­ra­tu­ra del Yo. Por los mis­mos días, el su­ple­men­to de li­bros de The New York Ti­mes re­se­ña­ba In­te­rior: no­ve­la de T. Clerc, cu­yo «te­ma» es el cui­da­do­so ca­ta­lo­gar de todo lo que ha­bía den­tro de su de­par­ta­men­to has­ta con­se­guir, se­gún el au­tor, «una poé­ti­ca de la pro­pie­dad » y, se­gún el crí­ti­co, « un mag­ní­fi­co te­dio en el lec­tor».

Y en am­bos artículos fi­gu­ra­ba el nom­bre de Ra­chel Cusk quien, con Pres­ti­gio, cie­rra una tri­lo­gía –ini­cia­da con A con­tra­luz (2014) y se­gui­da por Trán­si­to ( 2016)– que no só­lo le da sen­ti­do al fino arte de mi­rar­se el om­bli­go pa­ra lue­go po­ner­lo por es­cri­to sino que, ade­más, con­si­gue una gran obra y la rea­li­za­ción de uno de los pro­yec­tos más in­tere­san­tes y ad­mi­ra­bles de los úl­ti­mos tiem­pos. Lo de Cusk no se li­mi­ta ser Li­te­ra­tu­ra del Yo sino que cre­ce a la del Sú­per-Yo, no en un sen­ti­do psi­coa­na­lí­ti­co sino de la Mar­vel o de la DC Co­mics. Cusk es sú­per­po­de­ro­sa, sí. Y aquí rein­ven­ta in­ven­ti­va­men­te mien­tras bue­na par­te de los au­to­fic­cio­na­lis­tas se con­for­man con in­ven­ta­riar. Es de­cir, Cusk ha­ce lo que de­be­ría ha­cer todo es­cri­tor. Y lo ha­ce con ex­ce­len­cia.

Por­que Cusk – en la piel y men­te de la nó­ma­da Fa­ye, cu­ya vi­da tie­ne mu­cho más de un pun­to y co­ma en co­mún con la su­ya– toma, ya des­de la pri­me­ra pá­gi­na de A con­tra­luz y has­ta la úl­ti­ma pa­la­bra de Pres­ti­gio, una de­ci­sión de- ci­si­va: ha­cer si­len­cio, ca­si es­fu­mar­se de­trás de lo que le in­for­man acer­ca de sus vi­das los otros pa­ra que, la pro­pia, apa­rez­ca in­si­nua­da en las pau­sas y es­cue­tos co­men­ta­rios con los que Fa­ye alien­ta o des­alien­ta el fluir de las his­to­rias aje­nas co­mo si ella se tra­ta­se de una mé­dium de fan­tas­mas muy vi­vos y ví­vi­dos.

Por­que, a di­fe­ren­cia de Knaus­gård y de sus de­ma­sia­dos epí­go­nos, Cusk no se li­mi­ta a la prác­ti­ca ve­ri­té sino que teo­ri­za de ver­dad. Cusk no só­lo ob­ser­va. Cusk ob­ser­va y ha­ce ob­ser­va­cio­nes. Y pien­sa mu­cho y muy bien –en es­pe­cial en lo que ha­ce a las ta­ras del mun­di­llo li­te­ra­rio– y está siem­pre preo­cu­pa­da por la in­quie­tan­te po­si­bi­li­dad de que la vi­da sea «una se­rie de cas­ti­gos por esos mo­men­tos de in­cons­cien­cia» pe­ro, también, «ca­da vez más con­ven­ci­da de las vir­tu­des de la pa­si­vi­dad, de vivir una vi­da en la que el yo de­ja­rá una im­pron­ta lo más pe­que­ña po­si­ble». Se si­gue a Fa­ye co­mo a una con­tra­dic­to­ria Gran Co­no­ce­do­ra y Mu­jer In­vi­si­ble (co­no­cien­do des­co­no­ci­dos, su­bien­do y ba­jan­do de avio­nes...) y co­lec­cio­nan­do mo­nó­lo­gos co­mo quien cla­va al­fi­le­res en ma­ri­po­sas.

Na­bo­kov des­pre­cia­ba a aque­llos es­cri­to­res que se sen­tían per­so­na­jes y con­si­de­ra­ba a las «bio­grap­hies ro­man­cées», co­mo «la peor cla­se de li­te­ra­tu­ra ja­más in­ven­ta­da». Na­bo­kov de­cía que «la bio­gra­fía de un es­cri­tor de­be­ría ser siem­pre la his­to­ria de su es­ti­lo». Sa­bien­do que na­die es­ta­ría a la al­tu­ra de lo su­yo, Na­bo­kov re­vo­lu­cio­nó y lle­vó a su cumbre la for­ma de lo au­to­bio­grá­fi­co con su Ha­bla, me­mo­ria. Con Pres­ti­gio –y con A con­tra­luz y Trán­si­to– Cusk ha es­cri­to su Es­cu­cha, me­mo­ria. No es lo mis­mo, pe­ro es mu­cho.

La es­cri­to­ra Ra­chel Cusk (To­ron­to, 1967) INÉS BAUCELLS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.