Cró­ni­ca de la «omer­tà» ca­ta­la­na

ABC - Cultural - - Libros - SER­GI DORIA

a Ca­ta­lu­ña pu­jo­lis­ta era el país del «aho­ra no to­ca». Des­de el ca­so Ban­ca Ca­ta­la­na y la ma­yo­ría ab­so­lu­ta de 1984, Pu­jol hi­zo y des­hi­zo en la po­lí­ti­ca ca­ta­la­na y es­pa­ño­la con el si­len­cio cóm­pli­ce de una iz­quier­da acom­ple­ja­da de no ser su­fi­cien­te­men­te ca­ta­la­nis­ta. Aquel año or­we­lliano, Pu­jol sa­lió al bal­cón del pa­la­cio de la Ge­ne­ra­li­dad y acu­só al go­bierno so­cia­lis­ta de per­pe­trar una ju­ga­da in­dig­na. El «no­so­tros» –cual pe­sa­di­lla to­ta­li­ta­ria de Za­mia­tin– sus­ti­tu­yó al «yo». Y la omer­tà im­pe­ró: la más le­ve crí­ti­ca se con­si­de­ra­ba Con­tra Ca­ta­lun­ya. Es­pa­da lo es­cri­be con «ny»: la Ca­ta­lun­ya de una par­te –el na­cio­na­lis­mo– que ig­no­ra al res­to de ca­ta­la­nes. La cró­ni­ca vio la luz en 1997 en una pe­que­ña edi­to­rial, Flor del Vien­to. Pu­jol dis­fru­ta­ba de su po­der ar­bi­tral: sal­va­dor del úl­ti­mo go­bierno Gon­zá­lez po­si­bi­li­ta­ba, con el pac­to del Ma­jes­tic, el pri­mer go­bierno Az­nar. El cro­nis­ta de­nun­cia­ba en voz al­ta lo que se mur­mu­ra­ba en sor­di­na. El ca­pa­ra­zón del na­cio­na­lis­mo mo­de­ra­do ocul­ta­ba un em­brio­na­rio Es­tat Ca­ta­là. Los in­de­pen­den­tis­tas eran cua­tro ga­tos, pe­ro en los bas­ti­do­res pu­jo­lis­tas se su­su­rra­ba «aho­ra pa­cien­cia, ma­ña­na in­de­pen­den­cia».

Con la iz­quier­da com­pra­da y la pren­sa do­mes­ti­ca­da, el na­cio­na­lis­mo ci­men­tó su for­ta­le­za clien­te­lar. Pa­ra di­si­mu­lar el con­ser­va­du­ris­mo mon­tse­rra­tino de Con­ver­gen­cia se pro­ce­dió a re­ti­rar todo lo que olie­ra a «fuer­zas de ocu­pa­ción» fran­quis­tas: «Los ocu­pan­tes, co­mo gus­ta de­cir el na­cio­na­lis­mo de los ven­ce­do­res de la Gue­rra Ci­vil, nun­ca fue­ron ta­les. Los ocu-

Lpan­tes eran ‘car­ne y uña’ ca­ta­la­na… Ca­ta­lu­ña ex­por­tó du­ran­te ese pe­rio­do y el res­to del fran­quis­mo bue­na par­te de prohom­bres pa­ra que se ocu­pa­ran de los ne­go­cios –in­clu­so es­pi­ri­tua­les– del ré­gi­men», aco­ta Es­pa­da.

La ma­ni­pu­la­ción his­tó­ri­ca im­preg­nó los ma­nua­les es­co­la­res, los mu­seos de la «cons­truc­ción na­cio­nal» –MNAC, Mu­seu d’His­tò­ria de Ca­ta­lun­ya– y TV3. El sino de Ca­ta­lu­ña –sos­tie­ne el cro­nis­ta– es la in­de­ci­sión. Pe­se al si­len­cio y las des­ca­li­fi­ca­cio­nes Con­tra Ca­ta­lun­ya ven­dió más de cua­tro mil ejem­pla­res y ob­tu­vo el Pre­mio Ciu­dad de Bar­ce­lo­na que otor­ga el ayun­ta­mien­to. No fal­tó la con­de­na de la en­ton­ces con­ce­jal in­de­pen­den­tis­ta Pi­lar Raho­la Mar­tí­nez: pre­ten­día re­vo­car el pre­mio con un re­cur­so con­ten­cio­so-ad­mi­nis­tra­ti­vo. Tan pin­to­res­ca ac­tua­ción con­tri­bu­yó a la di­fu­sión del li­bro «in­co­rrec­to». Vein­te años des­pués, la so­li­di­fi­ca­ción de cua­ren­ta años de men­ti­ras ha jus­ti­fi­ca­do, con la con­sig­na «España nos ro­ba», el gol­pis­mo se­pa­ra­tis­ta.

Es­pa­da lo ex­pre­sa en un «post­fa­cio, que no post­fas­cio» pa­ra es­ta re­edi­ción: «La com­pli­ci­dad de las ins­ti­tu­cio­nes se dio sin ma­yor pro­ble­ma: el Par­la­men­to, la Po­li­cía y la Te­le­vi­sión se pu­sie­ron al ser­vi­cio de la in­su­rrec­ción. Y tam­bién la frac­ción de la so­cie­dad ci­vil de­pen­dien­te en una me­di­da u otra del di­ne­ro pú­bli­co, que en Ca­ta­lu­ña es una frac­ción bas­tan­te con­si­de­ra­ble. El es­la­bón dé­bil fue­ron las ma­sas. Una hip­no­sis ge­ne­ra­li­za­da le hi­zo creer que rom­per un es­ta­do era co­mo ga­nar la Li­ga de Cam­peo­nes…». En esas es­ta­mos. Con­tra Ca­ta­lun­ya Ar­ca­di Es­pa­da Ariel, 2018 pá­gi­nas eu­ros E-book: eu­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.