El mun­do de los có­di­gos

El Mu­seo ABC re­pa­sa el tra­ba­jo de cua­tro ge­ne­ra­cio­nes de ilus­tra­do­res me­xi­ca­nos en­tre­ga­das al pú­bli­co in­fan­til

ABC - Cultural - - Arte - JA­VIER RU­BIO NOMBLOT

To­da fa­bu­la­ción fan­tás­ti­ca es ne­ce­sa­ria­men­te una dis­lo­ca­ción de lo real, en la me­di­da en que no se pue­de tra­ba­jar con lo in­con­ce­bi­ble: el zo­rro lle­va cha­le­co; el ga­to es gi­gan­te; la ni­ña vue­la… Los se­res y las co­sas in­ter­cam­bian sus atri­bu­tos, el mun­do se des­ha­ce en in­fi­ni­tos frag­men­tos de co­lo­res que se re­com­bi­nan ale­gre­men­te pe­ro de un mo­do que nun­ca es alea­to­rio. Por con­si­guien­te, lo úni­co que im­por­ta es el or­den, el sis­te­ma de sig­nos, el có­di­go. El ilus­tra­dor es siem­pre un crea­dor de có­di­gos, y, es­pe­cial­men­te cuan­do se di­ri­ge a los ni­ños, de­be ge­ne­rar sis­te­mas ex­tra­or­di­na­ria­men­te cohe­ren­tes: el ni­ño, en la ci­ma de su cla­ri­vi­den­cia y su in­te­li­gen­cia, no per­do­na el más mí­ni­mo error. En reali­dad, si el sis­te­ma que sus­ten­ta el di­bu­jo de­be ser tan trans­pa­ren­te y cohe­ren­te es por­que el que ri­ge lo real no lo es: el me­nor no so­por­ta el rea­lis­mo, que aso­cia con un mun­do confuso, he­cho a la me­di­da de los adul­tos.

MAU­RI­CIO GÓ­MEZ MO­RÍN (Mé­xi­co, 1956), ilus­tra­dor cé­le­bre y co­mi­sa­rio de es­ta mues­tra, ha se­lec­cio­na­do a me­dio cen­te­nar de ilus­tra­do­res de re­co­no­ci­dos mé­ri­tos (se ha edi­ta­do un li­bro, gra­tui­to, que re­co­pi­la las bio­gra­fías de to­dos ellos) aten­dien­do a cri­te­rios de «ca­li­dad téc­ni­ca, es­té­ti­ca, for­mal, con­cep­tual; de ima­gi­na­ción y ori­gi­na­li­dad; de ca­pa­ci­dad ale­gó­ri­ca, sim­bó­li­ca y na­rra­ti­va; de hu­mor y di­ver­ti­mien­to; de con­ver­sa­ción y con­tra­pun­to con el tex­to; y de iden­ti­dad, em­pa­tía e in­ter­lo­cu­ción con los lec­to­res». La ex­po­si­ción reúne 140 obras ori­gi­na­les y rin­de ho­me­na­je a cua­tro ge­ne­ra­cio­nes de ar­tis­tas me­xi­ca­nos, pe­ro su ar­tí­fi­ce le ha de­di­ca­do más aten­ción a los jó­ve­nes. Así, es­tán los na­ci­dos en los cua­ren­ta, Pa­llei­ro y Pe­lli­cer, in­flui­dos por la abs­trac­ción, y los de los cin­cuen­ta, don­de des­ta­can un li­nó­leo del pro­pio Gó­mez Mo­rín y un mo­no­ti­po de Fa­bri­cio Van­der Broeck. Lue­go, la ge­ne­ra­ción de los se­sen­ta, con los es­pec­ta­cu­la­res di­bu­jos de En­ri­que To­rral­ba, deu­dor de Moe­bius, y los de Ge­rar­do Su­zán, con un per­fu­me a Paul Klee; la de los se­ten­ta (tal vez la me­jor sec­ción), cuan­do co­mien­za a apa­re­cer un len­gua­je me­nos ama­ble, más ra­di­cal, con tí­tu­los co­mo El Tío Sam es­tá te­nien­do un mal sue­ño, de Ar­te­mio Ro­drí­guez, o las alu­sio­nes al es­que­ma­tis­mo de Alain Es­pi­no­sa. Y la de los ochen­ta, con evo­ca­cio­nes del man­ga, co­mo las de Car­los Vélez y Abraham Bal­cá­zar, con un uso vo­lun­ta­rio de ma­te­ria­les po­bres, co­mo en el ca­so de Fla­via Zo­rri­lla, o una re­cu­pe­ra­ción del in­di­ge­nis­mo ( Juan Car­los Pa­lo­mino) o del oni­ris­mo (Da­niel Ál­va­rez). Se tra­ta, en to­dos los ca­sos, de tra­ba­jos re­cien­tes; no sor­pren­de, por tan­to, que to­dos los ar­tis­tas ha­gan uso de téc­ni­cas di­gi­ta­les.

Pin­ta­cuen­tos. Ilus­tra­ción me­xi­ca­na con­tem­po­rá­nea pa­ra ni­ños Co­lec­ti­va ★★★☆ Mu­seo ABC. Ma­drid. C/ Ama­niel, 29. Co­mi­sa­rio: Mau­ri­cio Gó­mez Mo­rín. Has­ta el 3 de fe­bre­ro

Ilus­tra­ción de Ce­ci­lia Ré­bo­ra pa­ra «Adiós ar­coí­ris 1»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.