JERRY GON­ZÁ­LEZ, UN VIA­JE­RO DE LA MÚ­SI­CA

Con la muer­te del gran mú­si­co de jazz se pier­de un re­pre­sen­tan­te ge­nuino del «cross­road», un tro­ta­mun­dos allen­de fron­te­ras

ABC - Cultural - - Música - ÁL­VA­RO ALON­SO

Hi­jo de un ten­de­ro del Bronx, Jerry Gon­zá­lez co­men­zó a in­tere­sar­se por la trom­pe­ta y las con­gas. Por me­dia­ción de un com­pa­ñe­ro de la es­cue­la de­ci­die­ron él y su her­mano me­nor for­mar una ban­da con la que emu­lar a su ído­lo Carl Tja­der. Un día apa­re­ció un chi­co for­ni­do, ca­paz de to­car el re­per­to­rio de The­lo­nious Monk al piano. Se ha­cía lla­mar Bobby Pau­net­to y se­rá fi­gu­ra cla­ve en la ex­plo­sión crea­ti­va de Jerry años des­pués. Mien­tras Andy era más cal­ma­do, Jerry era un chi­co ham­brien­to de ex­pe­rien­cias. A Jerry se le ocu­rrió la pe­re­gri­na idea de re­unir un gru­po de per­cu­sión pa­ra to­car al uní­sono una des­car­ga en Cen­tral Park. A los po­cos do­min­gos, me­dio Man­hat­tan ha­bla­ba ya de esos tam­bo­res.

La rum­ba en el jazz

Dizzy Gi­lles­pie lla­ma a su puer­ta, por lo que con­si­gue así par­ti­ci­par en tres can­cio­nes a las con­gas del gran dis­co Por­trait of Jen­nie. El in­me­dia­to es­ca­lón pa­ra los her­ma­nos fue la en­tra­da en la ban­da via­je­ra y ex­pe­ri­men­tal de Ed­die Pal­mie­ri, la ver­da­de­ra es­cue­la de vi­da pa­ra Jerry. Pe­ro es en oc­tu­bre de 1974 cuan­do, en ple­na im­plo­sión de la sal­sa du­ra de Héc­tor La­voe, re­to­ma su via­je a la se­mi­lla y vuel­ve a ha­blar con Pau­net­to que quie­re in­tro­du­cir la rum­ba en el vien­tre del jazz. El re­sul­ta­do es el se­mi­nal Pau­net­to’s Point que re­ci­bió muy bue­na crí­ti­ca.

El eco de lo que se co­cía en la Gran Man­za­na lle­gó has­ta la Cos­ta Oes­te, y así fue co­mo Jerry Gon­zá­lez re­ci­bió la in­vi­ta­ción pa­ra ha­cer una de­mos­tra­ción en Ca­li­for­nia. Jerry re­clu­tó a seis mú­si­cos y los lla­mó Ana­ba­coa. Aque­llo gus­tó mu­cho, pe­ro sir­vió ade- más pa­ra no­tar que el re­sul­ta­do era nue­vo, por lo que se de­ci­die­ron a am­pliar la ban­da. El pro­duc­tor vio con bue­nos ojos la idea de que to­dos to­ca­ran a la vez en los es­tu­dios. De tal cohe­sión se des­pren­de el nom­bre de es­te dis­co úni­co, lla­ma­do Con­cep­tos en uni­dad pa­ra Sal­soul.

Cam­bia­ron el nom­bre por el de Gru­po Fol­kló­ri­co y Ex­pe­ri­men­tal Nue­va­yor­quino y tal fue su re­per­cu­sión que hi­cie­ron una se­cue­la con tres lar­gos te­mas, ti­tu­la­do Lo di­ce todo don­de co­la­bo­ra Rubén Bla­des. Jerry vol­vió al Bronx, con la men­te pues­ta en una fron­te­ra más que sal­tar. Crea así con su her­mano, Manny Oquen­do y Marty She­ller el Con­jun­to Li­bre. Su pri­mer dis­co se lla­mó Con sal­sa… con rit­mo, un mel­tin’pot de mú­si­cas di­ver­sas.

Jerry Gon­zá­lez no de­jó de bus­car nue­vas for­mas de ex­pre­sión, y así sur­ge la idea de un pri­mer dis­co ba­jo su nom­bre. Kip Kan­rahan ha­rá que coa­gu­le tal idea en un dis­co lla­ma­do Yo ya me cu­ré, don­de apa­re­ce un in­ci­pien­te Hil­ton Ruiz. De vuel­ta al só­tano, na­ce la Fort Apa­che Band, un com­bo de jazz bop mez­cla­do con mú­si­ca ri­tual y rum­ba del que sa­le en 1982 The Ri­ver Is

Deep. Jerry fue dis­tan­cian­do las gra­ba­cio­nes, de­bi­do a las pér­di­das del can­tan­te Fran­kie Ro­drí­guez y de Jorge Dal­to. Me­mo­ra­ble es su par­ti­ci­pa­ción en Sa­lu­dan­do a los rum­be­ros de Vir­gi­lo Mar­tí en 1984 y en la pe­lí­cu­la Cros­so­ver Dreams de 1986.

Co­mo Mi­les Da­vis

Earth Dan­ce, gra­cias a la pe­lí­cu­la de True­ba Ca­lle 54, hi­zo que la agru­pa­ción de Jerry se hi­cie­ra fa­mo­sa en todo el mun­do. Jerry in­cor­po­ró en­ton­ces una in­no­va­ción: to­car las con­gas y la trom­pe­ta al mis­mo tiem­po. De Mi­les Da­vis le vie­ne la idea de ocul­tar- se de­trás del som­bre­ro, con ga­fas os­cu­ras y bus­can­do la ins­pi­ra­ción por el es­ce­na­rio, ajeno al pú­bli­co cir­cun­dan­te.

El vanguardismo de la Fort Apa­che Band fue me­jor en­ten­di­da en Eu­ro­pa y Jerry de­ci­dió ins­ta­lar­se en nues­tro país, en Ma­drid. Fue­ron tiem­pos de fu­sión, don­de el fla­men­co y el jazz na­da­ban en­tre dos aguas.

Jerry Gon­zá­lez co­men­zó a ac­tuar en clu­bes de la ca­pi­tal y de los en­cuen­tros con mú­si­cos fla­men­cos sa­lió el dis­co Pi­ra­tas del fla­men­co. Sus co­la­bo­ra­cio­nes en nues­tro si­glo se cuen­tan por do­ce­nas, pa­ra mú­si­cos y ar­tis­tas tan va­ria­dos co­mo Mar­ti­rio, An­drés Ca­la­ma­ro, En­ri­que Mo­ren­te, El Ci­ga­la, Pa­co de Lu­cía o Ja­vier Li­món. Su historia es la historia de un mú­si­co de una in­quie­tud tre­men­da, que pa­re­cía an­dar siem­pre pa lan­te).

SU VANGUARDISMO FUE ME­JOR EN­TEN­DI­DO EN EU­RO­PA, ASÍ QUE DE­CI­DIÓ INS­TA­LAR­SE EN MA­DRID

Jerry Gon­zá­lez du­ran­te unos en­sa­yos ÁN­GEL DE AN­TO­NIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.