Con­cien­cia del pro­ble­ma

Ni com­pren­de­mos lo que ne­ce­si­ta el pa­tri­mo­nio es­pa­ñol

ABC - Cultural - - Opinión - JESÚS GAR­CÍA CALERO

«Dan ga­nas de llo­rar si com­pa­ra­mos la fal­ta de re­cur­sos con el di­ne­ro ti­ra­do en la co­rrup­ción»

La úni­ca for­ma ca­bal de abor­dar los múl­ti­ples pro­ble­mas, o los in­con­ta­bles sín­to­mas, que des­de ha­ce tiem­po nos obli­gan a pen­sar en el es­ta­do de nues­tro pa­tri­mo­nio cul­tu­ral es acep­tar que te­ne­mos un enor­me pro­ble­ma de con­cien­cia. De fal­ta de con­cien­cia. No es nor­mal que se nos cai­gan cua­dros de Ti­ziano en El Es­co­rial, so­lo un mes des­pués de que las obras de Ca­na­le­jas pu­sie­ran con­tra las cuer­das al Hér­cu­les Far­ne­se y otras obras en la Real Aca­de­mia de Be­llas Ar­tes. Por no ha­blar del es­ta­do de mu­chos lu­ga­res his­tó­ri­cos y de la cul­tu­ra con la que los va­lo­ra­mos: ahí es­tán co­mo prue­ba los ec­ce ho­mo que cual­quier afi­cio­na­do al bri­co­la­je per­pe­tra so­bre obras va­lio­sas con li­ja y ca­pas de «ti­tan­lux», aten­ta­dos que des­pués que­dan im­pu­nes. Un Es­ta­do de De­re­cho de­be pro­te­ger me­jor ese im­por­tan­te le­ga­do de los si­glos, del que so­mos so­la­men­te cus­to­dios un ra­to.

Pue­de siem­pre ha­ber ac­ci­den­tes, pe­ro esos pro­ble­mas so­bre­ve­ni­dos son una ex­ce­len­te ra­zón más pa­ra pen­sar qué es­ta­mos ha­cien­do mal o qué no ha­ce­mos. Cuan­do uno se plan­tea la fal­ta de re­cur­sos pa­ra co­sas tan im­por­tan­tes co­mo la cul­tu­ra, el cui­da­do del in­men­so pa­tri­mo­nio, la in­ves­ti­ga­ción ar­queo­ló­gi­ca o la po­lí­ti­ca de apo­yo al es­pa­ñol glo­bal, en­cuen­tra mo­ti­vos pa­ra llo­rar si com­pa­ra los pre­su­pues­tos con las ci­fras de la co­rrup­ción, que han ti­ra­do por el su­mi­de­ro ocho mil o nue­ve mil mi­llo­nes en las úl­ti­mas dos dé­ca­das, en­tre los Eres, los Cur­sos de For­ma­ción, el 3%, la Gür­tel y la Pú­ni­ca, por aco­tar so­lo unos po­cos ejem­plos de los de­tec­ta­dos.

Su­me­mos la in­ca­pa­ci­dad de los po­lí­ti­cos pa­ra lle­gar a acuer­dos du­ra­de­ros so­bre la po­lí­ti­ca cul­tu­ral de Es­ta­do ne­ce­sa­ria en España. El pro­ble­ma es uno de los más gra­ves de la de­mo­cra­cia y na­die lo se­ña­la con su­fi­cien­te ím­pe­tu. Co­mo si no me­re­cié­se­mos los bie­nes mue­bles e in­mue­bles, ma­te­ria­les e in­ma­te­ria­les de nues­tra historia co­mún. Y las so­lu­cio­nes que se oyen (ti­rar el Va­lle de los Caí­dos, ex­pro­piar la Mez­qui­ta de Córdoba) son ca­si pa­ra exi­liar­nos. Ni nos acer­can a la so­lu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.