LA MANO ES­CON­DI­DA EN EL CA­JÓN

El peor cri­mi­nal pue­de te­ner al­ma de poe­ta. El­mo­re Leo­nard es­cri­bió so­bre el asun­to ha­ce años y no fal­tan se­ries y pe­lí­cu­las que sos­tie­nen la te­sis

ABC - Cultural - - Opinión - POR FE­DE­RI­CO MARÍN BELLÓN

El­mo­re Leo­nard es un es­cri­tor sen­sa­cio­nal. Era, por­que mu­rió ha­ce cin­co agos­tos, a los 87, con su ta­len­to bien a la vis­ta. Pe­ro no siem­pre fue así. Sus pri­me­ros tí­tu­los los es­cri­bió en se­cre­to, mien­tras tra­ba­ja­ba en una agen­cia de pu­bli­ci­dad. Lo del se­cre­to no es una for­ma de ha­blar. Guar­da­ba los fo­lios en un ca­jón e in­tro­du­cía el bra­zo de for­ma su­brep­ti­cia pa­ra es­cri­bir. La pos­tu­ra no era muy có­mo­da, pe­ro si al­guien en­tra­ba de pron­to en su des­pa­cho, ce­rra­ba el ca­jón de for­ma dis­cre­ta, sin de­jar prue­bas a la vis­ta. Por la no­che, se lle­va­ba el ma­te­rial a ca­sa y lo pa­sa­ba a lim­pio. «GET SHORTY». El gé­ne­ro ne­gro de­be mu­cho al es­cri­tor de Nue­va Or­leans, den­tro y fue­ra de las pan­ta­llas. Ca­si una trein­te­na de sus obras fue­ron adap­ta­das, al­gu­na de for­ma reite­ra­da. Es el ca­so de Get Shorty, es­cri­ta en 1990 y lle­va­da al ci­ne en 1995 ba­jo el tí­tu­lo (so­lo en España, don­de nos va la mar­cha) de Có­mo con­quis­tar Holly­wood. A Barry Son­nen­feld le sa­lió una re­co­men­da­ble pe­lí­cu­la con ayu­da de un re­par­to de los ca­ros: John Tra­vol­ta, Ge­ne Hack - man, Re­ne Rus­so y Danny DeVi­to es­ta­ban en nó­mi­na. El éxi­to pro­pi­ció una se­cue­la, en pa­pel y en las sa­las, ti­tu­la­da Be co­ol ( Tó­ma­lo con cal­ma pa­ra nues­tro pú­bli­co).

El año pa­sa­do, un ca­nal de pa­go no muy co­no­ci­do, Epix, re­cu­pe­ró la historia de los dos ma­to­nes de me­dio pe­lo que, con idea de la­var di­ne­ro, aca­ban en­fras­ca­dos en la pro­duc­ción de una pe­lí­cu­la. La adap­ta­ción es li­bre, co­mo anun­cian los cré­di­tos, lo que no tie­ne por qué ser ma­lo. Da­vey Hol­mes en­tien­de el es­pí­ri­tu de Leo­nard me­jor que mu­chos de sus fie­les y tie­ne el co­ra­je de trai­cio­nar la li­te­ra­li­dad con es­ti­lo. Tam­bién con­tó co­mo di­rec­tor del pi­lo­to con Allen Coul­ter. Su nom­bre no so­na­rá de­ma­sia­do, pe­ro su cu­rrí­cu­lum no ca­be en es­ta pá­gi­na: Ex­pe­dien­te X, A dos me­tros ba­jo tie­rra, Los So­prano, Hou­se of Cards...

El re­sul­ta­do es en ge­ne­ral ad­mi­ra­ble. La se­rie es en­tre­te­ni­da, de­sen­fa­da­da y por mo­men­tos muy di­ver­ti­da, oca­sio­nal­men­te pro­fun­da. La tra­ma no es pre­vi­si­ble ni pa­ra los co- no­ce­do­res de la no­ve­la. Con bue­nos ac­to­res y una fac­tu­ra téc­ni­ca sin alar­des –es me­nos am­bi­cio­sa que Far­go, con la que tan­to se la com­pa­ra–, ofre­ce ca­si todo lo que pue­de desear un es­pec­ta­dor. Qui­zá in­clu­so pi­que cu­rio­si­da­des y El­mo­re Leo­nard lo­gre nue­vos adep­tos. Nun­ca se­rán de­ma­sia­dos.

Una de las se­ñas de iden­ti­dad de Get Shorty son sus diá­lo­gos ta­ran­ti­nia­nos, con­ver­sa­cio­nes tri­via­les de ase­si­nos en la ru­ti­na de su crí­me­nes. El mo­men­to fun­da­cio­nal lo he­mos vis­to en pe­lí­cu­las co­mo Ba­las so­bre Broad­way. El si­ca­rio in­te­li­gen­te que­da des­lum­bra­do al des­cu­brir el mun­do más crea­ti­vo y no me­nos agre­si­vo que se es­tá per­dien­do. La cu­rio­si­dad cul­tu­ral re­sul­ta de­ma­sia­do ten­ta­do­ra pa­ra un ti­po tan lis­to y ca­pa­ci­ta­do co­mo los pro­fe­sio­na­les de un mun­do en el que, co­mo pre­go­na­ba Wi­lliam Gold­man, «na­die sa­be na­da».

Ch­ris O’Dowd ( Los in­for­má­ti­cos) ha­ce un tra­ba­jo ejem­plar con el per- so­na­je y muy bue­nas mi­gas con Ray Ro­mano, quien lle­gó a ser el ac­tor me­jor pa­ga­do de la te­le gra­cias a Todo el mun­do quie­re a Ray­mond. O’Dowd da vi­da a Mi­les Daly, ago­bia­do por los mis­mos pro­ble­mas que cual­quier mor­tal. So­lo teme enfrentarse a su ex, a quien quie­re re­cu­pe­rar, y ser re­cha­za­do por su hi­ja, a la que no quie­re per­der. Ro­mano es un pro­duc­tor de Holly­wood que per­dió la am­bi­ción con su pri­mer gran fra­ca­so. Los dos se ga­nan la vi­da ra­zo­na­ble­men­te, si de­ja­mos la ley y la mo­ral en el ca­jón, jun­to a los fo­lios clan­des­ti­nos de El­mo­re Leo­nard. En el fon­do, sus per­so­na­jes ali­men­tan la mis­ma pa­sión y as­pi­ran en se­cre­to a crear al­go im­pe­re­ce­de­ro, aun­que sea en­tre cri­men y cri­men. «BARRY». Sin sa­lir de HBO, el es­pec­ta­dor pue­de mon­tar­se un pro­gra­ma do­ble te­má­ti­co con una co­me­dia re­cién es­tre­na­da. El Barry del tí­tu­lo ( Bill Ha­der, otro có­mi­co, tam­bién crea­dor del in­ven­to) es un ase­sino a suel­do que des­cu­bre por ca­sua­li­dad el mun­do de la ac­tua­ción. Co­mo el Car­li­to Bri­gan­te de Al Pa­cino (y Ed­win To­rres), su pro­ble­ma es li­be­rar­se de su pa­sa­do. Ca­si todo fun­cio­na co­mo es de­bi­do, pe­ro el Ha­der ac­tor ga­na­ría si adop­ta­ra un tono me­nos

Sa­tur­day Night Li­ve. Ma­tar y ac­tuar son asun­tos de­ma­sia­do se­rios.

Des­truir y crear. A la iz­quier­da, el es­cri­tor El­mo­re Leo­nard. Ba­jo es­tas líneas, Ray Ro­mano y Ch­ris O’Dowd en «Get shorty», con su guion cu­bier­to de san­gre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.