EN CON­TRA

ABC - Cultural - - Arte - Fer­nan­do Cas­tro Fló­rez

No so­por­to a Pi­cas­so. No so­por­to a ese «pin­tor fran­cés na­ci­do en Es­pa­ña». Le fal­ta de to­do pa­ra ser ese ge­nio «atu­fa­dor» que si­gue ge­ne­ran­do co­las en esos an­tros que lla­ma­mos mu­seos. Ca­re­ce de la ra­di­ca­li­dad de Ma­le­vitch que, a fin de cuen­tas, de­jó la co­sa pero que muy ne­gra; di­bu­ja en plan ex­hi­bi­cio­nis­ta (hasta con una lin­ter­na) sin la gracia ino­cen­te de Paul Klee; apel­ma­za co­lo­res sin tino en las an­tí­po­das de la ele­gan­cia bai­la­ri­na de Ma­tis­se, a la pos­tre in­ca­paz de cru­zar el de­sier­to de la abs­trac­ción en el que Kan­dinsky fue un vi­sio­na­rio y no pu­do en­ten­der ja­más que Du­champ le ha­bía des­bor­da­do en la aceleración van­guar­dis­ta mon­ta­do en una so­la rue­da de bi­ci­cle­ta. Es, en to­dos los sen­ti­dos, un «pin­tor cas­po­so» que ade­más co­que­tea­ba con los to­pi­ca­zos de «Car­men», de Bi­zet. Un «to­rea­dor» afran­ce­sa­do que se creía Fren­ho­fer pero te­nía tam­bién mu­cho de Tío Gi­li­to. La bio­gra­fía del «re­sis­ten­te» es una far­sa cha­pu­ce­ra y, hasta el pro­gre más tras­no­cha­do sa­be que al­go hue­le a po­dri­do en el mun­do pi­cas­siano. Lo peor, evi­den­te­men­te, son los pi­cas­sia­nos (mo­rra­lla que no sir­ve ni pa­ra cal­do de pae­lla), las fundaciones y los he­re­de­ros (sa­ca­man­te­cas que ha­cen surf en el «tsu­na­mi» del tu­ris­mo cul­tu­ral, un oxí­mo­ron per­fec­to), los his­to­ria­do­res que pre­ten­den po­li­ti­zar el pas­te­lón (arri­bis­tas de to­do pe­la­je que pos­po­nen «la lu­cha fi­nal») y los lo­go­ti­pos nau­sea­bun­dos (el más re­pug­nan­te de to­dos: la pa­lo­mi­ta pa­ci­fis­ta). Que un nar­ci­sis­ta de­ci­mo­nó­ni­co se en­ca­ra­ma­ra a los altares de la van­guar­dia pa­ri­si­na, ge­né­ti­ca­men­te pe­dan­te, es un anacro­nis­mo cu­rio­so, que man­ten­ga su ti­rón en el pre­sen­te des­qui­cia­do es un signo del tras­fon­do reac­cio­na­rio del «mar­ke­ting» neo­li­be­ral. Lo úni­co bueno de es­te pin­tor al que le gus­ta­ba po­sar en cal­zon­ci­llos que le lle­ga­ban hasta los so­ba­cos es que fun­cio­na co­mo un imán pa­ra cre­ti­nos de to­do ran­go. Yo mis­mo me que­do pe­ga­do a es­te es­pec­tro «van­guar­dis­ta» por cul­pa de mi odio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.