Al­ta ten­sión en Es­te­pa en­tre los ve­ci­nos y un clan gi­tano

Vuel­ven a las ca­sas que fue­ron in­cen­dia­das

ABC de la Provincia - - Portada - BOR­JA MO­RENO

Son ca­si cin­cuen­ta las fa­mi­lias de la ba­rria­da de los Poe­tas a las que la vuel­ta del clan de «los Cho­ri­zos» les ha me­ti­do el mie­do en el cuer­po y traí­do a la me­mo­ria re­cuer­dos amar­gos de pro­ble­mas, ro­bos e in­se­gu­ri­dad que aca­ba­ron con el in­cen­dio de dos vi­vien­das de ha­ce dos años, pe­ro só­lo unos po­cos se atre­ven a sa­lir en una fo­to a de­cir­lo. Uno de ellos es el se­cre­ta­rio de la aso­cia­ción de ve­ci­nos, Fran­cis­co Re­yes, que jun­to con Fran­cis­co Fer­nán­dez ha vi­si­ta­do a to­das las Ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas im­pli­ca­das pa­ra ro­gar que no se les fa­ci­li­te de nue­vo vi­vien­da en Es­te­pa. «No nos im­por­ta ab­so­lu­ta­men­te na­da que la fa­mi­lia sea de et­nia gi­ta­na. Yo mis­mo soy gi­tano y aquí hay mu­chos más ve­ci­nos que lo son. Si no los que­re­mos aquí es por su com­por­ta­mien­to», acla­ra.

In­se­gu­ri­dad ga­ran­ti­za­da La fa­mi­lia acu­mu­la ca­si 300 de­nun­cias por ro­bos, trá­fi­co de dro­gas y ti­ro­teos con otro clan de Ma­ri­na­le­da

Dos co­ches de la Guar­dia Ci­vil per­ma­ne­cían apar­ca­dos el pa­sa­do lu­nes en las ca­lles Luis Cer­nu­da y García Lor­ca, en la ba­rria­da de los Poe­tas. Esa mis­ma ma­ña­na, la Agen­cia de Vi­vien­da y Reha­bi­li­ta­ción de An­da­lu­cía (AVRA) ha­cía en­tre­ga en el con­sis­to­rio de las lla­ves de una de las vi­vien­das a las que se pren­dió fue­go en ju­lio de 2014. Cuan­do cen­te­na­res de ve­ci­nos se or­ga­ni­za­ron a tra­vés de las re­des so­cia­les pa­ra ma­ni­fes­tar­se an­te la ava­lan­cha de ro­bos que acha­ca­ban a una de las fa­mi­lias del ba­rrio co­no­ci­da co­mo «el clan de los Cho­ri­zos».

Ca­si tres años des­pués, la aso­cia­ción que for­ma­ron 46 fa­mi­lias de la ba­rria­da de los Poe­tas te­mía la en­tre­ga de las ca­sas rehabilitadas a los miem­bros de esa fa­mi­lia. El te­mor se con­vir­tió en frus­tra­ción pa­ra mu­chos, cuan­do se en­te­ra­ron esa mis­ma tar­de de que las lla­ves de una de las ca­sas la de García Lor­ca- ya se ha­bían en­tre­ga­do a su due­ña, y que va­rios miem­bros de la fa­mi­lia ya se en­con­tra­ban en su in­te­rior. «A esos ya no hay quien los eche de ahí», afir­ma con de­ses­pe­ra­ción uno de los ve­ci­nos.

Só­lo bue­nas pa­la­bras

El pre­si­den­te de la aso­cia­ción de ve­ci­nos de la ba­rria­da Los Poe­tas, Fran­cis­co Fer­nán­dez, y el se­cre­ta­rio de la mis­ma, Fran­cis­co Ma­nuel Re­yes, son los pri­me­ros en lle­gar fren­te a otra de las dos ca­sas in­cen­dia­das en los dis­tur­bios de 2014. «Es­ta per­ma­ne­ce ta­pia­da, y al pa­re­cer no la han re­cla­ma­do to­da­vía», ex­po­ne. En un des­can­so de las fuer­tes llu­vias, co­mien­zan a lle­gar más ve­ci­nos de la aso­cia­ción, has­ta lle­gar ca­si a la quin­ce­na. Mien­tras los asis­ten­tes avi­san por las ven­ta­nas a al­gu­nas ca­ras co­no­ci­das, es­pe­ran an­tes de dar su ver­sión de los he­chos. «Fal­tan mu­chos que no han ve­ni­do», se­ña­la Fran­cis­co. La llu­via, pe­ro tam­bién el «mie­do a re­pre­sa­lias» ha­ce que no sal­ga na­die más.

To­dos ase­gu­ran sen­tir­se im­po­ten­tes, mu­chos asus­ta­dos y, unos po­cos, muy en­fa­da­dos. «He­mos lla­ma­do ya a to­das las puer­tas. Se han en­via­do es­cri­tos y he­mos ha­bla­do con De­le­ga­ción y Sub­de­le­ga­ción de Go­bierno, con Fo­men­to, cons­tan­te­men­te con AVRA, y con el Ayun­ta­mien­to de Es­te­pa an­te el te­mor de la vuel­ta de es­tas fa­mi­lias», se­ña­la Fran­cis­co Fer­nán­dez. Afir­man que ya no sa­ben qué ha­cer. «Des­de to­dos los la­dos he­mos re­ci­bi­do pa­la­bras de com­pren­sión, pe­ro a la ho­ra de la verdad no hay na­die que nos ayu­de y to­dos re­di­ri­gen el pro­ble­ma a otro».

En ese sen­ti­do quie­ren de­jar cla­ro va­rias co­sas pa­ra que no se pue­dan uti­li­zar con­tra «unos ve­ci­nos que han po­di­do re­cu­pe­rar la paz de es­ta ba­rria­da du­ran­te es­tos años». La aso­cia­ción des­ta­ca que su re­cla­ma­ción no tie­ne nin­gún tin­te ra­cis­ta. «No nos im­por-

ta ab­so­lu­ta­men­te na­da que la fa­mi­lia de «Los Cho­ri­zos» sea de et­nia gi­ta­na. Yo mis­mo soy de fa­mi­lia gi­ta­na y hay mu­chos más ve­ci­nos de la aso­cia­ción que tam­bién lo son», apun­ta Fran­cis­co Ma­nuel Re­yes. Y es que pa­ra ellos se­ría pa­ra­dó­ji­co que ade­más se les acu­se de ra­cis­tas.

Ve­ci­nos im­po­ten­tes

«Las au­to­ri­da­des lo­ca­les son muy cons­cien­tes del gran nú­me­ro de de­nun­cias que tie­nen los miem­bros de es­ta fa­mi­lia», di­ce Fran­cis­co, que ex­pli­ca có­mo la Pla­ta­for­ma por la Paz So­cial en Es­te­pa, que se for­mó pa­ra apo­yar a los 22 ve­ci­nos impu­tados por el ata­que a las ca­sas de «los Cho­ri­zos», dis­po­ne de 287 de­nun­cias, «y eso sin con­tar con las que no se ha­cen por mie­do». La lis­ta de su­ce­sos que apor­tan los ve­ci­nos es in­ter­mi­na­ble: ro­bos, sal­tos en­tre las pa­re­des de las ca­sas, ven­ta de dro­gas, ame­na­zas por la ca­lle, pe­leas y ti­ro­teos con otra fa­mi­lia de Ma­ri­na­le­da. «No que­re­mos que es­to vuel­va a con­ver­tir­se en un su­per­mer­ca­do de la dro­ga», es­pe­ta un ve­cino.

La aso­cia­ción te­me que se re­pi­tan los su­ce­sos de 2014. «No se tra­ta de ra­cis­mo, no se tra­ta de que es­te­mos en con­tra del de­re­cho a la vi­vien­da co­mo se no ha di­cho tam­bién, se tra­ta sim­ple­men­te de con­vi­ven­cia. ¿Có­mo pue­de im­po­ner­se una fa­mi­lia a un pue­blo en­te­ro?», se pre­gun­ta Fran­cis­co Fer­nán­dez, que ayer pre­sen­tó jun­to a va­rios miem­bros de la aso­cia­ción un nue­vo es­cri­to a la De­le­ga­ción del Go­bierno pa­ra in­for­mar del te­mor de los ve­ci­nos an­te la en­tre­ga de la vi­vien­da a su due­ña, que se­gún una de las ve­ci­nas le di­jo por la ca­lle «¡aho­ra os vais a en­te­rar quién es la Pau­la!».

De las dos ca­sas que ar­die­ron en 2014 una (en la imagen) per­ma­ne­ce ta­pia­da. Los vci­nos es­tán preo­cu­pa­dos por­que las lla­ves de la otra ya han si­do en­tre­ga­das

B.M.

Fran­cis­co Re­yes y Fran­cis­co Fer­nán­dez con es­cri­tos que han pre­sen­ta­do

B.M.

Ve­ci­nos de la ba­rria­da de los Poe­tas, en Es­te­pa, fren­te a las ca­sas que ar­die­ron en 2014 y que aho­ra vuel­ven a ocu­par las fa­mi­lias del clan de «los Cho­ri­zos»

EFE /J.M.V.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.