Un can­tan­te de ópe­ra que se re­clu­yó en un con­ven­to asom­bra al mun­do con sus dul­ces

Eduar­do Fer­nán­dez fue can­tan­te lí­ri­co y aho­ra ela­bo­ra an­ti­guas re­ce­tas de dul­ces re­co­pi­la­das por to­da Es­pa­ña

ABC de la Provincia - - Portada - AL­BER­TO MALLADO CAR­MO­NA

Al can­tan­te Eduar­do Fer­nán­dez Gon­cer su ha­bi­li­dad con el ór­gano lo lle­vó a un con­ven­to de Za­ra­go­za y una pi­rue­ta del des­tino le lle­vó a co­no­cer las re­ce­tas de dul­ces de sus mon­jas. Hoy, des­de su obra­dor car­mo­nen­se, triun­fa con ellos en al­gu­nas de las me­jo­res tien­das gourmet de Ale­ma­nia, Aus­tria y Fin­lan­dia.

Fue can­tan­te lí­ri­co e in­tér­pre­te de ór­gano. La mú­si­ca le lle­vó a un con­ven­to y en una pi­rue­ta del des­tino lo su­mer­gió en­tre re­ce­tas de dul­ces. Hoy es pas­te­le­ro y ven­de sus pro­duc­tos so­lo por en­car­go a tien­das gourmet de Es­pa­ña y del ex­tran­je­ro. Eduar­do Fer­nán­dez Gon­cer, car­mo­nen­se de pu­ra cepa, hi­jo de Ma­no­lín, ar­tis­ta de re­fe­ren­cia en la pin­tu­ra lo­cal, es el nom­bre tras los pro­duc­tos del obra­dor «El Mon­je».

Cria­do en una fa­mi­lia de gran sen­si­bi­li­dad ar­tís­ti­ca, Eduar­do to­mó el ca­mino de la mú­si­ca. Con 23 años mar­chó a es­tu­diar can­to en el Li­ceo. Fue can­tan­te de ópe­ra, te­nor lí­ri­co y ha ofre­ci­do im­por­tan­tes con­cier­tos. Aún hoy si­gue can­tan­do cuan­do lo lla­man por ejem­plo pa­ra cul­tos de her­man­da­des. A es­to se de­di­có has­ta los 31 años. Ade­más de can­tar, apren­dió a to­car el ór­gano. Es­te ins­tru­men­to le hi­zo en­trar en con­tac­to con el mo­nas­te­rio de Nues­tra Se­ño­ra de Mon­lo­ra, al norte de Za­ra­go­za en la co­mar­ca de las Cin­co Vi­llas. Allí to­ca­ba el ór­gano de su mo­nu­men­tal igle­sia cuan­do un día hi­zo fal­ta ayuda en la co­ci­na y echa­ron mano de él.

Eduar­do en­con­tró en esa co­ci­na un au­tén­ti­co te­so­ro. Los frai­les be­ne­dic­ti­nos que ocu­pa­ban el mo­nas­te­rio se ha­bían de­di­ca­do a re­co­pi­lar re­ce­tas de dul­ces con­ven­tua­les por to­da Es­pa­ña e in­clu­so por el norte de Fran­cia. Vie­jas ela­bo­ra­cio­nes fru­to de un sa­ber de si­glos que los mon­jes qui­sie­ron res­ca­tar an­tes de que se per­die­ran de­fi­ni­ti­va­men­te. Al­gu­na de ellas lle­va­ban dé­ca­das sin ha­cer­se pe­ro per­ma­ne­cían en la me­mo­ria de mon­jas ya de mu­cha edad. Do­cu­men­ta­ción por es­cri­to no ha­bía prác­ti­ca­men­te nin­gu­na.

Los mon­jes del con­ven­to de Za­ra­go­za se de­di­ca­ban a ela­bo­rar es­tos dul­ces fru­to de la ri­ca tra­di­ción con­ven­tual es­pa­ño­la y Eduar­do las apren­dió de ellos. Cuan­do el mo­nas­te­rio ce­rró vol­vió a Car­mo­na con el te­so­ro de esas re­ce­tas apren­di­das y abrió su obra­dor «El Mon­je», un au­tén­ti­co la­bo­ra­to­rio en el que ha re­pro­du­ci­do las vie­jas fór­mu­las dul­ce­ras y que cons­ti­tu­ye de es­ta for­ma un ar­ca de te­so­ros en for­ma de sa­bo­res que ya so­lo aquí pue­den en­con­trar­se.

Bue­nos in­gre­dien­tes

En la era del mar­ke­ting y las re­des so­cia­les, Eduar­do ha he­cho sus dul­ces fa­mo­sos con un so­lo ele­men­to: su ca­li­dad. Bue­nos in­gre­dien­tes y res­pe­to por la for­ma tra­di­cio­nal de ela­bo­ra­ción. El tiem­po re­sul­ta cla­ve aquí y hay que res­pe­tar el que exi­ge ca­da pro­ce­so, por ejem­plo pa­ra tra­ba­jar con el cho­co­la­te a la tem­pe­ra­tu­ra idó­nea o pa­ra que el horno es­té en el pun­to exac­to de la coc­ción, ex­pli­ca Eduar­do. Ni si­quie­ra tie­ne pá­gi­na web. Tra­ba­ja siempre só­lo, no

tie­ne em­plea­dos. Lo ha­ce to­do, in­clu­so en­va­sar sus pro­duc­tos. Y si son 2.500 ta­ble­tas de cho­co­la­te pues ma­nos a la obra y pa­cien­cia. No tie­ne des­pa­cho de ven­ta al pú­bli­co y só­lo tra­ba­ja por en­car­go de los clien­tes. En­tre ellos hay tien­das de de­li­ca­tes­sen de dis­tin­tos pun­tos de Es­pa­ña, va­rias de Bar­ce­lo­na. Tam­bién ven­de en las tien­das de los ae­ro­puer­tos o pa­ra al­gu­nos res­tau­ran­tes.

Su fa­ma ha tras­cen­di­do fron­te­ras. El cho­co­la­te es una de sus es­pe­cia­li­da­des. Ca­da año le ha­cen va­rios pe­di­dos de mi­les de ta­ble­tas des­de Fin­lan­dia, Ale­ma­nia o Aus­tria.

En el mo­nas­te­rio die­ron a sus dul­ces los nom­bres de los pue­blos y lu­ga­res de al­re­de­dor. Así los ha man­te­ni­do Eduar­do que aho­ra ha­ce «se­rra­nos» con nue­ces y cho­co­la­te; «cas­ta­ñas», un ma­za­pán

en­vuel­to en cho­co­la­te; «bie­les», por la lo­ca­li­dad de Biel; «lu­nas» por la for­ma que le da an­tes de hor­near­lo, he­chos con ha­ri­na de al­men­dra, miel y na­ran­ja; «rue­jos», nom­bre que en aque­lla zo­na se le da a las pie­dras, a cu­ya for­ma re­cuer­da es­te dul­ce he­cho con hue­vo, ca­ne­la y al­men­dra; «es­las» con ha­ri­na, na­ran­ja, ajon­jo­lí y azú­car o «ta­ja­das» un car­qui­ñón de ori­gen ita­liano que lle­va ade­más ave­lla­nas y anís. Ha­ce ade­más cin­co ti­pos de pas­tas de té, al­gu­na con un ex­qui­si­to re­lleno de mer­me­la­da de me­lo­co­tón, que son uno de los pro­duc­tos que más le re­cla­man.

Al­gu­na de es­tas re­ce­tas son de los si­glos XV y XVI e in­clu­so al­gu­nas pue­den ser me­die­va­les. Tie­ne cons­tan­cia de que una de ellas la ha­cían en el ca­mino fran­cés de San­tia­go pa­ra ven­der a los ca­mi-

Sa­bo­res de otros si­glos En un mo­nas­te­rio de Za­ra­go­za apren­dió a ha­cer dul­ces se­gún fór­mu­las con si­glos de an­ti­güe­dad

nan­tes un pro­duc­to que per­du­ra­se bas­tan­te tiem­po y que les die­ra un im­por­tan­te apor­te nu­tri­ti­vo pa­ra so­por­tar los ri­go­res del ca­mino.

Eduar­do ha­ce tam­bién «bec­que­ri­nas», un dul­ce que se creó co­mo ho­me­na­je a Fe­li­pe II en el mo­nas­te­rio de Ve­rue­la en las fal­das del Mon­ca­yo don­de es­tu­vo Béc­quer pa­ra re­cu­pe­rar­se de una en­fer­me­dad. Una ex­qui­si­tez que lle­va cho­co­la­te, nue­ces, ca­ne­la y ma­za­pán. Y lue­go es­tán sus ye­mas, que fi­gu­ran tam­bién en­tre los dul­ces que más le pi­den. To­do na­tu­ral y sin con­ser­van­tes.

A to­do es­to, Eduar­do, que lle­va ya 17 años en es­tos me­nes­te­res, no es muy «dul­ce­ro». «Pre­fie­ro un buen sa­bor», una de las cla­ves pa­ra re­sis­tir las ten­ta­cio­nes cu­li­na­rias que ca­da día sa­len de sus ma­nos.

Eduar­do Fer­nán­dez tra­ba­ja so­lo y úni­ca­men­te por en­car­go pa­ra tien­das ex­clu­si­vas

A.M.

de Es­pa­ña, Fin­lan­dia, Ale­ma­nia y Aus­tria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.