Fo­men­to se­ña­la que son los «le­gí­ti­mos ad­ju­di­ca­ta­rios»

El al­cal­de en­tien­de la preo­cu­pa­ción pe­ro no cree que se va­yan a re­pe­tir los dis­tur­bios

ABC de la Provincia - - Sierra Sur - B.MO­RENO ES­TE­PA

Des­de la Con­se­je­ría de Fo­men­to y Vi­vien­da se con­fir­ma que el pa­sa­do lu­nes «se ha vuel­to a en­tre­gar la lla­ve a la fa­mi­lia que es legítima ad­ju­di­ca­ta­ria de la vi­vien­da des­de que se fir­mó el con­tra­to el 1 de di­ciem­bre de 2011» La vi­vien­da fue ad­ju­di­ca­da a la fa­mi­lia en ré­gi­men de al­qui­ler «a pro­pues­ta del Ayun­ta­mien­to des­de sus Ser­vi­cios So­cia­les, y se les ha de­vuel­to las lla­ves una vez re­pa­ra­da tras el in­cen­dio».

Des­de la Agen­cia de Vi­vien­da y Reha­bi­li­ta­ción de An­da­lu­cía se han rea­li­za­do las re­pa­ra­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra ha­cer de nue­vo ha­bi­ta­ble la ca­sa «mien­tras la ad­ju­di­ca­ta­ria se ha com­pro­me­ti­do a rea­li­zar otros tra­ba­jos no es­pe­cia­li­za­dos, co­mo la pin­tu­ra». Tra­ba­jos que pa­re­cen ha­ber co­men­za­do el mis­mo día de la en­tre­ga. En el in­te­rior de la ca­sa, la úni­ca que per­ma­ne­cía con la puer­ta y las ven­ta­nas abier­tas de to­da la ba­rria­da, se po­dían es­cu­char vo­ces de va­ro­nes. Al ser pre­gun­ta­dos por la due­ña de la vi­vien­da se­ña­la­ron que no es­ta­ba, y que «no que­re­mos ha­cer nin­gu­na de­cla­ra­ción».

Se­gún in­for­man fuen­tes de Con­se­je­ría de Fo­men­to y Vi­vien­da «al no ha­ber va­ria­do las con­di­cio­nes por las que se ad­ju­di­có di­cha vi­vien­da a es­ta uni­dad fa­mi­liar, no hay mo­ti­vo pa­ra re­ti­rar­le el tí­tu­lo que la ha­bi­li­ta co­mo ad­ju­di­ca­ta­ria en al­qui­ler». Fue de he­cho la mis­ma fa­mi­lia la que so­li­ci­tó a AVRA la re­pa­ra­ción de los da­ños oca­sio­na­dos por el in­cen­dio pa­ra po­der vol­ver al in­mue­ble.

Por su par­te, des­de el Ayun­ta­mien­to se se­ña­la que la Agen­cia de Vi­vien­da y Reha­bi­li­ta­ción de An­da­lu­cía «es el es­ta­men­to le­gal en­car­ga­do de las vi­vien­das». El al­cal­de, Sal­va­dor Martín Ro­drí­guez, se­ña­la que «se ha pro­ce­di­do le­gal­men­te a la en­tre­ga de las lla­ves de la vi­vien­da a su legítima pro­pie­ta­ria y an­te esa de­ci­sión, na­die, mu­cho me­nos el Ayun­ta­mien­to, pue­de pro­nun­ciar­se en con­tra».

Aña­de ade­más que en­tien­de la preo­cu­pa­ción de los ve­ci­nos, pe­ro que «no se pue­de pre­su­po­ner que vuel­van a ocu­rrir he­chos tan la­men­ta­bles co­mo los acae­ci­dos ha­ce tres años». Ba­jo su pun­to de vis­ta hay que «evitar la in­ci­ta­ción al odio y al ra­cis­mo, da­da la si­tua­ción de que fa­mi­lia­res de la pro­pie­ta­ria de la vi­vien­da son de et­nia gi­ta­na». Aña­de que la si­tua­ción ac­tual es de «to­tal nor­ma­li­dad y no ca­be mo­vi­li­zar ni agi­tar el mie­do de la po­bla­ción».

Un bu­cle sin sa­li­da

Los miem­bros de la aso­cia­ción de ve­ci­nos se pre­gun­tan «¿A quién hay que re­cu­rrir en­ton­ces pa­ra que se ha­ga justicia». Se­ña­lan que va­rios miem­bros del clan de «los Cho­ri­zos» (es­te so­bre­nom­bre pro­ce­de su­pues­ta­men­te a un an­ti­guo fa­mi­liar que tra­ba­ja­ba en el cam­po y al que se le po­nía la ca­ra muy ro­ja del sol) lle­van to­do es­te tiem­po «vi­vien­do co­mo ocu­pas en unas ca­sas de la par­te al­ta de Es­te­pa don­de se co­la­ron y to­do el pue­blo lo sa­be».

Fren­te a unas res­pues­tas que se «am­pa­ran en la le­ga­li­dad», los ve­ci­nos ad­mi­ten su im­po­ten­cia. Fer­nán­dez re­sal­ta que «so­mos ve­ci­nos nor­ma­les, fa­mi­lias que tra­tan de vi­vir en paz. ¿Por qué esa de­fen­sa de la ley de las ins­ti­tu­cio­nes no es igual pa­ra 46 fa­mi­lias y un pue­blo can­sa­dos?». Los ve­ci­nos apun­tan que la in­se­gu­ri­dad ya cre­cía mu­cho an­tes del 2014.

Cum­plir la le­ga­li­dad El al­cal­de lla­ma a los ve­ci­nos a man­te­ner la cal­ma y a «no agi­tar el mie­do de la po­bla­ción»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.