El be­le­nis­mo, una tra­di­ción ren­ta­ble

Dos her­ma­nos pa­la­cie­gos ex­por­tan sus fi­gu­ras del be­lén a paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos, Ita­lia, Puer­to Ri­co o Ca­me­rún

ABC de la Provincia - - Bajo Guadalquivir - FER­NAN­DO RO­DRÍ­GUEZ MURUBE LOS PA­LA­CIOS Y VI­LLA­FRAN­CA

Co­mo tan­tas y tan­tas fa­mi­lias en Es­pa­ña, Juan Jo­sé y Je­sús Ce­rra­da pre­pa­ra­ban de pe­que­ño ca­da na­vi­dad jun­to a sus pa­dres y sus otros dos her­ma­nos el por­tal de be­lén. Co­mo un buen equi­po re­par­tían las ta­reas de to­do lu­cie­ra a la per­fec­ción. Uno se en­car­ga­ba de ir a la car­pin­te­ría a por el se­rrín que dis­fra­za­ra la me­sa del sa­lón de ori­llas, ca­mi­nos y mon­ta­ñas, otro a la tien­da a com­prar las lu­ces y el pa­pel que lle­na­rían de fan­ta­sía el na­ci­mien­to, otro a la ta­rea de bus­car y des­em­pol­var la ca­ja con to­das las fi­gu­ras, etc.

Has­ta ahí to­do muy nor­mal. Lo que ya no lo es tan ha­bi­tual es que aquel par de críos con­vier­tan de ma­yor es­te

en­tre­te­ni­mien­to fa­mi­liar de la in­fan­cia en su ofi­cio y su be­ne­fi­cio.

Aquel ca­ri­ño y en­tu­sias­mo que sus pa­dres les in­cul­ca­ron por es­ta en­tra­ña­ble li­tur­gia fue, sin du­da, el ger­men de lo que hoy es «Ar­te Sa­croHer­ma­nos Ce­rra­da», una de las cin­co em­pre­sas be­le­nis­tas más po­ten­tes de Es­pa­ña. Con pos­te­rio­ri­dad a los ca­pí­tu­los de la ni­ñez, el ma­yor de los her­ma­nos in­ves­ti­gó más a fondo so­bre es­te mun­di­llo y se atre­vió a ha­cer de for­ma au­to­di­dac­ta sus pri­me­ras pie­zas co­mo afi­cio­na­do. Pe­ro poco a poco el gu­sa­ni­llo fue cre­cien­do, y años más tar­de de­ci­dió com­prar su pro­pio horno de coc­ción.

Vien­do la bue­na acep­ta­ción que tie­nen sus crea­cio­nes op­ta por par­ti­ci­par en di­fe­ren­tes even­tos que se ce­le­bran en Je­rez de la Fron­te­ra, cu­na del be­le­nis­mo an­da­luz des­de que a principios de los no­ven­ta to­men no­cio­nes de los ca­ta­la­nes—allí los de­no­mi­nan pe­se­bres—, má­xi­mos ex­po­nen­tes a ni­vel na­cio­nal con el fa­mo­so ca­ganer co­mo sím­bo­lo. Así, co­mien­za a plan­tear­se la idea de crear un ne­go­cio, pro­yec­to al que se une en 2007 su her­mano Je­sús, quien has­ta ese mo­men­to so­la­men­te le ayu­da­ba y que aban­do­na su tra­ba­jo co­mo ope­ra­dor en una fá­bri­ca de trans­for­ma­ción de ma­te­rias plás­ti­cas pa­ra em­bar­car­se de lleno y pro­fe­sio­nal­men­te en la fa­bri­ca­ción ar­te­sa­nal de ni­ños Je­sús, re­yes ma­gos, pas­to­res, ove­jas, etc.

Ape­nas diez años

Gra­cias al es­fuer­zo y el tra­ba­jo in­can­sa­ble de es­tos dos pa­la­cie­gos, Ar­te Sa­cro ha con­se­gui­do en ape­nas una dé­ca­da de exis­ten­cia com­pe­tir con las em­pre­sas be­le­nis­tas de to­da Eu­ro­pa. Sin ir más le­jos, el pa­sa­do mes de oc­tu­bre tu­vo el pri­vi­le­gio de ser el úni­co ta­ller an­da­luz que par­ti­ci­pó en el XX Con­gre­so In­ter­na­cio­nal de Be­le­nis­tas ce­le­bra­do en Bér­ga­mo (Ita­lia). Un pres­ti­gio re­co­no­ci­do a ni­vel mun­dial que ca­da año sal­gan mi­les de pie­zas des­de su ta­ller en Los Pa­la­cios con des­tino a paí­ses co­mo Ita­lia, Por­tu­gal, Es­ta­dos Uni­dos, Ve­ne­zue­la, Puer­to Ri­co o Ca­me­rún, ade­más de ven­der por to­da la geo­gra­fía es­pa­ño­la.

Asi­mis­mo, ca­be men­cio­nar que la ca­li­dad y el va­lor ar­tís­ti­co de sus obras rea­li­za­das con pas­ta ce­rá­mi­ca pue­den dis­fru­tar­se es­tos días en va­rios pun­tos de Se­vi­lla ca­pi­tal: en el an­ti­guo hos­pi­tal de San Ber­nar­do, en la Fun­da­ción An­to­nio Díaz, en el Círcu­lo Mer­can­til, en la fun­da­ción La Cai­xa, o en la zo­na no­ble del Es­ta­dio Be­ni­to Vi­lla­ma­rín.

De es­te mo­do, en ape­nas una dé­ca­da han con­se­gui­do po­si­cio­nar­se en un mer­ca­do que, aun­que pu­die­se pa­re­cer lo con­tra­rio, atra­vie­sa el me­jor mo­men­to de su his­to­ria. Y es que las re­pre­sen­ta­cio­nes del na­ci­mien­to de Je­sús son una cos­tum­bre muy ex­ten­di­da tan­to en los ho­ga­res es­pa­ño­les co­mo en gran par­te del mun­do, pe­se a que se ha­ya vis­to un poco des­pla­za­da en los úl­ti­mos años por mo­ti­vos de­co­ra­ti­vos im­por­ta­dos de otros paí­ses, co­mo por ejem­plo, el ár­bol de na­vi­dad o la de­co­ra­ción ba­sa­da en fi­gu­ras de Pa­pá Noel.

Pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal Ha­ce un mes re­pre­sen­ta­ron a An­da­lu­cía en el Con­gre­so In­ter­na­cio­nal de Be­le­nis­tas ce­le­bra­do en Bér­ga­mo

F..R.M.

La em­pre­sa pa­la­cie­ga ha con­se­gui­do mu­cho pres­ti­gio en po­cos años en el mun­do be­le­nis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.