Cre­ce el «tu­ris­mo del ai­re» gra­cias a los cin­co ae­ró­dro­mos de la pro­vin­cia

Un es­tu­dio de CAFA do­cu­men­ta un ni­cho cre­cien­te de mer­ca­do muy atrac­ti­vo para el tu­ris­ta eu­ro­peo. Po­co co­no­ci­do para los se­vi­lla­nos, su buen cli­ma per­mi­ti­ría ex­plo­tar­lo to­do el año

ABC de la Provincia - - Portada - JUAN LUIS MÁR­MOL ARAHAL

El tu­ris­mo es uno de los prin­ci­pa­les mo­to­res de la eco­no­mía de la pro­vin­cia de Se­vi­lla, pe­ro no ex­plo­ta un po­ten­cial que pue­de ha­cer­lo des­pe­gar. Por­que re­par­ti­dos por to­da la pro­vin­cia hay una se­rie de ae­ró­dro­mos que atraen a un im­por­tan­te nú­me­ro de tu­ris­tas en bus­ca de emo­cio­nes fuer­tes co­mo el pa­ra­cai­dis­mo o la tran­qui­li­dad de un pa­seo en glo­bo. Que vie­nen a re­ci­bir su «bautizo aé­reo» y a apren­der a pi­lo­tar un avión.

Pe­ro es­te tu­ris­mo vie­ne ma­yo­ri­ta­ria­men­te de fue­ra de Es­pa­ña, por­que en la pro­pia pro­vin­cia es una ac­ti­vi­dad com­ple­ta­men­te des­co­no­ci­da. Por eso, des­de el Cen­tro CAFA de Arahal se ha crea­do una guía con los cin­co ae­ró­dro­mos de la pro­vin­cia de Se­vi­lla, así co­mo un di­rec­to­rio con las em­pre­sas que ofer­tan es­tas ac­ti­vi­da­des.

Da­niel Na­va­rre­te es el di­rec­tor de es­te cen­tro de Arahal y uno de los res­pon­sa­bles de es­te es­tu­dio rea­li­za­do con la co­la­bo­ra­ción de la Dipu­tación de Se­vi­lla. «Em­pe­za­mos a ha­blar con gen­te del sec­tor y nos di­mos cuen­ta de que to­do el mun­do co­men­ta­ba de la cul­tu­ra ae­ro­náu­ti­ca que hay en el res­to de Eu­ro­pa y có­mo es una prác­ti­ca muy ex­ten­di­da en di­ver­sos lu­ga­res. Al­go pa­re­ci­do al am­bien­te mo­te­ro, pe­ro vin­cu­la­do al ai­re».

Tu­ris­mo in­ci­pien­te

Aun­que no lle­ga al ni­vel que tie­ne en otros paí­ses eu­ro­peos, don­de se ge­ne­ra mu­cho tra­ba­jo y vie­ne gen­te de to­das par­tes, Da­niel Na­va­rre­te y su equi­po vie­ron que en Es­pa­ña sí ha­bía una ba­se gra­cias a va­rias ins­ta­la­cio­nes ya exis­ten­tes, mu­chas de ellas en la pro­vin­cia de Se­vi­lla. «Vien­do to­do es­to, nos pre­gun­ta­mos por qué no se po­ten­cia», ex­pli­ca Na­va­rre­te, aun­que sí ad­mi­te que es un «tu­ris­mo in­ci­pien­te», que está cre­cien­do po­co a po­co, pe­ro que aún ne­ce­si­ta mu­cha más vi­si­bi­li­dad.

La guía o di­rec­to­rio de em­pre­sas in­clu­ye las cin­co más gran­des de la pro­vin­cia, aun­que no se tra­ta más que de una primera apro­xi­ma­ción a es­te mun­do. «Te­ne­mos un nú­me­ro muy con­si­de­ra­ble en Se­vi­lla. Es po­si­ble que nos ha­ya­mos de­ja­do al­gu­na fue­ra y que sal­drá en fu­tu­ras edi­cio­nes», acla­ra el di­rec­tor del CAFA de Arahal. Por­que el prin­ci­pal ob­je­ti­vo era ese: arro­jar luz so­bre una ac­ti­vi­dad co­mo la ae­ro­náu­ti­ca que tie­ne mu­cho re­co­rri­do eco­nó­mi­co.

In­clu­yen los cua­tro ae­ró­dro­mos que hay en es­ta pá­gi­na y el «Ae­ro­ne­bix», de Le­bri­ja, for­ma­do en 1994 por afi­cio­na­dos a la ae­ro­náu­ti­ca en la zo­na de las Ma­ris­mas del Gua­dal­qui­vir. Es uno de los ma­yo­res ejem­plos del tu­ris­mo que ofre­ce la ac­ti­vi­dad, gra­cias a sus seis han­ga­res. Pe­ro tam­bién ado­le­ce del mis­mo mal del sec­tor.

Sin vi­si­bi­li­dad

«To­dos se que­jan de lo mis­mo: no te­ne­mos vi­si­bi­li­dad, no hay fa­ci­li­dad para los ac­ce­sos, por­que por su ac­ti­vi­dad tie­nen que es­tar si­tua­dos fue­ra de los nú­cleos ur­ba­nos», afir­ma Da­niel. De es­ta ma­ne­ra, tras po­ner­se en con­tac­to con los res­pon­sa­bles del sec­tor «para cuan­ti­fi­car­lo to­do, des­de clien­tes, em­plea­dos, na­cio­na­li­da­des, me­ses de ser­vi­cio... Y una vez he­cho es­te di­rec­to­rio, va­mos a ver qué re­per­cu­sión tie­ne en la ac­ti­vi­dad y si po­de­mos dar más vi­si­bi­li­dad a es­te sec­tor con ayu­da de Dipu­tación». Un sec­tor que, por otro la­do, ofre­ce una ac­ti­vi­dad abier­ta a to­dos los pú­bli­cos, aun­que pue­da pa­re­cer so­lo al al­can­ce de unos po­cos bol­si­llos pri­vi­le­gia­dos. Por­que es­tas em­pre­sas ofre­cen ser­vi­cios de to­do ti­po, des­de com­pe­ti­cio­nes de­por­ti­vas a ru­tas aé­reas, apro­ve­chan­do la be­lle­za de los pai­sa­jes que ofre­ce la geo­gra­fía se­vi­lla­na. Aun­que el pú­bli­co es ma­yo­ri­ta­ria­men­te ex­tran­je­ro.

«Hay un pe­que­ño gru­po de afi­cio­na­dos na­cio­na­les, el grue­so de usua­rios lo com­po­nen vi­si­tan­tes de otros paí­ses, que vie­nen aquí a ha­cer sal­tos y com­pe­ti­cio­nes de­por­ti­vas». Apro­ve­chan las cli­ma­to­lo­gía lo­cal para ello, aun­que no sea al­go es­pe­cial­men­te vi­tal, lo que se con­vier­te en una de sus gran­des ven­ta­jas para la eco­no­mía.

«A di­fe­ren­cia de otro ti­po de ac­ti­vi­dad, co­mo po­dría ser la de sol y pla­ya, que so­lo se dan en ve­rano, el tu­ris­mo ae­ro­náu­ti­co se man­tie­ne to­do el año», ex­pli­ca Da­niel. El di­rec­to­rio del CAFA aca­ba de sa­lir a la ca­lle y aún es pron­to para ver su efec­ti­vi­dad. Pe­ro no se­rá el úni­co re­cur­so para ha­cer vi­si­ble un sec­tor tan atrac­ti­vo e ig­no­ra­do co­mo es­te, ya que pre­pa­ran va­rias ac­ti­vi­da­des para los pró­xi­mos me­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.