Tres ge­ne­ra­cio­nes pa­na­de­ras se unen en los dul­ces Al­ba

Gon­za­lo Díaz, due­ño de Pro­duc­tos Al­ba, des­cien­de de una fa­mi­lia de pa­na­de­ros

ABC de la Provincia - - Portada - MI­GUEL ÁN­GEL BE­LLO CO­RIA DEL RÍO

Lo­li Al­ba y Gon­za­lo Díaz son los due­ños de Pro­duc­tos Al­ba, una fá­bri­ca de Co­ria que ven­de dul­ces en to­da Es­pa­ña. Gon­za­lo tra­ba­ja des­de los 14 años, su­frió un in­far­to a los 30 y pro­ce­de de dos ge­ne­ra­cio­nes de pa­na­de­ros

Se­gún la le­yen­da, el des­cu­bri­mien­to del pan fue fru­to de la ca­sua­li­dad. Un pa­na­de­ro egip­cio ha­bía de­ja­do va­rias ho­ras al des­cu­bier­to una pul­pa de ce­rea­les que se con­ta­mi­nó por una le­va­du­ra sal­va­je. Fue fer­men­tan­do y au­men­ta­do ba­jo la mul­ti­pli­ca­ción de los mi­cro­or­ga­nis­mos en la ha­ri­na, ob­te­nien­do un pan subido. Se sa­be con cer­te­za que los egip­cios fue­ron los pri­me­ros pa­na­de­ros pro­fe­sio­na­les e in­ven­ta­ron el horno. Más tar­de, los ro­ma­nos adop­ta­ron es­ta prác­ti­ca y la ex­ten­die­ron a tra­vés de su im­pe­rio. De es­ta ma­ne­ra, el ofi­cio del pa­na­de­ro ha su­pues­to siem­pre un pi­lar bá­si­co para la ali­men­ta­ción.

Gon­za­lo Díaz, de 53 años y na­tu­ral de Alcalá de Gua­daí­ra, des­cien­de de una fa­mi­lia de pa­na­de­ros «de los de to­da la vi­da». Aun­que aho­ra es un re­co­no­ci­do em­pre­sa­rio gra­cias a su fac­to­ría pas­te­le­ra Pro­duc­tos Al­ba, sus ini­cios fue­ron muy hu­mil­des. «Soy el más pe­que­ño de cin­co her­ma­nos y to­dos nos de­di­ca­mos al gre­mio pa­na­de­ro. Es lo que he co­no­ci­do des­de que na­cí; tan­to es así que mi ma­dre me tu­vo en una ha­bi­ta­ción al la­do de un horno de la pa­na­de­ría», ex­pli­ca Gon­za­lo Díaz. «Mis pa­dres te­nían un lo­cal al­qui­la­do en Alcalá don­de mi ma­dre se en­car­ga­ba del des­pa­cho de pan y mi pa­dre lo re­par­tía en un bu­rro car­ga­do con dos ces­tas que mon­ta­ba en el tren y para lue­go dis­tri­buir­lo por la ca­pi­tal his­pa­len­se».

Al tiem­po, su fa­mi­lia se mu­dó a Tria­na. Fue aquí don­de sus pa­dres mon­ta­ron su pro­pia pa­na­de­ría en la ca­lle Cas­ti­lla, lla­ma­da Horno La O. Con el pa­so de los años to­do fue a me­jor y com­pra­ron otra en la ca­lle Le­pan­to. «Al fi­nal só­lo man­tu­vie­ron una de es­tas dos pa­na­de­rías, don­de he tra­ba­ja­do has­ta los 30 años», acla­ra Díaz. «Aun­que me he lle­va­do to­da mi vi­da tra­ba­jan­do en el ne­go­cio fa­mi­liar, ter­mi­né la edu­ca­ción has­ta oc­ta­vo. Fue ahí cuan­do mi pa­dre me di­jo que si no que­ría es­tu­diar, ha­bía que tra­ba­jar. Y has­ta aho­ra».

Aun­que a Gon­za­lo su tra­ba­jo le apa­sio­na­ba, por aquel en­ton­ces te­nía un ni­vel de es­trés des­qui­cian­te, lle­gan­do a es­tar 48 ho­ras se­gui­das sin dor­mir. «Vi­vía­mos en un pi­so jus­to al la­do de mi pa­na­de­ría, que acon­di­cio­nó mi pa­dre para po­der criar­nos. Es­to, quie­ras o no, te con­di­cio­na­ba a es­tar siem­pre pen­dien­te del ne­go­cio», ar­gu­men­ta Gon­za­lo.

Sin em­bar­go, ca­sua­li­da­des de la vi­da, fue Horno La O lo que lle­vó a co­no­cer a su es­po­sa, Lo­li Al­ba, que en­tró a tra­ba­jar aquí con 12 años. «Mi mu­jer siem­pre ha es­ta­do a mi la­do. Ella sa­bía el rit­mo de tra­ba­jo y le ate­rra­ba que me pa­sa­ra igual que a mi pa­dre, que mu­rió de un in­far­to en el 93. No ter­mi­na­ba de ver el ries­go».

Los peo­res pro­nós­ti­cos se cum­plie- ron y a la edad de 30, Gon­za­lo Díaz su­frió un ata­que al co­ra­zón. «Fue un pun­to de in­fle­xión. Sa­bía que de­bía cam­biar de há­bi­to, pe­ro tam­po­co que­ría que­dar­me sin ha­cer na­da. En­ton­ces, con­tac­té con mi cu­ña­do, Ma­no­lo Al­ba, que ha­bía mon­ta­do una fá­bri­ca de dul­ces, Pro­duc­tos Al­ba. La em­pre­sa ne­ce­si­ta­ba una in­ver­sión gran­de y otro rit­mo de tra­ba­jo. Fue de lo que yo me ocu­pé», ar­gu­men­ta es­te pa­na­de­ro al­ca­re­ño.

Fi­nal­men­te, en 1994, Pro­duc­tos Al­ba se mu­da al po­lí­gono La Es­tre­lla, en Co­ria del Río. «Ac­tual­men­te te­ne­mos tres na­ves don­de se fa­bri­can y en­va­san to­dos los dul­ces, para lue­go ser re­par­ti­dos por gran par­te del te­rri­to­rio es­pa­ñol», ex­pli­ca Gon­za­lo Díaz. «Aho­ra no­to que le lle­ga el turno a la nue­va ge­ne­ra­ción. Me ale­gra que sean mis hi­jos quie­nes va­yan a to­mar el re­le­vo de es­ta pro­fe­sión tan an­ti­gua. Tie­nen ideas muy no­ve­do­sas que ha­rán que Pro­duc­tos Al­ba si­ga cre­cien­do».

Bo­lle­ría sin con­ser­van­tes Sin de­ri­va­dos lác­teos ni con­ser­van­tes, se en­va­san fres­cos y tan só­lo el plás­ti­co se en­car­ga de con­ser­var­los

M.A.B.

De iz­quier­da a de­re­cha, Lo­li Al­ba y Gon­za­lo Díaz, jun­to a sus hi­jos Ale­xis y Gon­za­lo, en el in­te­rior de la fá­bri­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.