Eu­ro­pa in­ten­ta cua­drar el círcu­lo de unas pre­su­pues­tos sin Reino Uni­do

El Bre­xit de­ja un agu­je­ro en las cuen­tas de 12.000 mi­llo­nes al año que los pe­que­ños paí­ses con­tri­bu­yen­tes ne­tos no quie­ren asu­mir La Co­mi­sión Eu­ro­pea no des­car­ta crear más im­pues­tos pa­ra fi­nan­ciar los nue­vos ob­je­ti­vos, co­mo el con­trol de la emi­gra­ción o l

ABC - Empresa - - A Fondo - MARIBEL NÚ­ÑEZ

La Unión Eu­ro­pea se mue­ve de sie­te en sie­te años a ni­vel de pre­su­pues­to, ya que los pro­yec­tos que fi­nan­cia ne­ce­si­tan, so­bre todo, pre­dic­ti­bi­li­dad a la ho­ra de rea­li­zar las in­ver­sio­nes que, en mu­chas oca­sio­nes, son co­fi­nan­cia­das por los Es­ta­dos miem­bros don­de se rea­li­zan. El si­guien­te pre­su­pues­to abar­ca­rá en­tre los años 2021 y 2027 y,, aun­que pa­rez­ca que que­da aún mu­cho, no es así ni mu­cho me­nos.

La Co­mi­sión Eu­ro­pea, que es la encargada de pro­po­ner le­gis­la­ción en Eu­ro­pa, tra­ba­ja ya des­de ha­ce me­ses en la ma­ne­ra de en­con­trar fon­dos que pa­líen la pér­di­da que su­pon­drá el he­cho de que Reino Uni­do va­ya a aban­do­nar la Unión Eu­ro­pea, lo que se tra­du­ci­rá en que las ar­cas co­mu­ni­ta­rias de­ja­rán de in­gre­sar en­tre 10.000 y 12.000 mi­llo­nes de eu­ros anua­les.

A di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre con los pre­su­pues­tos de ca­da país, que se des­ti­nan so­bre todo a pres­tar ser­vi­cios pú­bli­cos y fi­nan­ciar sis­te­mas de se­gu­ri­dad so­cial, el eu­ro­peo se de­di­ca a in­ver­sión y, otra pe­cu­lia­ri­dad, tie­ne que es­tar siem­pre en equi­li­brio. Otra de las di­fe­ren­cias con las cuen­tas pú­bli­cas de los paí­ses es que el di­ne­ro eu­ro­peo ayu­da a so­lu­cio­nar una am­plia ga­ma de desafíos, tan­to den­tro de sus fron­te­ras co­mo en el res­to del mun­do, con el con­trol de la emi­gra­ción o la po­lí­ti­ca de de­fen­sa co­mún co­mo áreas de ac­tua­ción que ca­da vez re­cla­man más aten­ción. En los úl­ti­mos años, el pre­su­pues­to co­mu­ni­ta­rio ha su­pues­to el 1% de la Ren­ta Na­cio­nal Bru­ta (RNB) de los ven­tio­cho paí­ses de la UE, y so­la­men­te el 2% del gas­to pú­bli­co to­tal de la Unión Eu­ro­pea, lo que sig­ni­fi­ca que ca­da ciu­da­dano dis­fru­ta de los enor­mes be­ne­fi­cios que la Unión por me­nos del pre­cio de un ca­fé dia­rio, se­gún ar­gu­men­tan en Bru­se­las.

A la ho­ra de ha­blar del pre­su­pues­to de la UE es es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio echar la vis­ta atrás ya que, his­tó­ri- ca­men­te, el por­cen­ta­je del gas­to en agri­cul­tu­ra y cohe­sión se ha re­du­ci­do, aun­que aún así si­gue re­pre­sen­tan­do el 70% del to­tal. Des­de ha­ce unos años pri­ma la in­ver­sión en pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción e innovación, en re­des tran­seu­ro­peas de trans­por­te y ener­gía, en pro­gra­mas de mo­vi­li­dad pa­ra jó­ve­nes y en ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das con la ac­ción ex­te­rior eu­ro­pea.

En­tre los ob­je­ti­vos prio­ri­ta­rios de las in­ver­sio­nes de la Unión Eu­ro­pea es­tán en lu­gar des­ta­ca­do el fo­men­to de la con­ver­gen­cia eco­nó­mi­ca pa­ra las re­gio­nes me­nos desa­rro­lla­das, a tra­vés de las po­lí­ti­cas de cohe­sión que re­fuer­zan el mer­ca­do úni­co y crea opor­tu­ni­da­des pa­ra las em­pre­sas, los tra­ba­ja­do­res y los con­su­mi­do­res en to­da la Unión.

En es­te com­ple­jo es­ce­na­rio hay un ciu­da­dano ale­mán, el co­mi­sa­rio eu­ro­peo de pre­su­pues­to, Gün­ter Oet­tin­ger, que tie­ne la di­fí­cil ta­rea de en­con­trar paí­ses «vo­lun­ta­rios» a apor­tar más a las ar­cas co­mu­ni­ta­rias pa­ra po­der man­te­ner las po­lí­ti­cas, pa­ra lo que es­tá ha­cien­do una ron­da de vi­si­tas por to­das las ca­pi­ta­les. No hay que ol­vi­dar que el pre­su­pues­to tie­ne que ser apro­ba­do por una­ni­mi­dad tan­to en el Con­se­jo de la Unión Eu­ro­pea co­mo en el Par­la­men­to Eu­ro­peo.

Oet­tin­ger, que es­ta se­ma­na se ha de­ja­do caer por Ma­drid, ha en­con­tra­do en nues­tro país un buen am­bien­te, en el sen­ti­do de que el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy es­tá dis­pues­to a apor­tar más a Bru­se­las a cam­bio de se­guir re­ci­bien­do sus pre­cia­dos fon­dos. Aun­que no se han con­cre­ta­do las ci­fras,

que se ha­rán pú­bli­cas el día 2 de ma­yo en for­ma de pro­pues­ta de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Oet­tin­ger ase­gu­ró que el au­men­to de la apor­ta­ción po­dría es­tar en­tre un 10 y un 20% res­pec­to a la ac­tual con­tri­bu­ción, aun­que siem­pre y cuan­do to­dos los paí­ses es­tén dis­pues­tos a con­tri­buir aun­que aña­dió que, ló­gi­ca­men­te, «al­gu­nos re­cor­tes se­rán inevi­ta­bles tan­to en la po­lí­ti­ca de cohe­sión co­mo en la agrí­co­la ya que, co­mo pa­sa en la vi­da, cuan­do un tío ri­co se mue­re hay me­nos re­ga­los en Na­vi­dad».

Una vez que la pro­pues­ta sea apro­ba­da en la Co­mi­sión Eu­ro­pea, pa­sa­rá al Con­se­jo y al Par­la­men­to y en un se­gun­do mo­men­to a los Par­la­men­tos na­cio­na­les, con un ho­ri­zon­te má­xi­mo de apro­ba­ción fi­nal en ma­yo de 2019, cuan­do es­tán pre­vis­tas nue­vas elec­cio­nes a la Eu­ro­cá­ma­ra.

A fal­ta del ajus­te fi­nal de las ci­fras, el co­mi­sa­rio Oet­tin­ger ex­pli­có que tra­ba­ja en una hor­qui­lla en­tre el 1,1 y el 1,19% de la ren­ta to­tal eu­ro­pea, fren­te al 1% ac­tual, pa­ra po­der ta­par el agu­je­ro fi­nan­cie­ro que su­po­ne la sa­li­da de Reino Uni­do, a lo que se aña­di­rán al­gu­nos re­cor­tes y po­si­ble­men­te al­gún nue­vo im­pues­to eu­ro­peo, que no con­cre­tó.

El Par­la­men­to Eu­ro­peo, por su par­te, ya ha mo­vi­do fi­cha y ha apro­ba­do una pro­pues­ta pa­ra ele­var los gas­tos del marco pre­su­pues­ta­rio, que de­be­rían ele­var­se al 1,3% de la ren­ta bru­ta de la UE. En ma­te­ria de prio­ri­da­des, los eu­ro­dipu­tados se­ña­la­ron que el nue­vo marco pre­su­pues­ta­rio «de­be­ría am­pliar sus­tan­cial­men­te los pro­gra­mas de in­ves­ti­ga­ción y Eras­mus+ con el ob­je­ti­vo de ga­ran­ti­zar el pro­gre­so en la lu­cha con­tra el des­em­pleo ju­ve­nil y en el apo­yo a las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas». La Eu­ro­cá­ma­ra tam­bién se ha po­si­cio­na­do en ma­te­ria de nue­vos im­pues­tos al pro­po­ner un IVA re­vi­sa­do, una par­te de lo que in­gre­san los paí­ses con la ba­se im­po­ni­ble co­mún y con­so­li­da­da del im­pues­to de so­cie­da­des, un im­pues­to a los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros o una pro­por­ción de la ta­sa a las em­pre­sas del sec­tor di­gi­tal e im­pues­tos me­dioam­bien­ta­les. Co­mo es ló­gi­co la tour­né del co­mi­sa­rio es­tá te­nien­do un re­sul­ta­do de­sigual. En ge­ne­ral, los paí­ses gran­des, en­tre ellos el su­yo, es­tán a fa­vor de apro­ve­char la co­yun­tu­ra pa­ra for­ta­le­cer las po­lí­ti­cas eu­ro­peas me­dian­te un au­men­to del pre­su­pues­to. En la mis­ma lí­nea se han ma­ni­fes­ta­do tam­bién Fran­cia e Italia, aun­que con al­gu­nas con­di­cio­nes. En ma­te­ria de re­qui­si­tos se ha de­ba- ti­do en las úl­ti­mas se­ma­nas la po­si­bi­li­dad de con­di­cio­nar la re­cep­ción de ayu­das co­mu­ni­ta­rias al res­pe­to de las le­yes co­mu­ni­ta­rias, co­mo es la li­ber­tad de ex­pre­sión, en cla­ra re­fe­ren­cia a los pro­ble­mas que es­tán te­nien­do en es­ta ma­te­ria en Hun­gría, Po­lo­nia o Ru­ma­nía.

Al con­tra­rio de los «gran­des» de Eu­ro­pa Ho­lan­da, Sue­cia, Di­na­mar­ca y Aus­tria se han mos­tra­do ya abier­ta­men­te en con­tra de apor­tar más fon­dos a las ar­cas co­mu­ni­ta­rias. El prin­ci­pal ar­gu­men­to es que hay que apli­car el prin­ci­pio de reali­dad y si hay un país miem­bro que sa­le del club y de­ja de apor­tar se tie­ne, ló­gi­ca­men­te, que re­du­cir el pre­su­pues­to eu­ro­peo. Bél­gi­ca, Fin­lan­dia y Lu­xem­bur­go, tam­bién con­tri­bu­yen­tes ne­tos, se han mos­tra­do en con­tra de apor­tar más fon­dos a Bru­se­las.

Pro­yec­tos ini­cia­dos, en el ai­re Al mar­gen de las po­si­cio­nes con­cre­tas, la cues­tión es que el re­loj ha echa­do a an­dar y, co­mo muy tar­de, en ma­yo de 2019 tie­ne que ha­ber un acuer­do pa­ra que pue­da arran­car el pre­su­pues­to en 2020, y los pla­zos no son cues­tión me­nor. Se­gún Bru­se­las hay una se­rie de pro­yec­tos ya ini­cia­dos que es­tá pre­vis­to que se ter­mi­nen a par­tir de 2020, co­mo son el Rail Bal­ti­ca, un pro­yec­to des­ti­na­do a cons­truir un en­la­ce fe­rro­via­rio vi­tal ha­cia los Es­ta­dos bál­ti­cos, o, al­go más cer­ca de no­so­tros, la co­ne­xión fe­rro­via­ria Évo­ra-Mé­ri­da que co­nec­ta­rá fi­nal­men­te Lis­boa y Ma­drid. En to­tal, más de 100.000 pro­yec­tos fi­nan­cia­dos por la UE (apo­yo a las em­pre­sas, efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, cui­da­dos sa­ni­ta­rios, edu­ca­ción e in­clu­sión so­cial) no po­drían ini­ciar­se a tiem­po.

Ade­más, en ca­so de que no hu­bie­ra cuen­tas pú­bli­cas eu­ro­peas en 2020 hast 1 mi­llón de jó­ve­nes no po­drían ir­se de Eras­mus+ en 2021 y se per­de­rían 5.000 em­pleos en in­ves­ti­ga­ción ca­da mes.

El sec­tor agrí­co­la y las ayu­das a la cohe­sión ab­sor­ben el 70% del Pre­su­pues­to eu­ro­peo

ABC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.