Ban­gla­dés vis­te al mun­do a la alar­ga­da som­bra del Ra­na Pla­za

Las fá­bri­cas in­ten­tan me­jo­rar tras el de­rrum­be que ma­tó a 1.100 per­so­nas en 2013

ABC - Empresa - - Economía Global - PA­BLO M. DÍEZ EN­VIA­DO ESPECIAL A DACA

Con 4.300 fá­bri­cas que em­plean a cua­tro mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res, la in­dus­tria tex­til es el mo­tor eco­nó­mi­co de Ban­gla­dés al su­mar el 80% de las ex­por­ta­cio­nes de es­te país y el 12% de su Pro­duc­to In­te­rior Bru­to ( PIB). So­lo por de­trás del gi­gan­te chino, que si­gue aglu­ti­nan­do el 41% de las ven­tas de ro­pa en todo el mun­do, es­ta pau­pé­rri­ma na­ción del sur de Asia co­pa el 6,4% del mer­ca­do glo­bal, el do­ble que la In­dia y el tri­ple que otras po­ten­cias tex­ti­les de la re­gión, co­mo Pa­kis­tán y Sri Lan­ka.

Gra­cias a la ba­ra­tí­si­ma mano de obra que abun­da en es­te país, el oc­ta­vo más po­bla­do del pla­ne­ta con 170 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, las gran­des mar­cas mun­dia­les fa­bri­can en Ban­gla­dés, des­de Za­ra has­ta Pri­mark pa­san­do por Man­go, Be­net­ton, Ca­rre­four, H& M, Wal- mart y C&A. Un ne­go­cio que ge­ne­ró el pa­sa­do año fis­cal 28.140 mi­llo­nes de dólares ( 23.110 mi­llo­nes de eu­ros) y que con­tri­bu­yó a que la eco­no­mía cre­cie- ra al 7,2%. As­cen­dien­do a 250.000 mi­llo­nes de dólares (205.000 mi­llo­nes de eu­ros), el PIB de Ban­gla­dés mul­ti­pli­có por cin­co el de ha­ce vein­te años, en gran par­te por­que el sec­tor tex­til ha cre­ci­do a un rit­mo del 55% en los úl­ti­mos tiem­pos.

Tan po­ten­te in­yec­ción de di­ne­ro ya se apre­cia en la in­ci­pien­te cla­se me­dia ur­ba­na que es­tá flo­re­cien­do en Ban­gla­dés, así co­mo en las obras por do­quier que pue­blan su caó­ti­ca y pol­vo­rien­ta ca­pi­tal, Daca, y en sus nue­vos res­tau­ran­tes, ca­fés y cen­tros co­mer­cia­les. Pe­ro ni si­quie­ra es­tos mo­der­nos edi­fi­cios de cristal con ró­tu­los de neón pue­den ocul­tar la reali­dad de uno de los paí­ses más du­ros del mun­do, don­de la vi­da es una lu­cha dia­ria que a ve­ces va­le tan po­co co­mo 40 eu­ros.

Eso era lo que ga­na­ban al mes mu­chos de los 1.136 tra­ba­ja­do­res, mu­je­res en su in­men­sa ma­yo­ría, que pe­re­cie­ron se­pul­ta­dos cuan­do, el 24 de abril de 2013, se de­rrum­bó el Ra­na Pla­za, un com­ple­jo de ta­lle­res tex­ti­les que se le­van­ta­ba en la zo­na in­dus­trial de Sa­var, a 30 ki­ló­me­tros al no­roes­te del cen­tro de Daca. Pro­yec­ta­do en prin­ci­pio con seis plan­tas, su pro­mo­tor, Sohel Pla­za, cons­tru­yó dos pi­sos adi­cio­na­les pa­ra sa­car­le aún más be­ne­fi­cio y co­lo­có en ellos pe­sa­dos ge­ne­ra­do­res eléc­tri­cos de ga­só­leo pa­ra que los ta­lle­res si­guie­ran fun­cio­nan­do du­ran­te los fre­cuen­tes cor­tes de elec­tri­ci­dad que su­fre la ciu­dad. Las po­ten­tes vi­bra­cio­nes de di­chos ge­ne­ra­do­res agrie­ta­ron las pa­re­des del in­mue­ble, cons­trui­do con ma­te­ria­les de ma­la ca­li­dad so­bre un te­rreno are­no­so por la con­ni­ven­cia con las au­to­ri­da­des y los ins­pec­to­res e in­ge­nie­ros lo­ca­les. Es­ta tra­ge­dia, el peor ac­ci­den­te de la his­to­ria en el sec­tor tex­til, des­ta­pó la co­rrup­ción y mi­se­ria de Ban­gla­dés e in­dig­nó al res­to del mun­do por­que im­por­tan­tes mar­cas in­ter­na­cio­na­les fa­bri­ca­ban en el Ra­na Pla­za.

Acu­sa­cio­nes ma­si­vas

Pro­me­tien­do aca­bar con es­ta pre­ca­rie­dad la­bo­ral, el Go­bierno acu­só de ho­mi­ci­dio a 42 em­pre­sa­rios, po­lí­ti­cos y fun­cio­na­rios y sus­cri­bió pla­nes mi­llo­na­rios con la Unión Eu­ro­pea y EE.UU. pa­ra me­jo­rar la se­gu­ri­dad y las con­di­cio­nes de las fá­bri­cas tex­ti­les. Ade­más de ins­ta­lar­se ex­tin­to­res y es­ca­le­ras de emer­gen­cia en ca­so de in­cen­dio, se hi­zo especial hin­ca­pié en que no hu­bie­ra ni­ños tra­ba­jan­do en los ta­lle­res de ro­pa.

«Tras aque­lla ca­tás­tro­fe, la in­dus­tria tex­til es­tá muy con­tro­la­da por­que hay mu­chas ins­pec­cio­nes y han subido los sa­la­rios » , ex­pli­ca SQ Za­man, di­rec­tor de la fá­bri­ca Flo­res­cent Ap­pa­rels. Pro­du­cien­do des­de 1991 pa­ra mar­cas de Es­pa­ña, Reino Uni­do, A le­ma­nia e Italia, cuen­ta con 350 ope­ra­rios que co­bran al mes 11.000 ta­kas (110 eu­ros) por jor­na­das de ocho de la mañana a cin­co de la tar­de, con una ho­ra pa­ra co­mer y re­zar al me­dio­día. Al fi­na­li­zar el turno por la tar­de, se pa­gan apar­te las ho­ras ex­tra, que lle­gan has­ta las diez de la no­che cuan­do hay que en­tre­gar los pe­di­dos de ca­da tem­po­ra­da.

«Nues­tros in­gre­sos es­tán ba­jan­do por la subida de los cos­tes sa­la­ria­les y te­ne­mos que tras­la­dar la fá­bri­ca a un po­lí­gono, ya que el Go­bierno quie­re sa­car la in­dus­tria de Daca», se que­ja Za­man en un re­co­rri­do por sus ins­ta­la­cio­nes. Plan­ta por plan­ta, de­ce­nas de mu­je­res ata­via­das con ve­los de co­lo­res cor­tan las te­las, co­sen en sus má­qui­nas y do­blan las pren­das en sus me­sas ba­jo la aten­ta mi­ra­da de los en­car­ga­dos. In­ten­tan­do su­pe­rar la tra­ge­dia del Ra­na Pla­za, Ban­gla­dés si­gue vis­tien­do al mun­do.

El ne­go­cio tex­til su­pu­so 23.110 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra el país La tra­ge­dia de Ra­na Pla­za, el peor ac­ci­den­te de la his­to­ria en el sec­tor tex­til, des­ta­pó la co­rrup­ción del país Cua­ren­ta eu­ros era lo que ga­na­ban al mes mu­chos de los 1.136 tra­ba­ja­do­res que mu­rie­ron se­pul­ta­dos ha­ce un lus­tro

En Daca, la fá­bri­ca de ro­pa Flo­res­cent Ap­pa­rels tie­ne 350 tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja pa­ra mar­cas eu­ro­peas PA­BLO M. DÍEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.