La sos­te­ni­bi­li­dad echa raí­ces en los mer­ca­dos

ABC - Empresa - - Sumario -

«El pa­ra­dig­ma de la eco­no­mía lim­pia y cir­cu­lar ya es un ne­go­cio re­don­do»

No hay vuel­ta de ho­ja. La cre­cien­te con­cien­cia so­cial de que ur­ge ace­le­rar la tran­si­ción ha­cia una eco­no­mía des­car­bo­ni­za­da, más lim­pia y sos­te­ni­ble ha ca­la­do tam­bién en las em­pre­sas. No es so­lo una cues­tión fi­lan­tró­pi­ca. Mas allá de los as­pec­tos repu­tacio­na­les, lo cier­to es que ha­cer bien las co­sas tam­bién es aho­ra una bue­na y ren­ta­ble opor­tu­ni­dad. El acuer­do con­tra el cam­bio cli­má­ti­co al­can­za­do en Pa­rís en 2016 mar­có un an­tes y un después. Las al­ti­so­nan­tes de­cla­ra­cio­nes de in­ten­cio­nes, po­co más que den­sas cor­ti­nas de hu­mo, por fin se ma­te­ria­li­za­ban en mi­llo­na­rias par­ti­das pre­su­pues­ta­rias. La OCDE es­ti­ma que la in­ver­sión ron­da­rá los seis bi­llo­nes de dó­la­res al año. Un ge­ne­ro­so « pe­lliz­co » pa­ra re­no­var in­fra­es­truc­tu­ras que, gra­cias a la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca, han re­du­ci­do no­ta­ble­men­te sus cos­tes.

Se po­dría de­cir que el pa­ra­dig­ma de la eco­no­mía lim­pia y cir­cu­lar es un ne­go­cio re­don­do. Y el di­ne­ro tam­bién pien­sa ya en ver­de. Co­mo se pu­do com­pro­bar es­ta se­ma­na en un fo­ro or­ga­ni­za­do por ABC Em­pre­sa y la re­vis­ta In­ver­sión & Fi­nan­zas en la Bol­sa de Ma­drid, en torno a la In­ver­sión So­cial­men­te Res­pon­sa­ble (ISR) hay un au­tén­ti­ca fie­bre, y la sos­te­ni­li­bi­dad es el pa­ra­dig­ma que va a mar­car la agen­da y el rit­mo de los mer­ca­dos en las pró­xi­mas dé­ca­das. Un fu­tu­ro que ya es­tá muy pre­sen­te en las de­ci­sio­nes es­tra­té­gi­cas de mu­chas car­te­ras: el año pa­sa­do se al­can­za­ron los 131.000 mi­llo­nes de dó­la­res en in­ver­sión en es­tos ins­tru­men­tos sos­te­ni­bles. En Es­pa­ña, la re­vo­lu­ción en mar­cha tar­dó en en­con­trar el pa­so, pe­ro ya ha co­men­za­do a co­ger ve­lo­ci­dad. En lo que va de año se han co­lo­ca­do 4.500 mi­llo­nes en bo­nos ver­des, muy cer­ca de los 5.000 emi­ti­dos en to­do el pa­sa­do ejer­ci­cio. Y se han con­se­gui­do sig­ni­fi­ca­ti­vos hi­tos, co­mo que una com­pa­ñía es­pa­ño­la, Iber­dro­la, fuera el ma­yor emi­sor pri­va­do a ni­vel mun­dial en los dos úl­ti­mos años.

El re­to aho­ra es con­se­guir que es­te ti­po de fi­nan­cia­ción, que con­lle­va un ejer­ci­cio de trans­pa­ren­cia em­pre­sa­rial de lo más sano, sea ac­ce­si­ble a em­pre­sas de ta­ma­ño me­diano. La in­tro­duc­ción de in­cen­ti­vos, in­clu­yen­do los fis­ca­les, de­be­ría ser una op­ción a te­ner en cuen­ta. Y el sec­tor pú­bli­co ten­dría que em­pe­zar a pre­di­car con el ejem­plo. En nues­tro país, en­ti­da­des y em­pre­sas co­mo la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, ADIF o el ICO han se­ña­la­do el ca­mino. Pe­ro el mo­de­lo de­be ser Fran­cia, don­de la irrup­ción del Go­bierno co­mo emi­sor de fon­dos ver­des so­be­ra­nos (más de 14.000 mi­llo­nes en 2017) ha es­po­lea­do una ac­ti­vi­dad en­vuel­ta en la más ab­so­lu­ta efer­ves­cen­cia a ni­vel glo­bal. La sos­te­ni­bi­li­dad es el signo (po­si­ti­vo) de los tiem­pos. Y co­ti­za al­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.