El cré­di­to vuel­ve a las em­pre­sas tras re­cor­tar su deu­da un 30% des­de 2008

Con la cri­sis, la deu­da aco­rra­ló al te­ji­do em­pre­sa­rial. For­zó un ajuste que su­ma ya nue­ve años y que ha ali­ge­ra­do su deu­da agre­ga­da en 380.000 mi­llo­nes

ABC - Empresa - - Empresa - RO­BER­TO PÉ­REZ

A fi­na­les de 2008, las em­pre­sas es­pa­ño­las lle­ga­ron a acu­mu­lar una deu­da fi­nan­cie­ra de 1,26 bi­llo­nes de eu­ros. El te­ji­do pro­duc­ti­vo na­cio­nal ha­bía al­can­za­do un en­deu­da­mien­to his­tó­ri­co de ré­cord, y lo ha­bía he­cho en el peor mo­men­to, al ini­cio de una cri­sis que es­ta­lló ac­ti­va­da por los ex­ce­sos in­mo­bi­lia­rios y fi­nan­cie­ros. El pa­no­ra­ma obli­ga­ba a un sa­nea­mien­to for­zo­so y rá­pi­do, cu­yos efec­tos re­sul­ta­ron in­di­ges­tos -y le­ta­les pa­ra las com­pa­ñías más ex­pues­tas y vul­ne­ra­bles-. La cri­sis ha­ce años que pa­só, pe­ro ese sa- nea­mien­to fi­nan­cie­ro aún no ha aca­ba­do. Las em­pre­sas es­pa­ño­las lle­van nue­ve años se­gui­dos re­cor­tan­do su en­deu­da­mien­to agre­ga­do.

En es­tos nue­ve años, la deu­da fi­nan­cie­ra del te­ji­do em­pre­sa­rial es­pa­ñol se ha re­cor­ta­do en unos 380.000 mi­llo­nes de eu­ros. De los 1,26 bi­llo­nes de fi­na­les de 2008 se pa­só, a fi­na­les de 2017, a ape­nas 0,89 bi­llo­nes, un 29,53% me­nos que nue­ve años an­tes. Y en los dos pri­me­ros me­ses de es­te 2018 si­guió re­du­cién­do­se la ci­fra. Exac­ta­men­te, en otros 7.500 mi­llo­nes de eu­ros.

¿Cuán­do se to­ca­rá fon­do? Al­gu­nos ex­per­tos di­cen que ya hay sín­to­mas evi­den­tes que apun­tan a un cam­bio de ten­den­cia. Por ejem­plo, el re­pun­te en el cré­di­to a las py­mes. «Las for­ma­li­za­cio­nes de los prés­ta­mos del seg­men­to tí­pi­co de py­mes, los de me­nos de 250.000 eu­ros, al­can­za­ron los 37.000 mi­llo­nes de eu­ros en el pri­mer tri­mes­tre de 2018, ca­si un 50% más que el re­gis­tra­do en 2012, año en el que se lle­gó al mí­ni­mo en for­ma­li­za­cio­nes de cré­di­tos ban­ca­rios», ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta Da- vid Blas­co Pa­lau, res­pon­sa­ble de re­la­ción con in­ver­so­res de Iber­ca­ja. El cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, el sa­nea­mien­to lle­va­do a ca­bo por el pro­pio te­ji­do em­pre­sa­rial y los ba­jos ti­pos de in­te­rés ayu­dan a que se es­té reac­ti­van­do el cré­di­to. Ade­más -afir­ma- «las en­ti­da­des es­pa­ño­las han fle­xi­bi­li­za­do sus­tan­cial­men­te los cri­te­rios de apro­ba­ción de los prés­ta­mos en un en­torno de me­jo­ra con­ti­nua­da de la eco­no­mía».

En­deu­da­mien­to «sa­lu­da­ble»

Eso sí, la es­truc­tu­ra del en­deu­da­mien­to es mu­cho más « sa­lu­da­ble » aho­ra que cuan­do es­ta­lló la cri­sis. Pa­ra em­pe­zar, por­que las em­pre­sas han ga­na­do en sol­ven­cia y han re­du­ci­do su ex­po­si­ción a un ries­go fi­nan­cie­ro des­me­di­do. «Las em­pre­sas es­tán te­nien­do im­por­tan­tes be­ne­fi­cios y los es­tán de­di­can­do a de­vol­ver deu­da y a de­di­car re­cur­sos pro­pios pa­ra afron­tar in­ver­sio­nes pro­duc­ti­vas » , in­di­ca Rafael Pam­pi­llón, eco­no­mis­ta del IE Bu­si­ness School. Es de­cir, al mis­mo tiem­po que han ali­via­do su en­deu­da­mien­to, han ga­na­do en au­to­no­mía pa­ra au­to­fi­nan­ciar sus in­ver­sio­nes.

Y el nue­vo en­deu­da­mien­to es más «sano» que el que se da­ba en los años del «boom». «En el pa­sa­do las em­pre­sas re­cu­rrie­ron al en­deu­da­mien­to co­mo me­di­da pa­ra ge­ne­rar cre­ci­mien­to rá­pi­do a cos­ta de de­bi­li­tar sus ba­lan­ces y de au­men­tar sus de­se­qui­li­brios fi­nan­cie­ros. Sin em­bar­go, hoy las em­pre­sas es­pa­ño­las es­tán asen­tan­do su cre­ci­mien­to en un au­men­to del vo­lu­men de ne­go­cio ba­sa­do en una com­pe­ti­ti­vi­dad cre­cien­te», ex­pli­ca Da­vid Blas­co Pa­lau. «Sin du­da, el de aho­ra es un mo­de­lo de cre­ci­mien­to mu­cho más sano que el que tu­vi­mos en el pa­sa­do», afir­ma.

Ta­sa me­jo­ra­ble

An­te lo que pro­vo­ca­ron aque­llos ex­ce­sos del «boom» que aca­bó en es­tre­pi­to­sa cri­sis, «es ló­gi­co que las em­pre­sas ha­yan con­clui­do que lo me­jor es des­en­deu­dar­se pa­ra ga­nar en sa­nea­mien­to», ex­pli­ca An­to­nio Ar­gan­do­ña, pro­fe­sor de Eco­no­mía del IESE. Ade­más, aún que­da ca­mino por re­co­rrer si nos com­pa­ra­mos con otros paí­ses de nues­tro en­torno.

«La ta­sa de en­deu­da­mien­to del te­ji­do em­pre­sa­rial es­pa­ñol ron­da ac­tual­men­te el 78% del PIB, un ni­vel más en lí­nea con el re­gis­tra­do por otras eco­no­mías eu­ro­peas co­mo Fran­cia e Ita­lia, pe­ro to­da­vía su­pe­rior al 45% que se da en Ale­ma­nia», apun­ta des­de Iber­ca­ja el es­pe­cia­lis­ta Da­vid Blas­co Pa­lau.

Des­de el año 2008, se ha pro­du­ci­do tam­bién un sus­tan­cial cam­bio en la es­truc­tu­ra de la deu­da em­pre­sa­rial, mo­ti­va­do por la se­ve­ra «pur­ga» que se pro­du­jo en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio tras es­ta­llar la cri­sis. Pa­ra ilus­trar­lo, Blas­co Pa­lau apor­ta un da­to: en 2007, el sec­tor in­mo­bi­lia­rio con­cen­tra­ba la mi­tad de to­do el cré­di­to ban­ca­rio que de­bían las em­pre­sas es­pa­ño­las; aho­ra su­po­ne en torno al 20%.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.