El di­se­ño del eu­ro anticrisis se en­re­da en los jue­gos de equi­li­brios po­lí­ti­cos

La con­vul­sión de 2008 evi­den­ció la ne­ce­si­dad de re­for­zar la «mu­ni­ción» de­fen­si­va de la eco­no­mía eu­ro­pea, pe­ro Ale­ma­nia re­ce­la de ini­cia­ti­vas co­mo la Unión ban­ca­ria o los eu­ro­bo­nos si no se acom­pa­ñan de un ma­yor ri­gor fis­cal

ABC - Empresa - - A Fondo - MA­RI­BEL NÚ­ÑEZ

La cri­sis eco­nó­mi­ca que azo­tó Eu­ro­pa en­tre los años 2008 y 2013, y que tu­vo su ori­gen en des­equi­li­brios fi­nan­cie­ros glo­ba­les, de­jó al des­cu­bier­to una se­rie de de­bi­li­da­des de la Unión Eco­nó­mi­ca y Mo­ne­ta­ria (UEM), el eu­ro en de­fi­ni­ti­va, que aho­ra se in­ten­tan re­me­diar pa­ra ha­cer que to­da la ar­qui­tec­tu­ra fi­nan­cie­ra de Eu­ro­pa resista me­jor los zar­pa­zos de la si­guien­te cri­sis que, con to­da se­gu­ri­dad, lle­ga­rá. Y la cues­tión es que es­te re­for­za­mien­to, lo que po­dría lla­mar­se « la mu­ni­ción del eu­ro», se tie­ne que ha­cer aho­ra, en un mo­men­to en que la eco­no­mía eu­ro­pea re­gis­tra un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do, de na­da me­nos que 19 me­ses con­ti­nua­dos con ta­sas po­si­ti­vas de ac­ti­vi­dad. Es­te es uno de los re­tos que tie­ne por de­lan­te la Cum­bre de Je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno de la Unión Eu­ro­pea que se ce­le­bra­rá en ju­nio en Bru­se­las.

El go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña, Luis Ma­ría Lin­de, ase­gu­ra­ba es­ta se­ma­na en re­la­ción con es­te asun­to que «nues­tros lí­de­res se han mar­ca­do co­mo prio­ri­dad com­ple­tar la unión ban­ca­ria, con la pues­ta en mar­cha de un me­ca­nis­mo fis­cal co­mún pa­ra el Fon­do Úni­co de Re­so­lu­ción, y la in­tro­duc­ción de un es­que­ma co­mún de se­gu­ro de de­pó­si­to (EDIS) con una even­tual mu­tua­li­li­za­ción to­tal. Am­bos ele­men­tos son esen­cia­les pa­ra rom­per la re­la­ción en­tre ban­cos y deu­da so­be­ra­na y pa­ra re­for­zar la ca­pa­ci­dad de la Eu­ro­zo­na pa­ra ha­cer fren­te a gran­des shocks ma­cro­eco­nó­mi­cos. Ade­más, el desa­rro­llo de la Unión de Mer­ca­dos de Ca­pi­ta­les es se­gu­ra­men­te otro pro­yec­to cla­ve que me­re­ce es­tar tam­bién en las prio­ri­da­des de la agen­da po­lí­ti­ca».

Lin­de inau­gu­ró es­ta se­ma­na en Ma­drid un se­mi­na­rio de al­to ni­vel so­bre el « Re­for­za­mien­to de la go­ber­nan­za en la Eu­ro­zo­na, prio­ri­da­des a cor­to pla­zo y vi­sión a lar­go» en el que in­ter­vi­nie­ron va­rios ex­per­tos de di­fen­tes ins­ti­tu­cio­nes co­mu­ni­ta­rias.

Por par­te del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal ( FMI) to­mó la pa­la­bra As­hok Vir Bha­tia, di­rec­tor del de­par­ta­men­to eu­ro­peo del FMI, quien hi­zo es­pe­cial hin­ca­pié en la ne­ce­si­dad de avan­zar ha­cia la unión ban­ca­ria, pa­ra la que va­ti­ci­nó que «que­da aún mu­cho ca­mino por de­lan­te por­que hay mu­cha nor­ma­ti­va que es­tá aún frag­men­ta­da, aun­que ha ha­bi­do mu­chos pro­gre­sos en ma­te­ria de su­per­vi­sión ban­ca­ria».

Re­gling quie­re más Eu­ro­zo­na

Uno de los avan­ces que se han pro­du­ci­do du­ran­te los años de la cri­sis ha si­do sin du­da la crea­ción del Fon­do Eu­ro­peo de Res­ca­te ( ESM en sus si­glas en in­glés), cu­yo di­rec­tor eje­cu­ti­vo, Klaus Re­gling, se mos­tró en el men­cio­na­do ac­to com­ple­ta­men­te a fa­vor de pro­fun­di­zar en la unión eco­nó­mi­ca eu­ro­pea, y pu­so co­mo ejem­plo el gra­do de in­te­gra­ción que hay en otras áreas eco­nó­mi­cas, co­mo es el ca­so de Es­ta­dos Uni­dos, o la pro­pia Ale­ma­nia. « Eu­ro­pa ha avan­za­do mu­cho en su ar­qui­tec­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal eco­nó­mi­ca, lo que hu­bie­ra si­do im­pen­sa­ble ha­ce so­lo unos años, por lo que aho­ra lo im­por­tan­te es con­se­guir una unión mo­ne­ta­ria más ro­bus­ta y de pa­so au­men­tar la re­sis­ten­cia de la eco­no­mía eu­ro­pea, pa­ra lo que el ESM po­dría en­trar a ju­gar una se­rie de nue­vos pa­pe­les co­mo pro­vee­dor de fon­dos pa­ra el Fon­do de Re­so­lu­ción Ban­ca­rio (SRF en sus si­glas en in­glés), así co­mo un pa­pel más pre-

do­mi­nan­te en los fu­tu­ros pro­gra­mas de asis­ten­cia a los paí­ses del eu­ro » .

Por par­te ale­ma­na par­ti­ci­pó en el en­cuen­tro Lud­ger Schuk­necht, eco­no­mis­ta je­fe del Mi­nis­te­rio de Fi­nan­zas ale­mán, quién pu­so el acen­to en el he­cho de que « lo pri­me­ro que tie­ne que ha­cer la Co­mi­sión Eu­ro­pea es in­ten­tar au­men­tar la cre­di­bi­li­dad de las nor­mas del Pac­to de Es­ta­bi­li­dad, ya que des­pués de los años de la cri­sis mu­chos paí­ses con­ti­núan te­nien­do dé­fi­cits pú­bli­cos y deu­das ex­ce­si­vas, y no se tra­ta so­lo del fe­ti­chis­mo de Ale­ma­nia que men­cio­na res­pec­to a no­so­tros Ma­cron en cuan­to a la im­por­tan­cia que le da­mos a la dis­ci­pli­na fis­cal, sino que es una cues­tión ca­si exis­ten­cial » .

Por par­te del Te­so­ro es­pa­ñol par­ti­ci­pó su se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Fer­nan­do Na­va­rre­te, quien pu­so el én­fa­sis en la ne­ce­si­dad de « ata­car el con­ta­gio que se ha pro­du­ci­do en la re­cien- te cri­sis en­tre la deu­da so­be­ra­na y el ries­go ban­ca­rio, en am­bas di­rec­cio­nes, por lo que es fun­da­men­tal avan­zar en la unión ban­ca­ria y en la cons­truc­ción de una red de se­gu­ri­dad ya que los Go­bier­nos cuen­tan so­lo con los ins­tru­men­tos tra­di­cio­na­les que no se ade­cúan a la si­tua­ción de in­te­gra­ción eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra que hay en Eu­ro­pa. Lo que hay que evi­tar a to­da cos­ta en es­te mo­men­to es la frag­men­ta­ción fi­nan­cie­ra en Eu­ro­pa». Pe­ro, al mar­gen de las po­si­cio­nes ini­cia­les el de­ba­te al fi­nal del se- mi­na­rio subió de tono, y fue pre­ci­sa­men­te a cuen­ta de una in­ter­ven­ción del re­pre­sen­tan­te del Mi­nis­te­rio de Fi­nan­zas ale­mán, quien du­dó que su Go­bierno va­ya a avan­zar en la cum­bre eu­ro­pea pre­vis­ta pa­ra ju­nio en cual­quier as­pec­to re­la­cio­na­do con la Unión Ban­ca­ria. « Aún hay de­ma­sia­do cré­di­to mo­ro­so en los ban­cos de al­gu­nos paí­ses y no que­re­mos pa­gar por esos ac­ti­vos da­ña­dos por cul­pa de la in­dul­gen­cia de las su­per­vi­sio­nes na­cio­na­les, a lo que se aña­de la enor­me deu­da pú­bli­ca que tie­nen las en­ti­da­des en sus ba­lan­ces y que favorece el en­deu­da­mien­to y vin­cu­la el ries­go de ban­cos y Es­ta­dos » .

El otro ale­mán de pa­sa­por­te en el es­tra­do, aun­que en es­te ca­so re­pre­sen­tan­do a una ins­ti­tu­tu­ción eu­ro­pea, el Fon­do de Res­ca­te, dis­cre­pó de su con­ciu­da­dano al ase­gu­rar que «las ex­pec­ta­ti­vas so­bre un acuer­do pa­ra re­for­zar la unión ban­ca­ria son di­fe- ren­tes en ca­da uno de los paí­ses y, ló­gi­ca­men­te, tam­bién las po­si­cio­nes » .

Eu­ro­pa, a pa­so de ele­fan­te

Por par­te es­pa­ño­la Na­va­rre­te ter­ció en la po­lé­mi­ca con el ar­gu­men­to de que «na­da en Eu­ro­pa se ha cons­trui­do de un día pa­ra otro y to­das las po­si­cio­nes po­lí­ti­cas son le­gí­ti­mas, tan­to las que apues­tan por com­par­tir más ries­go en­tre los paí­ses co­mo los que se mues­tran más re­ti­cen­tes. Lo más im­por­tan­te es que el con­jun­to de Eu­ro­pa ca­mi­ne­mos en la di­rec­ción co­rrec­ta con un pro­yec­to só­li­do » .

El re­pre­sen­tan­te del FMI pa­ra Eu­ro­pa ani­mó a se­guir ca­mi­nan­do en aras de lo­grar avan­ces en la in­te­gra­ción eco­nó­mi­ca de Eu­ro­pa.

En la se­gun­da se­sión del se­mi­na­rio de al­to ni­vel el te­ma que se eli­gió

fue báis­ca­men­te el mis­mo, el re­for­za­mien­to del eu­ro pe­ro des­de el pun­to de vis­ta de los re­tos a lar­go pla­zo. Fer­nan­do Fernández, profesor del IE Bu­si­ness School, ex­pli­có que «los ca­pi­ta­les se mue­ven fí­si­ca­men­te de un país a otro en bus­ca de se­gu­ri­dad, al igual que los pro­duc­tos ban­ca­rios, lo que en la prác­ti­ca su­po­ne que to­dos los paí­ses ne­ce­si­ta­mos los mis­mos pro­ce­di­mien­tos pa­ra los ca­sos de in­sol­ven­cias ban­ca­rias o pa­ra el cómpu­to en los ba­lan­ces de los cré­di­tos du­do­sos, por lo que es muy im­por­tan­te avan­zar ha­cia un ver­da­de­ro mer­ca­do úni­co de ca­pi­ta­les » . Ade­más aña­dió que « una co­sa muy im­por­tan­te se­ría que el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo tu­vie­ra un in­ter­lo­cu­tor fis­cal, lo que ne­ce­sa­ria­men­te ten­dría que su­po­ner la crea­ción de un Mi­nis­tro Eu­ro­peo de Fi­nan­zas, una es­pe­cie de au­to­ri­dad fis­cal que im­ple­men­ta­ra las nor­mas del Pac­to de Es­ta­bi­li­dad y que tu­vie­ra la po­tes­tad pa­ra ha­cer cum­plir­las » .

Com­par­tir el ries­go

Otro de los po­nen­tes fue Oli­vier Gar­nier, di­rec­tor ge­ne­ral de Eco­no­mía y Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les del Ban­co de Fran­cia, quien dio el pun­to de vis­ta del he­xá­gono en el de­ba­te. « Si tu­vie­ra que for­mu­lar un de­seo se­ría que den­tro de 10 años tra­ba­jar en un Ban­co cen­tral en Eu­ro­pa fue­ra una co­sa muy abu­rri­da, lo que con­tras­ta con lo que su­ce­de aho­ra, que es un tra­ba­jo es­pe­cial­men­te vi­bran­te so­bre to­do pa­ra mí, que he de­ja­do ha­ce muy po­co la em­pre­sa pri­va­da. En re­la­ción con el im­por­tan­te asun­to del de­ba­te de hoy ten­go que de­cir que si le pe­di­mos a los mer­ca­dos de ca­pi­ta­les que se com­par­ta en cier­to mo­do el ries­go, tie­ne que ha­ber ne­ce­sa­ria­men­te al­gún ti­po de res­pal­do fi­nan­cie­ro pú­bli­co por­que los mer­ca­dos lo ne­ce­si­tan pa­ra su buen fun­cio­na­mien­to » .

Por par­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo par­ti­ci­pó en el de­ba­te Johan­nes Lind­ner, je­fe de Ins­ti­tu­cio­nes Eu­ro­peas de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les de la en­ti­dad, quien ex­pli­có que « una de las co­sas que se no­ta al en­trar en el Ban­co de Es­pa­ña, aquí en Ma­drid, es que se es­tá en ca­sa ya que per­te­ne­ce al Eu­ro­sis­te­ma y ahí es don­de se pro­du­ce la es­tre­cha coope­ra­ción en­tre en­ti­da­des, que es fun­da­men­tal pa­ra el buen fun­cio- na­mien­to del BCE. An­tes de na­da quie­ro de­cir que to­do es­te de­ba­te es muy po­lí­ti­co que tie­ne dos ver­tien­tes, la eu­ro­pea y la que se da en ca­da uno de los paí­ses, siem­pre sin per­der de vis­ta la re­la­ción di­rec­ta que hay en­tre la si­tua­ción fi­nan­cie­ra y fis­cal y la eco­nó­mi­ca, de ahí la im­por­tan­cia de la pri­me­ra, por lo que es muy im­por­tan­te con­ti­nuar con las re­for­mas y avan­zar en la in­te­gra­ción en to­dos los ni­ve­les, pa­ra lo que han ayu­da­do mu­cho los pro­ce­di­mien­tos a los paí­ses por los des­equi­li­brios ma­cro­eco­nó­mi­cos, que han re­sul­ta­do una bue­na re­ce­ta».

Ju­nio, pri­mer pa­so La Cum­bre de Je­fes de Es­ta­do de la Unión Eu­ro­pea de ju­nio, pri­mer pa­so de la re­for­ma pen­dien­te Mu­tua­li­zar deu­da Es el pun­to más es­pi­no­so pa­ra Ale­ma­nia ya que se­ría com­par­tir el ries­go de otros paí­ses

Par­ti­ci­pan­tes en el se­mi­na­rio or­ga­ni­za­do es­ta se­ma­na en el Ban­co de Es­pa­ña B. DE ES­PA­ÑA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.