CRI­SIS EN EMER­GEN­TES Y EM­PRE­SAS ES­PA­ÑO­LAS

No es de es­pe­rar que la si­tua­ción afec­te se­ria­men­te a Es­pa­ña, pe­ro sí a las com­pa­ñías con pre­sen­cia en los mer­ca­dos más gol­pea­dos

ABC - Empresa - - Opinión - CAR­ME­LO TAJADURA ECO­NO­MIS­TA

Es­ta­mos asis­tien­do de nue­vo a una cri­sis pro­ta­go­ni­za­da por las di­vi­sas y ac­ti­vos fi­nan­cie­ros de paí­ses emer­gen­tes tras las subidas de ti­pos en la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na. Tan­to los cor­tos, don­de la FED ha subido ya 1,5 pun­tos, co­mo los lar­gos, don­de el ti­po a 10 años ha lle­ga­do a to­car el má­xi­mo de sie­te años. Ello in­vier­te el flu­jo de fon­dos, que era ha­cia emer­gen­tes en los úl­ti­mos años cuan­do el di­ne­ro huía en bus­ca de re­mu­ne­ra­ción, y vuel­ve aho­ra ha­cia el dó­lar que se apre­cia con fuer­za.

Pe­ro, aun­que el ori­gen sea ex­terno, la cau­sa real de lo que ocu­rre en los emer­gen­tes es­tri­ba en las de­bi­li­da­des de al­gu­nas de esas eco­no­mías. Es re­la­ti­va­men­te si­mi­lar a lo que pa­só en los paí­ses sur-eu­ro­peos en la re­cien­te cri­sis: el de­to­nan­te fue ex­te­rior, pe­ro su­frie­ron más quie­nes ha­bían he­cho ma­yo­res ex­ce­sos, co­mo Es­pa­ña. Aho­ra ocu­rre igual: aun­que los re­tro­ce­sos sean ge­ne­ra­li­za­dos, la de­pre­cia­ción de las di­vi­sas mues­tra muy di­fe­ren­tes gra­dos de in­ten­si­dad. In­clu­so hay paí­ses, co­mo Chi­le, que ex­pe­ri­men­tan una es­pe­cie de «hui­da ha­cia la ca­li­dad en­tre emer­gen­tes » . Mien­tras tan­to, los que me­nos re­for­mas y ajus­tes han he­cho du­ran­te las va­cas gor­das tie­nen los ma­yo­res des­plo­mes. En la cri­sis ac­tual, Ar­gen­ti­na y Tur­quía li­de­ran el tris­te ran­king de dam­ni­fi­ca­dos (siem­pre de­jan­do apar­te a Ve­ne­zue­la en el que in­flu­yen otros fac­to­res) y sus di- vi­sas se en­cuen­tran en mí­ni­mos his­tó­ri­cos. Es­tán ex­hi­bien­do ré­cords de de­pre­cia­ción fren­te al dó­lar en 2018 ( 34 y 25% res­pec­ti­va­men­te), mu­cho más que otras mo­ne­das co­mo el real o al­gu­nas asiá­ti­cas.

Los go­bier­nos de es­tos paí­ses siem­pre bus­can chi­vos ex­pia­to­rios. Así, por ejem­plo, en Tur­quía ha­blan de con­ju­ra in­ter­na­cio­nal, con Er­do­gan ha­cien­do pin­to­res­cas pro­pues­tas eco­nó­mi- cas. Y en Ar­gen­ti­na el vi­llano so­lía ser el FMI, aun­que aho­ra cul­pan con al­gu­na ra­zón al go­bierno Kirch­ner. Pe­ro, si hu­bie­ran he­cho sus de­be­res, no su­fri­rían tan­to. Cla­ro, que re­du­cir los dé­fi­cits pú­bli­cos, im­ple­men­tar re­for­mas, o ata­jar otros des­equi­li­brios eco­nó­mi­cos sue­le cos­tar vo­tos y los po­pu­lis­tas no quie­ren po­ner en pe­li­gro sus pues­tos, ni dar «chan­ce» a la opo­si­ción.

No es de es­pe­rar que es­ta cri­sis de emer­gen­tes im­pac­te se­ria­men­te a Es­pa­ña co­mo país, al te­ner co­mo di­vi­sa el eu­ro y be­ne­fi­ciar­se del pa­ra­guas del BCE. Pe­ro sí nos afec­ta de ma­ne­ra in­di­rec­ta por la fuer­te pre­sen­cia de las em­pre­sas es­pa­ño­las, que tie­nen im­por­tan­tes fi­lia­les en al­gu­nos de los paí­ses más gol­pea­dos. Es el ca­so del San­tan­der, BBVA, Te­le­fó­ni­ca, Iber­dro­la, Rep­sol… En una de es­tas em­pre­sas, in­clu­so, la es­tra­te­gia de su pre­si­den­te le ha lle­va­do a es­tar pre­sen­te en los tres paí­ses cu­ya di­vi­sa se ha hun­di­do: Ve­ne­zue­la, Tur­quía y Ar­gen­ti­na. Ha he­cho pleno.

El im­pac­to de la cri­sis en nues­tras em­pre­sas se pue­de dar por múl­ti­ples vías. Por un la­do, el flu­jo de re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos en esos paí­ses pue­de ver­se afec­ta­do por un me­nor cre­ci­mien­to in­clu­so en mo­ne­da lo­cal; por otro, se ve me­nos­ca­ba­do al ex­pre­sar­lo en eu­ros; y, ade­más, el va­lor de la in­ver­sión rea­li­za­da en su mo­men­to por la ma­triz es­pa­ño­la es un stock que tam­bién se de­pre­cia con el ti­po de cam­bio.

Pa­ra di­si­mu­lar el im­pac­to, las pre­sen­ta­cio­nes que nos ha­cen es­tas mul­ti­na­cio­na­les es­pa­ño­las se sue­len cen­trar ca­da vez más en el aná­li­sis de los re­sul­ta­dos a «ti­po de cam­bio cons­tan­te » , co­mo si és­ta no fue­ra una va­ria­ble de ne­go­cio a ges­tio­nar. O co­mo si el di­vi­den­do se pa­ga­se con los re­sul­ta­dos ex ti­po de cam­bio….Y ol­vi­dan­do que, cuan­do se de­ci­dió la in­ver­sión, tu­vo que in­cluir­se el fac­tor cam­bia­rio en la ta­sa de exi­gen­cia, por lo que no va­le aho­ra ex­cluir­lo, sal­vo pa­ra ofre­cer una in­for­ma­ción com­ple­men­ta­ria mar­gi­nal.

Y tam­po­co nos sue­len re­cor­dar que las in­ver­sio­nes rea­li­za­das va­len me­nos con la caí­da de las di­vi­sas. Pa­san así des­aper­ci­bi­das las di­fe­ren­cias de cam­bio que se car­gan con­tra el pa­tri­mo­nio con­so­li­da­do y no con­tra re­sul­ta­dos, fo­co de los ana­lis­tas. Y el col­mo es que, al ser me­nor el de­no­mi­na­dor, se apro­ve­che pa­ra pre­sen­tar una ma­yor ren­ta­bi­li­dad so­bre fon­dos pro­pios ( ROE)...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.