Gue­rra co­mer­cial EE.UU.-Chi­na: ¿por cuán­to tiem­po?

ABC - Empresa - - Ahorro E Inversión - PE­DRO SAS­TRE, ANALISTA DE ES­TRA­TE­GIA DE MER­CA­DOS DE BAN­CA MARCH

sta­dos Uni­dos y Chi­na evi­ta­ban, el pa­sa­do fin de se­ma­na in ex­tre­mis, el ini­cio de la gue­rra co­mer­cial lar­ga­men­te anun­cia­da por el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, Do­nald Trump. Se hi­zo sa­ber que am­bos paí­ses eli­mi­na­ban tem­po­ral­men­te los nue­vos aranceles que se ha­bían im­pues­to re­cí­pro­ca­men­te en 2018, y que só­lo de la par­te es­ta­dou­ni­den­se equi­va­lían a 150.000 mi­llo­nes de dó­la­res. De fon­do sub­ya­ce el ob­je­ti­vo de Trump de re­du­cir en 200.000 mi­llo­nes de dó­la­res el dé­fi­cit co­mer­cial de su país con Chi­na, ci­fra­do en ca­si 340.000 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les.

La fu­ma­ta blan­ca lle­ga­ba en un co­mu­ni­ca­do por el que am­bas par­tes ne­go­cia­rán du­ran­te el ve­rano en pos de un acuer­do. La pre­sión se si­túa en la con­tra­par­te asiá­ti­ca, que pa­re­ce ad­mi­tir es­ta re­la­ción co­mer­cial asi­mé­tri­ca al com­pro­me­ter­se a «in­cre­men­tar de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va» las com­pras de bie­nes y ser­vi­cios es­ta­dou­ni­den­ses en los sec­to­res agrí­co­la y ener­gé­ti­co. La bue­na vo­lun­tad de Chi­na con­ti­nuó en la se­ma­na, des­ta­can­do la re­ba­ja del aran­cel a la im­por­ta­ción de au­to­mó­vi­les has­ta el 15% des­de el 25% ac­tual.

El ma­yor ges­to de EE.UU., por su par­te, se pro­du­jo fue­ra del acuer­do mar­co y por de­seo ex­pre­so de Trump al mos­trar­se fa­vo­ra­ble a que ZTE, fa­bri­can­te chino de equi­pos de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, reanu­de su ac­ti­vi­dad en EE.UU. Con­vie­ne re­cor­dar que so­bre ZTE pe­sa una san­ción de sie­te años pa­ra co­mer­ciar con EE.UU., tras de­cla­rar­se cul­pa­ble por en­viar dis­po­si­ti­vos de fa­bri­ca­ción es­ta­dou­ni­den­se de for­ma ile­gal a Irán y Co­rea del Nor­te.

La de­ci­sión de sal­var a ZTE, sur­gi­da por pe­ti­ción ex­pre­sa del pre-

Esi­den­te chino Xi Jin­ping, se en­mar­ca­ría den­tro del com­ple­jo jue­go de ne­go­cia­cio­nes co­mer­cia­les y po­lí­ti­cas en­tre am­bos paí­ses. En es­te sen­ti­do, con­vie­ne re­cor­dar que Chi­na es el ma­yor alia­do de Co­rea del Nor­te y pie­za cla­ve pa­ra que Trump arran­que el an­sia­do pac­to de des­nu­clea­ri­za­ción del ré­gi­men de Pyong­yang. Y el pa­pel de me­dia­ción de Chi­na co­bra si ca­be una ma­yor re­le­van­cia tras can­ce­lar Trump su en­cuen­tro con Kim Jon­gun, a la es­pe­ra de una me­jor opor­tu­ni­dad.

La con­clu­sión es que, si bien el acuer­do en­tre EE.UU. y Chi­na es po­si­ble, to­do apun­ta a más in­cer­ti­dum­bre co­mer­cial en­tre am­bos paí­ses. Chi­na no se com­pro­me­te por es­cri­to a ci­fra al­gu­na de re­duc­ción del dé­fi­cit y sus pro­me­sas, ig­no­ra­das en el pa­sa­do, de apli­ca­ción de la le­gis­la­ción de pro­pie­dad in­te­lec­tual si­guen sien­do va­gas. No con­si­gue ade­más eli­mi­nar la prohi­bi­ción de en­tra­da en su te­rri­to­rio de cier­tos pro­duc­tos de al­to va­lor tec­no­ló­gi­co, en vi­gor des­de ha­ce dé­ca­das, y la po­si­bi­li­dad de reanu­dar la ac­ti­vi­dad co­mer­cial de ZTE en EE.UU. de­pen­de del De­par­ta­men­to de Co­mer­cio y no de Trump.

En Es­ta­dos Uni­dos, el acuer­do mar­co tam­po­co gus­ta en­tre los hal­co­nes re­pu­bli­ca­nos, de­seo­sos de un cam­bio es­truc­tu­ral en la re­la­ción con Chi­na aun­que cons­cien­tes de que enfrente es­tá el prin­ci­pal te­ne­dor de bo­nos del país y que el ob­je­ti­vo anun­cia­do es am­bi­cio­so -re­duc­ción de 200.000 mi­llo­nes de dó­la­res fren­te a un vo­lu­men to­tal de ex­por­ta­cio­nes des­de EE.UU. a Chi­na de 130.000 mi­llo­nes de dó­la­res el año pa­sa­do. Ya he­mos vis­to cam­biar de pa­re­cer a Trump en di­ver­sos te­mas, y con Chi­na lo vol­ve­rá a ha­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.