Ins­truc­cio­nes pa­ra no vol­ver a es­con­der a las mu­je­res en la fo­to

La Fun­da­ción Más Hu­mano y Eje&Con lan­zan un de­cá­lo­go pa­ra alla­nar el ca­mino el ta­len­to fe­me­nino ha­cia los pues­tos de de­ci­sión

ABC - Empresa - - Gestión Y Talento - ÉRIKA MON­TA­ÑÉS

«De­be­ría ha­ber un lu­gar es­pe­cial en el in­fierno pa­ra las mu­je­res que no ayu­dan a otras mu­je­res». La fra­se, en una épo­ca que ha vis­to emer­ger mo­vi­mien­tos co­mo el # MeToo, no fue pro­nun­cia­da por nin­gún co­lec­ti­vo fe­mi­nis­ta. La uti­li­zó la pri­me­ra se­cre­ta­ria de Es­ta­do de los Es­ta­dos Uni­dos, Ma­de­lei­ne Al­bright, nom­bra­da des­pués em­ba­ja­do­ra de las Na­cio­nes Uni­das, y qui­so in­di­car que la lu­cha por la igual­dad no pue­de te­ner ses­gos ra­di­ca­les. Es­ta se­ma­na, en un sa­lón de la se­de de la pa­tro­nal CEOE aba­rro­ta­do de mu­je­res, re­pro­du­jo sus pa­la­bras Gem­ma Mo­ral, res­pon­sa­ble del sec­tor fi­nan­cie­ro de la con­sul­to­ra Pri­ceWa­ter­hou­seCoo­pers (PwC), quien azu­zó a las en­ti­da­des a no po­ner más tra­bas a las mu­je­res y su ma­ter­ni­dad de las que se han le­van­ta­do his­tó­ri­ca­men­te.

Tam­bién Ana Pla­za, se­cre­ta­ria ge­ne­ral de CEOE, in­di­có que es tras­cen­den­tal que se pro­mo­cio­ne la in­cor­po­ra­ción de las mu­je­res a la al­ta di­rec­ción, má­xi­me con­si­de­ran­do que la ges­tión del va­lor fe­me­nino se­rá un « as­pec­to cla­ve de la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial». «La com­pe­ti­vi­dad pa­sa por apo­ve­char la can­te­ra del me­jor ta­len­to y es­te no tie­ne ses­go de gé­ne­ro», ad­vir­tie­ron des­de la pa­tro­nal de los em­pre­sa­rios.

Que aflo­ren mu­je­res en las cú­pu­las de las em­pre­sas lle­va sien­do la ob­se­sión del pro­gra­ma es­ta­tal Pro­mo­cio­na du­ran­te los úl­ti­mos cin­co años, aun­que la bre­cha sa­la­rial sea to­da­vía enor- me. Pa­ra la se­cre­ta­ria ge­ne­ral del Mi­nis­te­rio de Em­pleo y Se­gu­ri­dad So­cial, Ma­ri­na del Corral, tam­bién pre­sen­te en el ac­to, «la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca de Es­pa­ña ha pa­sa­do por el em­pleo fe­me­nino. Seis de ca­da diez nue­vas em­pren­den­do­ras son mu­je­res y hay 8,5 mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­ras en ac­ti­vo».

Del Corral afir­mó, sin du­dar­lo, que la ma­ter­ni­dad si­gue sien­do «cau­sa de dis­cri­mi­na­ción» y un «hán­di­cap» en las ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les de las mu­je­res en un país que lu­cha por com­ba­tir el de­sier­to de­mo­grá­fi­co. La bre­cha sa­la­rial au­men­ta nue­ve pun­tos cuan­do la mu­jer es ma­dre, aña­dió.

Es­pa­ña ocu­pa el pues­to 24 del mun­do, se­gún el ran­king «The Glo­bal Gen­der Gap Re­port», de 2017, del Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial, en cuan­to a la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va de las mu­je­res, le­jos del pues­to 11 que ocu­pa­ba en 2006.

De­bi­do a es­tas ra­zo­nes, se pre­sen­tó un Có­di­go de Bue­nas Prác­ti­cas, ela­bo­ra­do du­ran­te los úl­ti­mos dos años por la Fun­da­ción Más Hu­mano y Eje&Con ( la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Eje­cu­tiv@s y Con­se­jer@s) y asen­ta­do en diez re­co­men­da­cio­nes, con el que las en­ti­da­des com­pro­me­ti­das dis­pon­drán de unas pau­tas esen­cia­les co­mo he­rra­mien­ta pa­ra agi­li­zar la pro­mo­ción de las mu­je­res y un mé­to­do de eva­lua­ción pa­ra com­pro­bar si se apli­can con uti­li­dad.

1 Apro­ba­rán ca­da dos años una Agen­da de Igual­dad

Las or­ga­ni­za­cio­nes apro­ba­rán ca­da dos años una Agen­da Cor­po­ra­ti­va de Igual­dad que ela­bo­re el Co­mi­té de Di- rec­ción de la em­pre­sa e im­ple­men­te po­lí­ti­cas de igual­dad en su seno. Pa­ra Pa­lo­ma del Val, vi­ce­pre­si­den­ta de la aso­cia­ción EJE&CON, «la ba­ta­lla de los de­re­chos ci­vi­les pa­ra lo­grar la pa­ri­dad es la de la con­ci­lia­ción fa­mi­liar y la re­duc­ción de la bre­cha sa­la­rial». En pa­la­bras del CEO de la em­pre­sa ho­lan­de­sa Wol­ters Klu­wer, Vi­cen­te Sán­chez Ve­las­co, to­da­vía «hay po­cos hom­bres ti­ran­do de es­te pro­ce­so», pe­ro son los «gran­des alia­dos» pa­ra im­plan­tar me­di­das de­fi­ni­ti­vas en las em­pre­sas.

2 Más trans­pa­ren­cia en la igual­dad de gé­ne­ro

Ca­da país lo ha­ce a su ma­ne­ra. La re­pre­sen­tan­te del Go­bierno es­pa­ñol, Ma­ri­na del Corral, anun­ció que el Eje­cu­ti­vo tra­ba­ja pa­ra me­jo­rar la trans­pa­ren­cia sa­la­rial en las em­pre­sas, aun­que sin lle­gar to­da­vía a ini­cia­ti­vas co­mo las adop­ta­das en Ale­ma­nia, que pu­bli­ca los suel­dos de hom­bres y mu­je­res pa­ra eli­mi­nar aque­llo de ocu­par pues­tos de la mis­ma res­pon­sa­bi­li­dad y co­brar dis­tin­to sa­la­rio. Es­ta bre­cha su­pera el 29% en nues­tro país.

3 Se de­sig­na­rá un ór­gano res­pon­sa­ble de igual­dad

La con­cien­cia­ción en la em­pre­sa es esen­cial. En Oran­ge, por ejer­plo, de ocho miem­bros que for­man la cú­pu­la, so­lo hay una fé­mi­na, tal y co­mo co­men­tó su di­rec­to­ra de Ges­tión del Ta­len­to, Car­mi­na Gui­tard, pe­ro es la que di­ri­ge a 1.000 de los 4.000 em­plea­dos de la en­ti­dad. «Y se en­car­ga de las tres áreas más téc­ni­cas e im­por­tan­tes de la em­pre­sa», acla­ró. «Hay que acom­pa­ñar a

FLE­XI­BI­LI­DAD DE HO­RA­RIOS Con una me­di­da sen­ci­lla co­mo dar 8 ho­ras de te­le­tra­ba­jo, se con­si­gue mi­ni­mi­zar las re­duc­cio­nes de jor­na­da

las mu­je­res que ocu­pan pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad, tam­bién, e ins­pi­rar, co­mo mu­je­res, a otras mu­je­res», apos­ti­lló.

4 Las po­lí­ti­cas de igual­dad de­ben ser am­plia­men­te di­fun­di­das en la en­ti­dad

Co­men­zó la se­ma­na Ana Bo­tín, pre­si­den­ta del Ban­co San­tan­der, di­cien­do en una en­tre­vis­ta con­ce­di­da a la Ca­de­na SER que ha­ce diez años no era fe­mi­nis­ta, pe­ro aho­ra sí lo es, y que hay que apro­ve­char más el ta­len­to fe­me­nino en el seno de las em­pre­sas. Tam­bién en la su­ya. Otra de las tres mu­je­res que se sien­tan en el Con­se­jo de Di­rec­ción de de la en­ti­dad fi­nan­cie­ra (con 22 hom­bres), Mó­ni­ca López-Mo­nís, dio bue­na mues­tra de esa po­lí­ti­ca in­ter­na en la que es­tá em­bar­ca­do el Ban­co San­tan­der. «Las mu­je­res no so­le­mos au­to­pro­mo­cio­nar­nos –di­jo y asin­tie­ron otras de las asis­ten­tes–, pe­ro no hay que es­pe­rar a que te lla­men». Y ex­pli­có có­mo, en el ban­co, se ha fi­ja­do un ob­je­ti­vo a los di­rec­ti­vos li­ga­do a la di­ver­si­dad de gé­ne­ro que fo­men­ten en sus equi­pos y en me­di­das de igual­dad, pa­ra mi­ti­gar la bre­cha sa­la­rial.

5 Pro­yec­tar sus prin­ci­pios ha­cia la so­cie­dad

La di­rec­to­ra de Ta­len­to, Cul­tu­ra y Co­mu­ni­ca­ción In­ter­na de Rep­sol re­la­tó su ex­pe­rien­cia al vi­si­tar a miem­bros de su com­pa­ñía fue­ra de Es­pa­ña. En Ar­ge­lia, por ejem­plo, una tra­ba­ja­do­ra de la com­pa­ñía ener­gé­ti­ca ex­pa­tria­da se sen­tía juz­ga­da al ele­gir pa­sar 28 días se­gui­dos tra­ba­jan­do en el de­sier­to y lue­go vol­ver otros 28 al ho­gar. «No se de­be juz­gar ni ses­gar, ca­da uno en su fa­mi­lia de­ci­de lo que le con­vie­ne » , apun­tó Isa­bel Fernández Al­ba, al tiem­po que lo con­tras­tó con otro ca­so en No­rue­ga. En el país nór­di­co un pa­dre eli­gió aco­ger­se al pe­rio­do de ba­ja pa­ter­nal que pue­den re­par­tir­se con la es­po­sa. «Al vol­ver de la ba­ja, fue pro­mo- cio­na­do en su tra­ba­jo por­que vie­ron que era una per­so­na de fiar», se con­gra­tu­ló Fernández Al­ba.

6 Se po­si­bi­li­ta­rá el desa­rro­llo pro­fe­sio­nal y el ta­len­to sin gé­ne­ro

En la em­pre­sa ho­lan­de­sa Wol­ters Klu­wer, cu­yo con­se­jo de di­rec­ción es­tá in­te­gra­do por un hom­bre y cua­tro mu­je­res (in­clui­da la pre­si­den­ta), ven «una ri­di­cu­lez» la im­plan­ta­ción del cu­rrícu­lo anó­ni­mo, que son aque­llos que no tie­nen fo­to del can­di­da­to, por­que se de­be con­tra­tar «mi­ran­do el ta­len­to y el mé­ri­to per­so­nal». «So­mos una em­pre­sa muy afor­tu­na­da –pro­si­guió Sán­chez Ve­las­co an­te un au­di­to­rio muy fa­vo­ra­ble–; he­mos di­se­ña­do un sis­te­ma de te­le­tra­ba­jo y he­mos apli­ca­do una po­lí­ti­ca de lu­ces apa­ga­das muy útil. Se fa­ci­li­ta el tra­ba­jo».

7 Ob­je­ti­vos pa­ra la igual­dad de opor­tu­ni­da­des

«El avan­ce va de es­to: de apro­ve­char el ta­len­to de to­dos», afir­mó con ro­tun­di­dad Isa­bel Fernández Al­ba, di­rec­ti­va de Rep­sol. «Pe­ro hay que creér­se­lo», aren­gó: no ha­brá pro­gre­so sin la co­mu­nión de hom­bres y mu­je­res, fue­ra y den­tro de las com­pa­ñías. 8 Men­to­ri­za­ción pa­ra las em­plea­das con po­ten­cial Ana Fernández, so­cia de la auditoría KMPG, ob­ser­vó que los mo­ti­vos por los que una em­plea­da se des­mo­ti­va han va­ria­do mu­cho. Las for­ma­ción de las mu­je­res y de los hom­bres es muy im­por­tan­te pa­ra un cam­bio de men­ta­li­dad, re­cal­có ella y otras di­rec­ti­vas pre­sen­tes. «Las mu­je­res aho­ra tie­nen mu­cha más am­bi­ción, pe­ro se des­mo­ti­van por la fal­ta de un re­fe­ren­te cla­ro o tra­ba­jan­do ba­jo un li­de­raz­go » ne­fas­to, de­ta­lló. En­tre los jó­ve­nes las ra­zo­nes de la de­silu­sión den­tro de una com­pa­ñía tam­bién han va­ria­do no­ta­ble­men­te, agre­gó Fernández.

9 « Coa­ching» y cam­bio de men­ta­li­dad

« Mu­chas mu­je­res tie­nen to­da­vía el com­ple­jo de “aban­dono” de sus hi­jos si de­ci­den pro­mo­cio­nar en una em­pre­sa. Se de­ben con­cien­ciar de que se pue­de es­ca­lar en el tra­ba­jo y pros­pe­rar en el ám­bi­to fa­mi­liar, de que se pue­de ha­cer las dos co­sas», in­ci­dió Isa­bel Alonso, coau­to­ra del Có­di­go de Bue­nas Prác­ti­cas y vi­ce­pre­si­den­ta de EJE&CON. Por su par­te, la di­rec­ti­va de Ban­co San­tan­der ha­bló de que la «ple­ni­tud» es­tá en unir la fa­ce­ta per­so­nal y pro­fe­sio­nal, sin re­nun­ciar a nin­gu­na, ya que «am­bas mar­can lo que so­mos y lo que apor­ta­mos a la so­cie­dad», des­li­zó co­mo men­sa­je ta­jan­te. 10 Fle­xi­bi­li­dad de ho­ra­rio y con­ci­lia­ción. No es una des­ven­ta­ja la ma­ter­ni­dad Oran­ge ha re­du­ci­do las pe­ti­cio­nes de re­duc­ción de jor­na­da con una me­di­da sen­ci­lla: dan­do ocho ho­ras de te­le­tra­ba­jo a la se­ma­na, ca­da uno se lo re­par­te co­mo quie­re, ocho ho­ras un día o dos ho­ras ca­da tar­de. Las ma­dres «re­co­gen a sus hi­jos con las dos ho­ras y lue­go cum­plen en su ca­sa con el tra­ba­jo». Y, aña­dió, pa­ra son­ro­jo de otras em­pre­sas que abo­mi­nan de es­tas fór­mu­las, « si la gen­te es­tá com­pro­me­ti­da, va a ha­cer igual su la­bor. Hay que fa­ci­li­tar­le el tra­ba­jo a la gen­te y con­fiar en ella».

Pa­ra agui­jo­near esa idea, la pre­si­den­ta de la Fun­da­ción Más Hu­mano, ani­mó a que «la vi­da de las per­so­nas den­tro de las em­pre­sas ten­ga sen­ti­do». En pa­la­bras de Ma­ría Sán­chez-Ar­jo­na, es im­po­si­ble hu­ma­ni­zar los eco­sis­te­mas la­bo­ra­les sin con­tar con la mu­jer, que «es ne­ce­sa­ria y apor­ta un va­lor di­fe­ren­cial a las or­ga­ni­za­cio­nes». Es­tas de­ben, aho­ra, co­ger el tes­ti­go.

En el ac­to se hi­zo en­tre­ga del Cer­ti­fi­ca­do de Ad­he­sión a las em­pre­sas com­pro­me­ti­das con la pro­mo­ción fe­me­ni­na: AON, AXA, San­tan­der, Gru­po As­cent, IBM, Lí­nea Di­rec­ta, Mi­cro­soft, Mutua Ma­dri­le­ña, Rep­sol, RTVE, So­de­xo, Sa­gar­doy Abo­ga­dos, Sa­reb, SGS y Wol­ters Klu­wer ABC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.