La ca­sa co­mún no se cons­tru­ye por el te­ja­do

ABC - Empresa - - Sumario -

«Más unión eco­nó­mi­ca no tie­ne sen­ti­do sin ahon­dar en el ri­gor fis­cal»

Es tiem­po de re­cons­truc­ción. Aho­ra que la hu­ma­re­da pa­re­ce al fin di­si­par­se en­tre los es­com­bros del de­rrum­bre, Eu­ro­pa de­be re­fle­xio­nar (y ac­tuar) so­bre la ar­qui­tec­tu­ra que per­mi­ta edi­fi­car una es­truc­tu­ra más só­li­da que la que, co­mo im­pro­vi­sa­da ca­si­ta de pa­pel, fue arra­sa­da por el so­pli­do hu­ra­ca­na­do de 2008. Con esos mo­vi­mien­tos tan ca­rac­te­rís­ti­cos de un des­coor­di­na­do di­no­sau­rio ar­trí­ti­co, re­sul­ta evi­den­te que la res­pues­ta del Vie­jo Con­ti­nen­te a la gran cri­sis no es­tu­vo de­fi­ni­da por los re­fle­jos y la fle­xi­bi­li­dad. Cuan­do otros ac­to­res ya vol­vían, Eu­ro­pa aún tra­ta­ba de ave­ri­guar por dón­de ve­nían los gol­pes. Las he­ri­das aún es­cue­cen tan­to que na­die sen­sa­to de­be­ría plan­tear­se la po­si­bi­li­dad de vol­ver a tro­pe­zar con la mis­ma pie­dra sin unas ro­di­lle­ras mu­cho más re­for­za­das.

El con­tex­to no in­vi­ta ade­más a aban­do­nar­se en la re­tó­ri­ca y en los vie­jos há­bi­tos de la pro­cas­ti­na­ción. El al­da­bo­na­zo del Bre­xit o ese ines­ta­ble ama­si­jo po­lí­ti­co que ha au­pa­do al po­der en Ita­lia a un ig­no­to profesor uni­ver­si­ta­rio de du­do­so cu­rrícu­lo con­fir­man que la tos­ta­da del po­pu­lis­mo aca­ba por caer del la­do de la man­te­qui­lla tar­de o tem­prano. La dis­par re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca tám­bién co­mien­za a dar se­ña­les de es­tan­ca­mien­to. Na­da de­ma­sia­do alar­man­te aún, pe­ro tam­po­co alen­ta­dor. Ur­ge ac­tuar, pe­ro más allá del rui­do con el que Mer­kel y Ma­cron anun­cia­ron su Gran Coa­li­ción pa­ra la re­fun­da­ción, no se apre­cian mu­chas nue­ces a las que echar el dien­te. Mien­tras la reali­dad mu­ta ver­ti­gin­sa, Eu­ro­pa se des­pe­re­za a su rit­mo.

Lo cier­to es que do­tar al eu­ro de nue­va mu­ni­ción de­fen­si­va tam­po­co es una ta­rea sen­ci­lla. La re­pe­ti­da es­tra­te­gia de « más Eu­ro­pa » pue­de fun­cio­nar co­mo con­sig­na, pe­ro apli­car esa má­xi­ma a dis­crec­ción tam­bién pue­de lle­var al «pleo­nas­mo nor­ma­ti­vo»: un ex­ce­so re­gu­la­to­rio y bu­ro­crá­ti­co que aca­ba­ría no­quean­do la com­pe­ti­vi­dad. Pe­ro hay me­ca­nis­mos en los que, con to­dos sus detalles lle­nos de mil dia­blos, pa­re­ce con­ve­nien­te avan­zar sin de­mo­ra. Por ejem­plo, im­pul­sar una Unión ban­ca­ria que re­suel­va la frag­men­ta­ción fi­nan­cie­ra se­ría cla­ve pa­ra as­pi­rar a un ge­nuino mer­ca­do de ca­pi­ta­les co­mún. Y pa­ra fre­nar el con­ta­gio en­tre deu­da so­be­ra­na y ries­go ban­ca­rio que de­fi­nió y am­pli­fi­có la pa­sa­da cri­sis. El Me­ca­nis­mo Úni­co de Re­so­lu­ción y el Fon­do Eu­ro­peo de Res­ca­te fue­ron un pun­to de par­ti­da, pe­ro Ale­ma­nia es re­ti­cen­te a ir más allá. Y ar­gu­men­tos no le fal­tan. Pro­fun­di­zar en la unión eco­nó­mi­ca o plan­tear­se los eu­ro­bo­nos sin lo­grar un com­pro­mi­so real en el con­trol del dé­fi­cit pú­bli­co es cons­truir la ca­sa por el te­ja­do. Aun­que, des­de lue­go, se­guir con­tem­plan­do ab­sor­tos el so­lar va­cío tam­po­co es un gran plan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.