Una gue­rra sin ven­ce­dor po­si­ble

ABC - Empresa - - Sumario -

Du­ran­te un tiem­po se tu­vo por un he­cho in­con­tro­ver­ti­ble que Do­nald Trump era hom­bre más de pa­la­bre­ría que de pa­la­bra, per­tre­cha­do con un va­ria­do sur­ti­do de con­sig­nas lan­za­das a vue­la­plu­ma y mu­chos pá­ja­ros (de Twit­ter) en la ca­be­za, pe­ro sin ideas con­sis­ten­tes pro­pia­men­te di­chas ni con­vic­cio­nes de­ma­sia­do pro­fun­das. Se en­ten­día que la reali­dad, por de­fi­ni­ción to­zu­da, se im­pon­dría, aun­que fue­ra en el úl­ti­mo mi­nu­to de la pró­rro­ga, a la irres­pon­sa­bi­li­dad, pe­ro Trump ha de­mos­tra­do que su in­con­sis­ten­cia es bas­tan­te só­li­da y ha co­men­za­do a lle­var has­ta sus úl­ti­mas con­se­cuen­cias, con el con­ven­ci­mien­to arro­gan­te pro­pio de una es­tre­lla del trap o de un te­le­pre­di­ca­dor ilu­mi­na­do, el le­ma del «Ame­ri­can First» (y ya se ve­rá des­pués). Sin ol­vi­dar que ya ha pro­ta­go­ni­za­do otras sa­li­das de ties­to con sus su­pues­tos alia­dos, co­mo la mar­cha atrás en el Acuer­do con­tra el Cam­bio Cli­má­ti­co de Pa­rís y el pac­to nu­clear con Irán.

La ma­te­ria­li­za­ción de sus ame­na­zas de im­po­ner aran­ce­les al ace­ro (25%) y al alu­mi­nio (10%) de la UE, Mé­xi­co y Ca­na­dá pue­de te­ner un efec­to de­vas­ta­dor. No por el im­pac­to eco­nó­mi­co de la medida en sí, sino por lo que tie­ne de sín­to­ma y ger­men de nue­vos mo­vi­mien­tos pro­tec­cio­nis­tas de con­tra­ata­que y au­to­de­fen­sa. Aho­ra que las ba­rre­ras al sen­ti­do co­mún pa­re­cen más fir­me­men­te ins­ta­la­das que nun­ca, el te­mor a una gue­rra co­mer­cial a gran es­ca­la ya no se pue­de con­si­de­rar una po­si­bi­li­dad re­mo­ta in­vo­ca­da por un pu­ña­do de alar­mis­tas. De he­cho, la UE ya ha anun­cia­do la fi­ja­ción de aran­ce­les del 10 al 50% a pro­duc­tos em­ble­má­ti­cos ame­ri­ca­nos co­mo el maíz dul­ce o el ta­ba­co por un va­lor ini­cial de 2.800 millones y que, en un fa­se pos­te­rior, su­ma­rá otros 3.600.

La in­dus­tria es­pa­ño­la del ace­ro y del alu­mi­nio su­fri­rán sin du­da con el co­mien­zo de las hos­ti­li­da­des. El ór­da­go arancelario de Trump pue­de aca­rrear una dis­tor­sión del mer­ca­do que se tra­du­ci­ría en una ava­lan­cha de pro­duc­tos de ter­ce­ros paí­ses y en una caí­da de los pre­cios que da­ña­ría la ca­pa­ci­dad de in­ver­sión y la com­pe­ti­ti­vi­dad. Pe­ro el gran te­mor de fu­tu­ro es que es­ta pri­me­ra re­frie­ga sea so­lo el pró­lo­go de una gran gue­rra co­mer­cial en la que no ca­ben ven­ce­do­res. En es­te es­ce­na­rio de cer­co al li­bre co­mer­cio, la eco­no­mía es­pa­ño­la, que se afe­rró a la ac­ti­vi­dad ex­por­ta­do­ra co­mo su gran asi­de­ro du­ran­te la cri­sis, su­fri­ría un no­ta­ble im­pac­to. Los pri­me­ros sín­to­mas de en­fria­mien­to en la ac­ti­vi­dad co­mer­cial ya pa­re­cen apre­ciar­se en las es­ta­dís­ti­cas. Y si el es­ce­na­rio em­peo­ra, el ara­ña­zo al PIB y al em­pleo se­rán inevi­ta­bles. So­lo Trump tie­ne la lla­ve pa­ra ce­rrar la ca­ja de Pan­do­ra. De mo­men­to, pa­re­ce em­pe­ña­do en ha­cer­la as­ti­llas.

«Trump ha de­mos­tra­do que su in­con­sis­ten­cia es muy só­li­da»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.