Σ Len­dix ca­na­li­za cré­di­tos de in­ver­so­res par­ti­cu­la­res a py­mes sin exi­gir ga­ran­tías

ABC - Empresa - - Empresa Empresas Y Sectores - DA­NIEL CA­BA­LLE­RO

Tres años en el mer­ca­do son su­fi­cien­tes pa­ra di­lu­ci­dar si un mo­de­lo de ne­go­cio ten­drá éxi­to. Es el ca­so de Len­dix, so­cie­dad de­di­ca­da a los prés­ta­mos par­ti­cu­la­res e ins­ti­tu­cio­na­les a em­pre­sas. Di­cho de otra for­ma: crowd­len­ding. Es­te sis­te­ma con­sis­te en que in­ver­so­res aje­nos al sec­tor ban­ca­rio fi­nan­cian proyectos em­pre­sa­ria­les de py­mes que tie­nen ma­yo­res di­fi­cul­ta­des pa­ra lo­grar que las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras se ras­quen el bol­si­llo. De ahí na­ció Len­dix, de la ne­ce­si­dad de fi­nan­ciar a em­pre­sas de has­ta 2.000 em­plea­dos con un fac­tu­ra­ción su­pe­rior a los 250.000 eu­ros anua­les.

Con pre­sen­cia en Fran­cia, Ita­lia y Es­pa­ña, es­ta com­pa­ñía, que ma­te­ria­li­zó su pri­mer prés­ta­mo en el año 2015, as­pi­ra a con­fi­gu­rar una nueva cul­tu­ra de fi­nan­cia­ción. Lo de­mues­tra la ron­da de 32 millones de eu­ros que aca­ban de ce­rrar pa­ra con­su­mar su ex­pan­sión a Ale­ma­nia y Paí­ses Ba­jos.

Sin em­bar­go, siempre hay un «pe­ro». Mien­tras la ban­ca ofre­ce fi­nan­cia­ción exi­gien­do ga­ran­tías de re­em­bol­so, en Len­dix no so­li­ci­tan avales pa­ra ase­gu­rar la de­vo­lu­ción del cré­di­to otor­ga­do por par­ti­cu­la­res y tam­bién ins­ti­tu­cio­nes co­mo Grou­pa­ma o el Ban­co Eu­ro­peo de In­ver­sión. «Es una ac­ti­vi­dad con ries­go y por eso re­co­men­da­mos a los in­ver­so­res di­ver­si­fi­car. Es­to vie­ne de un mun­do di­fe­ren­te pe­ro al mis­mo tiem­po hay que te­ner en cuen­ta que lo que ha­ce­mos es ge­ne­rar con­fian­za», ex­pli­ca Gré­goi­re de Les­ta­pis, con­se­je­ro de­le­ga­do de Len­dix Es­pa­ña.

Ba­san su mo­de­lo en la con­fian­za de que las em­pre­sas fi­nan­cia­das po­drán de­vol­ver el di­ne­ro pres­ta­do. Y, de mo­men­to, la teo­ría se es­tá cum­plien­do tam­bién en la prác­ti­ca. De Les­ta­pis se­ña­la que «la ta­sa de mo­ro­si­dad es del 1,3%», lo que evi­den­cia que «se sien­ten a gus­to con nues­tro tra­ba­jo. Hay ries­go, pe­ro tie­ne un va­lor: los par­ti­cu­la­res es­tán en con­trol de sus aho­rros. Es un mo­vi­mien­to pro­fun­do de ha­cer las co­sas de ma­ne­ra di­fe­ren­te».

Len­dix lle­gó a Es­pa­ña en 2017 con la an­sie­dad de no sa­ber si el crowd­len­ding ten­dría éxi­to ya que su pre­sen­cia, hoy día, si­gue sien­do re­si­dual. Aun así, su ex­pe­rien­cia ha si­do po­si­ti­va en ese pri­mer año: 10 millones de eu­ros pres­ta­dos a 25 em­pre­sas, ci­fras que prác­ti­ca­men­te han si­do su­pe­ra­das ya en el pri­mer tri­mes­tre de es­te año. Has­ta mar­zo, las ope­ra­cio­nes de es­ta em­pre­sa han cre­ci­do un 500% in­ter­anual al ha­ber ca­na­li­za­do 8,3 millones ha­cia nue­ve so­cie­da­des, mien­tras que en el pri­mer tri­mes­tre del año an­te­rior ape­nas hu­bo proyectos por va­lor de 1,7 millones. Su ob­je­ti­vo aho- ra es al­can­zar los 30 millones de eu­ros en fi­nan­cia­ción a py­mes en es­te ejer­ci­cio. Un ob­je­ti­vo am­bi­cio­so en con­so­nan­cia con el cre­ci­mien­to glo­bal de la com­pa­ñía. Has­ta aho­ra, en­tre to­das sus di­vi­sio­nes en paí­ses de la Unión Eu­ro­pea, la fi­nan­cia­ción a em­pre­sas se acer­ca a los 200 millones, de los cua­les un 25% ya han si­do re­cu­pe­ra­dos por los in­ver­so­res par­ti­cu­la­res e ins­ti­tu­cio­na­les.

Com­pe­ten­cia

De Les­ta­pis, pe­se a com­pe­tir con los ban­cos, no ve en ellos un enemi­go. Se­rá por sus 30 años de ex­pe­rien­cia en ellos, ha­bien­do lle­ga­do a ser di­rec­tor ge­ne­ral de BB­VA en Fran­cia. Co­no­ce las bon­da­des y de­fec­tos de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, los en­tre­si­jos de los ban­que­ros, por­que él mis­mo se de­di­có bue­na par­te de su vi­da a otor­gar cré­di­tos y a de­ne­gar­los por fal­ta de ga­ran­tías. Aho­ra tra­ba­ja pa­ra la com­pe­ten­cia, y es cons­cien­te de que pla­ta­for­mas co­mo Len­dix ja­más su­pon­drán un pro­ble­ma pa­ra los ban­cos. «Se­ría ab­sur­do pen­sar que el crowd­len­ding va a sus­ti­tuir a la ban­ca», se­ña­la el CEO, al tiem­po que tiende la mano a las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras: «Nos po­de­mos ayu­dar unos a otros». Pe­se a ello, des­ta­ca su am­bi­ción, pre­gun­ta­do por si su mo­de­lo es un ries­go pa­ra la eco­no­mía: «Oja­lá un día po­da­mos ser una fuen­te de des­equi­li­brio ma­cro­eco­nó­mi­co pe­ro es­ta­mos muy le­jos de eso».

Su ob­je­ti­vo es al­can­zar los 30 millones en prés­ta­mos en 2018

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.