Σ Las em­pre­sas es­pa­ño­las aún in­vier­ten la mi­tad que las eu­ro­peas en I+D+i

ABC - Empresa - - Coyuntura - M. J. PÉ­REZ- BAR­CO

Es­pa­ña es­tá de­jan­do pa­sar de lar­go el tren de la in­ver­sión en I+ D+ i. No en vano, la Co­mi­sión Eu­ro­pea ha da­do un ti­rón de ore­jas re­cien­te­men­te a nues­tro país por su ba­jo ni­vel de in­no­va­ción. En el ran­king, ocu­pa­mos la po­si­ción 17 de 28, a la al­tu­ra de Le­to­nia, Hun­gría, Gre­cia, Es­lo­va­quia, Chi­pre, Mal­ta, Li­tua­nia, Es­to­nia... eco­no­mías con mu­cho me­nos pe­so que no­so­tros. De se­guir así, di­fí­cil­men­te lle­ga­re­mos al ob­je­ti­vo mar­ca­do pa­ra to­dos: la UE quie­re que de aquí a 2020 los Es­ta­dos des­ti­nen un 3% de su PIB a la I+D (1% de fi­nan­cia­ción pú­bli­ca y 2% de in­ver­sión de pri­va­da).

En nues­tro ca­so, Es­pa­ña so­lo lle­gó al 1,19% en 2016, la ci­fra más ba­ja en una dé­ca­da, se­gún el úl­ti­mo informe de la Fun­da­ción Co­tec. Y eso que el sec­tor pri­va­do au­men­tó su ac­ti­vi­dad un 3%, mien­tras que el pú­bli­co lo re­du­jo un 2%. El do­cu­men­to se­ña­la que las em­pre­sas es­pa­ño­las con más de 250 tra­ba­ja­do­res des­ti­nan en I+D+i la mi­tad de re­cur­sos que las eu­ro­peas y has­ta cua­tro ve­ces me­nos que las ale­ma­nas, la lo­co­mo­to­ra eu­ro­pea.

A es­tas al­tu­ras de la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca y di­gi­tal que vi­vi­mos, dar la es­pal­da al I+D+i es arrui­nar el fu­tu­ro. Son mu­chos los que pien­san así. Y en Es­pa­ña hay gran­des obs­tácu­los que fre­nan esa in­no­va­ción. Fal­ta fi­nan­cia­ción, ma­yor co­la­bo­ra­ción en­tre el sec­tor pú­bli­co y pri­va­do y fon­dos de ries­go que apues­ten por las star­tup y py­mes. Hay que me­jo­rar la fis­ca­li­za­ción, aca­bar con la bre­cha de gé­ne­ro que exis­te en las ca­rre­ras STEM (Cien­cia, Tec­no­lo­gía, In­ge­nie­ría y Ma­te­má­ti­cas), ha­cer des­pe­gar la trans­fe­ren­cia de co­no­ci­mien­to tec­no­ló­gi­co y cien­tí­fi­co de la uni­ver­si­dad a la em­pre­sa, crear eco­sis­te­mas fa­vo­ra­bles que im­pul­sen a los em­pren­de­do­res... Es­tas y otras me­di­das e ini­cia­ti­vas se pu­sie­ron so­bre la me­sa en el II En­cuen­tro Em­pre­sa­rial His­pano-Ale­mán que se ce­le­bró es­ta se­ma­na en Ma­drid, or­ga­ni­za­do por la Cá­ma­ra de Co­mer­cio Ale­ma­na y la Em­ba­ja­da de Ale­ma­nia en Es­pa­ña.

El even­to reunió a más de 250 re­pre­sen­tan­tes del pa­no­ra­ma in­ves­ti­ga­dor y em­pre­sa­rial de Es­pa­ña y Ale­ma­nia. Ha­bía fir­mas co­mo Thys­se­nK­rupp, Bosch, Sie­mens, Merck o T-Sys­tems; miem­bros del Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas (CSIC), del Cen­tro pa­ra el Desa­rro­llo Tec­no­ló­gi­cos In­dus­trial (CDTI), y con­se­je­ros de- le­ga­dos, fun­da­do­res de star­tup, in­ves­ti­ga­do­res, cien­tí­fi­cos...

En el de­ba­te «In­no­va­ción abier­ta» di­ver­sas com­pa­ñías de di­fe­ren­tes ta­ma­ños y sec­to­res muy dis­pa­res ex­pu­sie­ron sus ex­pe­rien­cias a la ho­ra de in­no­var. Por ejem­plo, In­dra, una com­pa­ñía es­pa­ño­la que se en­cuen­tra en­tre las diez tec­no­ló­gi­cas eu­ro­peas que más in­vier­te en I+D+i, tie­nen cla­ro que hoy día «nin­gu­na em­pre­sa pue­de ge­ne­rar la in­no­va­ción al rit­mo que el mer­ca­do ne­ce­si­ta», co­mo re­co­no­ció su di­rec­tor de Es­tra­te­gia, In­no­va­ción y Ga­bi­ne­te, Ma­nuel Au­sa­ve­rri. Por eso, de­bi­do a «la ve­lo­ci­dad de los cam­bios tec­no­ló­gi­cos y te­ner gran­des com­pe­ti­do­res ha­ce que no po­da­mos es­tar tres años desa­rro­llan­do un pro­yec­to. Hay que lle­gar al mun­do tec­no­ló­gi­co más rá­pi­do, ser más ági­les, fle­xi­bles y es­tar muy abier­tos, cues­tio­nan­do cons­tan­te­men­te los mo­de­los in­ter­nos», in­sis­tió. Pa­ra ello, «te­ne­mos que desa­rro­llar es­truc­tu­ras más lí­qui­das y flui­das en las gran em­pre­sa que rom­pan la for­ma tra­di­cio­nal en la que se re­la­cio­nan em­pre­sa­rio y em­plea­do. Hay que ten­der a una plu­ra­li­dad lí­qui­da de ro­les», ex­pli­có.

No obs­tan­te, tam­bién se pue­den com­par­tir si­ner­gías en­tre gran­des y pe­que­ños pa­ra in­no­var y to­dos jun­tos ha­cer fren­te al ace­la­ra­do rit­mo de los cam­bios mer­ca­do, co­mo de­fen­dió Ma­ría Ló­pez, CEO de Bit­brain, una spin off na­ci­da de la Uni­ver­si­dad de Za­ra­go­za, pre­sen­te en 35 paí­ses y que ha desa­rro­lla­do pro­duc­tos tan dis­rup­to­res co­mo una si­lla de rue­das y un bra­zo ro­bó­ti­co con­tro­la­do por la men­te. «No hay tiem­po pa­ra apren­der to­do lo que se nos viene en­ci­ma. Por eso co­la­bo­rar las gran­des cor­po­ra­cio­nes y las star­tup es el fu­tu­ro». Y en es­to los más pe­que­ños pre­sen­tan mu­chas ven­ta­jas pa­ra los gran­des. «So­mos más ági­les —afir­mó Ló­pez—, po­see­mos mu­cha pa­sión con lo cual la gran em­pre­sa ten­drá em­plea­dos motivados pa­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.