Su­frir caí­das o per­der po­der ad­qui­si­ti­vo, la con­de­na del aho­rra­dor con­ser­va­dor

Los aho­rra­do­res más cau­tos, los de ma­yor aver­sión al ries­go, aguan­tan una pri­me­ra mi­tad de año de fuer­tes caí­das El pro­ble­ma: que no tie­nen a dón­de huir. An­te la inevi­ta­bi­li­dad de una co­rrec­ción en la deu­da, pre­gun­ta­mos por una ho­ja de ru­ta al­ter­na­ti­va

ABC - Empresa - - Remitido - RE­GI­NA R. WEBB

In­clu­so an­tes de que las ren­ta­bi­li­da­des de los bo­nos de go­bierno eu­ro­peos en­tra­sen en te­rreno negativo, los ex­per­tos lla­ma­ban a la cau­te­la con la ren­ta fi­ja. Y sin em­bar­go año tras año el in­ver­sor cau­to ha si­do pre­mia­do con la re­va­lo­ri­za­ción de su car­te­ra sin la ne­ce­si­dad de asu­mir ries­go. Has­ta aho­ra. El amar­go des­per­tar del in­ver­sor en ren­ta fi­ja ha lle­ga­do al fin en 2018. «Ha si­do co­mo el cuen­to del pas­tor que gri­ta lobo», co­men­ta Leo­nar­do Fer­nán­dez, di­rec­tor del ca­nal in­ter­me­dia­rio de Schro­ders: las aler­tas de los ex­per­tos han per­di­do fuer­za en el mo­men­to que más ra­zón te­nían. Los más cau­tos se plan­tan en el ecua­dor del año con una car­te­ra de fon­dos aho­ga­da en los nú­me­ros ro­jos. ¿Qué al­ter­na­ti­vas tie­ne?

Lo pri­me­ro a en­ten­der es có­mo ha lle­ga­do el in­ver­sor con­ser­va­dor a es­te pun­to. Jo­sé Ma­ría Lu­na, di­rec­tor de aná­li­sis y es­tra­te­gia de Pro­fim, Gru­po Ar­quia Ban­ca, re­co­no­ce que si el es­ce­na­rio ya de por sí es com­pli­ca­do, pa­ra el más cau­to se con­vier­te en una la­bor de titanes. Por un la­do, por­que los ti­pos de in­te­rés se han re­ba­ja­do al ce­ro, y es­to lle­va a que los de­pó­si­tos ren­tan ce­ro o muy pró­xi­mo a ello. «Es­to de­ses­pe­ra al aho­rra­dor que ve có­mo su ban­co, más que pa­gar­le por su pa­tri­mo­nio, le quie­re co­brar por ello», apun­ta Lu­na. Y por otro la­do –y es­to es el gran cam­bio de 2018– es que la ren­ta fi­ja es­tá de­mos­tran­do ser de to­do me­nos fi­ja. «En los tra­mos más lar­gos ya se pa­ga por pres­tar di­ne­ro a un Es­ta­do o em­pre­sa, al­go im­pen­sa­ble ha­ce años», se­ña­la Fer­nán- dez. Pe­ro es que ir­se ha­cia otros mer­ca­dos que a prio­ri pa­re­cen más atrac­ti­vos, co­mo EE.UU., tam­po­co es so­lu­ción ya que la co­ber­tu­ra de la di­vi­sa se co­me la ren­ta­bi­li­dad y un po­co más. Es cier­to que en Eu­ro­pa si­gue el pa­ra­guas del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, pe­ro lue­go la po­lí­ti­ca ha­ce ac­to de pre­sen­cia ines- pe­ra­do y las pri­mas suben. O, co­mo lo resumen des­de Pro­fim: «Don­de la ren­ta­bi­li­dad no es 0 hay ries­go».

Pa­gan­do por 2017

A es­to se ha su­ma­do ade­más una épo­ca de vo­la­ti­li­dad anor­mal­men­te ba­ja, co­mo des­ta­ca Vic­to­ria To­rre, res­pon- sa­ble de con­te­ni­dos, pro­duc­tos y ser­vi­cios de Self Bank, lo que pue­de ha­ber in­du­ci­do a en­ga­ño a al­gu­nos in­ver­so­res en re­la­ción al ti­po de ac­ti­vo y al ni­vel de ries­go. Eu­ge­ne Phi­la­lit­his, ges­tor del FF Glo­bal Mul­ti As­set In­co­me Fund de Fi­de­lity, coin­ci­de: « 2017 fue un gran año pa­ra prác­ti­ca­men­te cual-

quier cla­se de ac­ti­vos; aho­ra to­ca pa­gar por ese ex­ce­so de ren­ta­bi­li­dad». La vo­la­ti­li­dad en la ren­ta fi­ja ha re­du­ci­do el pre­cio de los bo­nos, pe­ro si es­tos se man­tie­nen a ven­ci­mien­to el in­ver­sor man­ten­drá el cu­pón fi­ja­do. Pe­ro co­mo bien re­cuer­da el ex­per­to de Fi­de­lity, no es­tá cla­ro que com­pen­se con lo que es­tá au­men­tan­do la in­fla­ción.

Con es­te te­lón de fon­do, los aho­rra­do­res han ago­ta­do su prin­ci­pal fuen­te de ren­ta­bi­li­dad. O, co­mo lo ex­pli­ca sen­ci­lla­men­te Die­go Gon­zá­lez, so­cio di­rec­tor de Bull4all Ad­vi­sors, «los bo­nos es­tán muy ca­ros». ¿Qué sig­ni­fi­ca? Pues que de­bi­do a la me­jo­ra del en­torno eco­nó­mi­co y a las ac­cio­nes de los ban­cos cen­tra­les, los di­fe­ren­cia­les de cré­di­to de los bo­nos, es de­cir, «lo que pa­gan de más los bo­nos fren­te a los ac­ti­vos li­bre de ries­go», es­tá muy ajus­ta­do. Es­to es: se pa­ga po­co más por com­prar ac­ti­vos arries­ga­dos. ¿Y qué im­pli­ca? Pues que es­tas di­fe­ren­cias aún pue­den, y pro­ba­ble­men­te lo ha­gan, am­pliar­se más, lo que se tra­du­ci­rá en pér­di­das pa­ra el bo­nis­ta.

«El en­torno es es­pe­cial­men­te di­fí­cil pa­ra los in­ver­so­res eu­ro­peos», co­men­ta Phi­la­lit­his, ya que de­be­rá ha­cer un ejer­ci­cio de aná­li­sis pa­ra de­ter­mi­nar en qué ni­chos me­re­ce la pe­na asu­mir ries­go en ren­ta fi­ja.

¿Con­de­na­do a per­der?

¿Im­pli­ca es­te es­ce­na­rio que el aho­rra­dor con­ser­va­dor es­tá con­de­na­do a años de per­der po­der ad­qui­si­ti­vo? Los ex­per­tos son sin­ce­ros: si no se apli­ca una es­tra­te­gia ade­cua­da, sí. Es­to es, si se man­tie­ne al 100 por cien en pro­duc­tos mo- ne­ta­rios. Le­van­tar esa con­de­na, en opi­nión de Car­los Fa­rrás, so­cio di­rec­tor de DPM Fi­nan­zas, re­que­ri­rá am­pliar su mé­to­do y ho­ri­zon­te de in­ver­sión. « A mu­chos in­ver­so­res con­ser­va­do­res no les im­por­ta in­ver­tir en un in­mue­ble pe­se a los gas­tos de en­tra­da (un 8 por cien­to) y su ba­ja ren­ta­bi­li­dad, por el he­cho de que na­die les en­vía un informe a fi­nal de mes de cuán­to va­le su in­mue­ble. En las in­ver­sio­nes fi­nan­cie­ras, sin em­bar­go, se ob­se­sio­nan con el cor­to pla­zo, to­man­do en oca­sio­nes de­ci­sio­nes equi­vo­ca­das, co­mo in­ver­tir ca­ro en mo­men­tos de com­pla­cen­cia o ven­der ba­ra­to en mo­men­tos de mie­do», ejem­pli­fi­ca.

Fer­nán­dez es más optimista, siem­pre y cuan­do «ha­ya un cam­bio de men­ta­li­dad ne­ce­sa­rio». Man­te­ner­se pu­ra­men­te en ren­ta fi­ja es com­pli­ca­do. «Hay que me­ter más in­gre­dien­tes a la re­ce­ta pa­ra cons­truir una car­te­ra más ro-

bus­ta», in­sis­te el ex­per­to de Schro­ders. «Te­ner de to­do » es el úni­co an­tí­do­to pa­ra un aho­rra­dor eu­ro­peo.

«Lo que tie­ne que te­ner cla­ro el in­ver­sor es que, si es con­ser­va­dor, lo se­gui­rá sien­do a pe­sar de que la ren­ta­bi­li­dad de los ac­ti­vos sea ba­ja», sen­ten­cia To­rre. « Es pe­li­gro­so asu­mir un ries­go más ele­va­do, es­pe­cial­men­te si los ni­ve­les de vo­la­ti­li­dad em­pie­zan a for­ma­li­zar­se». Por for­tu­na, los ex­per­tos aún ven op­cio­nes pa­ra es­te per­fil.

Lo que sí re­cuer­da Pau­la Mer­ca­do, di­rec­to­ra de Aná­li­sis de VDOS, es que se­rá di­fí­cil re­pe­tir los re­sul­ta­dos de años an­te­rio­res, por lo que las expectativas de re­torno que se de­ben ma­ne­jar son de me­nor ren­ta­bi­li­dad. ¿Has­ta dón­de? Pues Phi­la­lit­his cal­cu­la que un in­ver­sor con­ser­va­dor pue­de es­pe­rar de un fon­do mul­ti ac­ti­vo un 2-3% pa­ra 2018, tras des­con­tar efec­tos co­mo el cam­bio de di­vi­sa.

Fon­dos que me­re­cen la pe­na

Gon­zá­lez exi­gi­ría los si­guien­tes cri­te­rios a un fon­do de ren­ta fi­ja. Pri­me­ro, que sea de ba­ja du­ra­ción. Es­to es la cla­ve pa­ra mu­chos de los ex­per­tos, por­que co­mo ex­pli­ca Gon­zá­lez, si ten­go un bono de lar­ga du­ra­ción y ba­jan los ti­pos, co­mo lle­va pa­san­do los úl­ti­mos años, en­ton­ces ga­na­rá, pe­ro si suben los ti­pos, co­mo se pre­vé que ocu­rra pró­xi­ma­men­te en Eu­ro­pa, per­de­rá. Co­mo es­cu­do, bus­ca­ría emi­sio­nes a ti­po va­ria­ble, lo que en in­glés de­no­mi­nan ‘floa­ting ra­te no­tes’ (bo­nos a ti­po flo­tan­te), y op­ta­ría por una ca­li­dad de cré­di­to me­dia.

Co­mo lle­van in­sis­tien­do tiem­po los ase­so­res fi­nan­cie­ros, la fle­xi­bi­li­dad es la me­jor ba­za pa­ra el en­torno com­pli­ca­do. Por ello es im­pres­cin­di­ble ele­gir fon­dos que se­pan apro­ve­char esa li­ber­tad. Es tan ne­ce­sa­rio en es­te es­ce­na­rio por­que pe­se a que las es­ti­ma­cio­nes de los ex­per­tos, co­mo Phi­la­lit­his, es que los be­ne­fi­cios em­pre­sa­ria­les se­gui­rán cre­cien­do, los mer­ca­dos ya co­ti­zan a ni­ve­les «jus­tos». A Fa­rrás le gus­tan fon­dos que real­men­te apro­ve­chen la li­ber­tad que les de el man­da­to, que, por ejem­plo, se pon­ga en du­ra­cio­nes ne­ga­ti­vas si pien­sa que la ren­ta fi­ja pue­de caer. Es la me­jor ba­za de los ges­to­res pa­ra so­bre­vi­vir a epi­so­dios de vo­la­ti­li­dad. Phi­la­lit­his, por ejem­plo, se pro­te­gió del rui­do po­lí­ti­co de las úl­ti­mas se­ma­nas po­nién­do­se cor­to de bo­nos de go­bierno ita­liano, una po­si­ción que abrió ya des­de la ce­le­bra­ción de los comicios. Una fle­xi­bi­li­dad que tam­bién apli­can en el Schro­der ISF Strategic Bond, un fon­do con un toque más de vo­la­ti­li­dad que com­pa­ra­bles más con­ser­va­do­res, pe­ro que apro­ve­cha su ca­pa­ci­dad pa­ra po­ner­se en du­ra­cio­nes cor­tas pa­ra «ju­gar» los pa­no­ra­mas di­ver­gen­tes en­tre los dis­tin­tos paí­ses.

Lu­na se man­tie­ne fir­me al de­fen­der que no es­ta­mos en un es­ce­na­rio de ‘fin de par­ti­da’ pa­ra la ren­ta fi­ja. Cla­ro que ha­brá que ser más opor­tu­nis­ta y há­bil en la se­lec­ción de fon­dos. Pa­ra el ex­per­to de Schro­ders, es­to sig­ni­fi­ca­ría bus­car, aho­ra sí, los fon­dos al­ter­na­ti­vos que apor­ten va­lor a su car­te­ra y, cla­ro, que sean ade­cua­dos pa­ra el per­fil de ries­go del aho­rra­dor. Son una ca­te­go­ría de fon­dos muy di­ver­sa, que, por lo ge­ne­ral, bus­ca des­co­rre­la­cio­nar­se de los mer­ca­dos. Es de­cir, que no de­pen­dan de que la Bol­sa o los bo­nos en ge­ne­ral suban o ba­jen. En Schro­ders un nom­bre que po­dría en­ca­jar a un in­ver­sor con­ser­va­dor es el Schro­der Fle­xi­ble Re­tir­ment Fund, que lo­gra man­te­ner­se en positivo en el año.

El IPC subió un 2,1% in­ter­anual. Un fon­do tie­ne que ba­tir­lo y ade­más com­pen­sar las co­mi­sio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.