Oí­dos sor­dos pa­ra la voz de la ex­pe­rien­cia

Σ El en­ve­je­ci­mien­to de la so­cie­dad re­for­za­rá el papel la­bo­ral de los sé­nior, pe­ro las em­pre­sas si­guen sin pla­nes pa­ra alar­gar su ac­ti­vi­dad

ABC - Empresa - - Formación Y Empleo - FER­NAN­DO PÉ­REZ

El mer­ca­do de tra­ba­jo aún vi­ve de es­pal­das a la reali­dad de­mo­grá­fi­ca. A gol­pe de pre­ju­bi­la­ción o des­pi­do, las em­pre­sas di­la­pi­dan y des­tie­rran un ta­len­to, el de los tra­ba­ja­do­res sé­nior, que ne­ce­si­ta­rán ca­da vez más a me­di­da que el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción (uno de ca­da cua­tro es­pa­ño­les ten­drá más de 65 años en 2031) co­mien­ce a com­pli­car el re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal. Es­ta es una de las prin­ci­pa­les con­clu­sio­nes del informe «Los tra­ba­ja­do­res sé­niors en la em­pre­sa es­pa­ño­la: reali­da­des y re­tos», ela­bo­ra­do por el Ob­ser­va­to­rio de De­mo­gra­fía de la Fun­da­ción IE. El es­tu­dio re­ve­la que, a pe­sar de que «no en­con­tra­rán una sus­ti­tu­ción fá­cil en la ba­se de la pi­rá­mi­de la­bo­ral, de­bi­do a esa re­duc­ción del nú­me­ro de jó­ve­nes, las em­pre­sas si­guen sin te­ner es­tra­te­gias de­fi­ni­das pa­ra pro­lon­gar la ac­ti­vi­dad de sus sé­nior», ex­pli­ca Rafael Pu­yol, di­rec­tor del Ob­ser­va­to­rio de De­mo­gra­fía y coor­di­na­dor del tra­ba­jo.

En las com­pa­ñías es­pa­ño­las se ob­ser­va una pa­ra­do­ja: mien­tras se ma­ni­fies­ta una cre­cien­te preo­cu­pa­ción por las po­lí­ti­cas de di­ver­si­dad co­mo fac­tor com­pe­ti­ti­vo, so­lo el 17,39% de los em­plea­dos tie­ne 55 años o más (muy por de­ba­jo de la me­dia eu­ro­pea), por­cen­ta­je que se re­du­ce has­ta el 0,52% pa­ra tra­ba­ja­do­res ma­yo­res de 65 años. Los es­pa­ño­les nos re­ti­ra­mos con 62,2 años de me­dia, 2,4 años an­tes que la me­dia de la OCDE. En el ca­so de la mu­je­res, coin­ci­de: 63,1 años. La via­bi­li­dad del sis­te­ma de pen­sio­nes y el au­men­to de la es­pe­ran­za de vi­da di­bu­jan un inevi­ta­ble alar­ga­mien­to de la vi­da la­bo­ral, pe­ro el 90% de las em­pre­sas con­sul­ta­das en una en­cues­ta in­clui­da en el es­tu­dio re­co­no­cen que no tie­nen un plan de ac­tua­ción pa­ra sus tra­ba­ja­do­res ma­yo­res.

Al­fon­so Jiménez, so­cio di­rec­tor de Peo­pleMat­ters, coin­ci­de en el diag­nós­ti­co: «Mu­chas em­pre­sas ha­blan de di­ver­si­dad e in­clu­yen las de­ri­va­das de los vec­to­res de Gé­ne­ro, Ca­pa­ci­da­des Fun­cio­na­les, Na­cio­na­li­da­des, pe­ro po­cas ve­ces se in­clu­ye la edad co­mo vec­tor de di­ver­si­dad. En nues­tro país ten­dre­mos que en­fren­tar­nos a es­ta nueva reali­dad. Mi­les de pro­fe­sio­na­les ma­yo­res ten­drán que per­ma­ne­cer en el mer­ca­do la­bo­ral más años que los de ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res. Eso su­pon­drá un gran cam­bio en las per­so­nas, pe­ro tam­bién en las em­pre­sas, que de­be­rán adap­tar­se. Mu­chas sa­ben que tie­nen ese desafío, pe­ro po­cas han em­pe­za­do a pre­pa­rar­se».

«Las em­pre­sas de­ben co­men­zar a en­ten­der que con­ser­var el ca­pi­tal sé­nior es ya un fac­tor de com­pe­ti­ti­vi­dad y se­rá una ne­ce­si­dad en el fu­tu­ro», sub­ra­ya Rafael Pu­yol. «Nues­tra en­cues­ta re­fle­ja que a es­tos tra­ba­ja­do­res se los va­lo­ra de for­ma muy po­si­ti­va: su ex­pe­rien­cia, con­tac­tos, la fi­de­li­dad a la com­pa­ñía... pe­ro eso lue­go no tie­ne un re­fle­jo a la ho­ra de es­ta­ble­cer es­tra­te­gias com­ple­tas pa­ra con­ser­var­los», aña­de.

Ba­ga­je y com­pro­mi­so

Los co­no­ci­mien­tos ad­qui­ri­dos son el gran va­lor de los sé­nior. Y un com­pro­mi­so dis­tin­to al de los em­plea­dos más jó­ve­nes. «Los ma­yo­res se com­pro­me­ten más con la em­pre­sa, con la mar­ca cor­po­ra­ti­va, con lo que sig­ni­fi­ca; los jó­ve­nes, con los pro­yec­tos, con la apor­ta­ción a la so­cie­dad, con la uti­li­za­ción de tec­no­lo­gías van­guar­dis­tas. Son mo­de­los dis­tin­tos. El pro­ble­ma es que hay mu­chos pro­fe­sio­na­les ma­yo­res que lle­van años con un com­pro­mi­so muy jus­to. Pa­ra que ha­ya com­pro­mi­so de­be ha­ber una re­la­ción de equidad en el in­ter­cam­bio de co­sas en­tras la em­pre­sa y la per­so­na. Y mu­chos pro­fe­sio­na­les a par­tir de una edad sien­ten que han lle­ga­do a su te­cho y a su de­cli­ve. Em­pie­zan a con­tar me­nos. Se sien­ten un “las­tre” por­que la or­ga­ni­za­ción les ha­ce sen­tir eso. En­tran en un bu­cle negativo que les lle­va a me­nor com­pro­mi­so y se cons­tru­ye un pre­jui­cio, un es­te­reo­ti­po negativo que igua­la “ma­yor” con “mal desem­pe­ño”. Hay que lu­char con­tra eso. El ma­yor pue­de en­tre­gar un buen desem­pe­ño si sa­be­mos ges­tio­nar­lo», ex­pli­ca el so­cio di­rec­tor de Peo­pleMat­ters.

Pe­ro, de mo­men­to, cues­ta rom­per tó­pi­cos. Y es que re­en­gan­char­se a la rue­da del mer­ca­do la­bo­ral es un Eve­rest pa­ra el tra­ba­ja­dor se­nior que pier­de su em­pleo. Un 52% de los cu­rrícu­los de tra-

So­lo uno de ca­da cin­co tra­ba­ja­do­res de las em­pre­sas son sé­nior

ba­ja­do­res ma­yo­res de 55 años son descartados por los pro­fe­sio­na­les de re­cur­sos hu­ma­nos de mo­do au­to­má­ti­co por «pre­jui­cios», se­gún el dé­ci­mo informe «Tu edad es un te­so­ro» de la Fun­da­ción Adec­co. El 65% de los re­clu­ta­do­res pien­sa que los sé­nior no en­ca­ja­rían en sus plan­ti­llas por­que la ma­yo­ría de sus tra­ba­ja­do­res son jó­ve­nes; el 18% los des­car­ta por­que cree que pe­di­rán un sa­la­rio más al­to; y el 17% por­que es­ti­ma que sus com­pe­ten­cias es­tán des­fa­sa­das. El di­rec­tor ge­ne­ral de la Fun­da­ción Adec­co, Fran­cis­co Me­so­ne­ro, des­ta­ca la «sig­ni­fi­ca­ti­va cro­ni­fi­ca­ción» del des­em­pleo sé­nior: «En­cuen­tran gran­des di­fi­cul­ta- des pa­ra co­lo­car­se o re­en­gan­char­se al mer­ca­do, con lo que no con­si­guen aban­do­nar las lis­tas del pa­ro», ase­gu­ra.

Pu­yol ins­ta a abrir un gran diá­lo­go so­cial. «La ad­mi­nis­tra­ción de­be de­fi­nir mar­cos le­ga­les más fle­xi­bles, y los sin­di­ca­tos no de­be­rían en­tor­pe­cer­los. Las me­di­das ac­tua­les pa­ra re­te­ner el ta­len­to sé­nior son es­ca­sas y po­co efec­ti­vas», re­fle­xio­na Pu­yol, quien des­ta­ca el «irri­so­rio» nú­me­ro de per­so­nas (41.000) que se aco­gen en Es­pa­ña a la po­si­bi­li­dad de com­bi­nar em­pleo y el co­bro del 50% de la pen­sión. El fu­tu­ro del mer­ca­do la­bo­ral (tam­bién) es de los sé­nior, pe­ro su pre­sen­te no pue­de ser más in­cier­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.