Nue­vas re­for­ma «Kur­zar­beit», el se­cre­to alemán con­tra los des­pi­dos lle­ga a Es­pa­ña Σ Em­pre­sa­rios y sin­di­ca­tos pro­po­nen al nue­vo Go­bierno un mo­de­lo pa­ra que com­pa­ñías en cri­sis pue­dan apo­yar­se en re­duc­cio­nes tem­po­ra­les de jor­na­da sin que los tra­ba­ja­do­res pi

Mer­ca­do la­bo­ral

ABC - Empresa - - Empresa Coyuntura - SU­SA­NA ALCELAY

La eco­no­mía es­pa­ño­la ha crecido un 3% du­ran­te los úl­ti­mos ejer­ci­cios y des­de 2014 ca­da año se crean me­dio mi­llón de em­pleos, lo que no ha­ce que se vis­lum­bre una nue­va cri­sis en el ho­ri­zon­te. Pe­ro, co­mo más va­le pre­ve­nir, em­pre­sa­rios y sin­di­ca­tos ya bus­can fór­mu­las que per­mi­tan a com­pa­ñías en pér­di­das to­mar con tiem­po me­di­das de ajus­te la­bo­ral adi­cio­na­les a las que ya per­mi­te la re­for­ma la­bo­ral pa­ra evi­tar des­pi­dos.

En 2012 la re­for­ma la­bo­ral ins­pi­ra­da en la ve­ci­na Ale­ma­nia pu­so en ma­nos de las em­pre­sas al­tas do­sis de fle­xi­bi­li­dad pa­ra evi­tar ex­tin­cio­nes de em­pleo ba­sa­das, fun­da­men­tal­men­te, en los re­cor­tes de suel­do, op­ción que uti­li­za­ron pa­ra ge­ne­ra­li­zar esos re­cor­tes en Es­pa­ña. Aho­ra, los agen­tes so­cia­les han pro­pues­to al Go­bierno re­cu­pe­rar la sen­da del cre­ci­mien­to sa­la­rial –subidas de has­ta el 3% en tres años– y ne­go­ciar nue­vas op­cio­nes pa­ra po­der re­du­cir de for­ma tem­po­ral la jor­na­da sin que los tra­ba­ja­do­res pier­dan su ren­ta. ¿En qué es­pe­jo se mi­ran? De nue­vo, Ale­ma­nia. La CEOE y los sin­di­ca­tos UGT y CC.OO. quie­ren co­piar su «kur­zar­beit», un mo­de­lo que abre la puer­ta a esos re­cor­tes de jor­na­da de for­ma tem­po­ral, y acom­pa­ñar­lo de una pres­ta­ción que re­ci­be el tra­ba­ja­dor, que en su ma­yor par­te su­fra­ga el Es­ta­do y que no compu­ta pa­ra su pres­ta­ción por des­em­pleo. El re­cur­so a es­ta op­ción es lo que ha per­mi­ti­do a Ale­ma­nia man­te­ner su en­vi­dia­ble ba­jo ni­vel de em­pleo.

¿ Qué ha su­pues­to es­te mo­de­lo en Ale­ma­nia? La cul­tu­ra la­bo­ral de es­te país se ges­tó tras la II Gue­rra Mun­dial, cuan­do tu­vo que en­fren­tar­se a fuer­tes ajus­tes en sa­la­rios y jor­na­da pa­ra sa­lir del ba­che. Aho­ra, cuan­do una fá­bri­ca de­be li­mi­tar pro­duc­ción por una caí­da en la de­man­da, se abre la po­si­bi­li­dad de sus­pen­der tem­po­ral­men­te los em­pleos ex­ce­den­tes, de­jan­do así que los tra­ba­ja­do­res man­ten­gan su pues­to en es­pe­ra de una re­cu­pe­ra­ción del mer­ca­do. Los ERE de ex­tin­ción ape­nas se apli­can en Ale­ma­nia, cu­yo mo­de­lo se ase­me­ja más a los ERE tem­po­ra­les, aun­que su tra­mi­ta­ción es mu­cho más ágil que en Es­pa­ña.

Mien­tras se pro­du­ce la sus­pen­sión tem­po­ral de em­pleo, la Ad­mi­nis­tra­ción ale­ma­na se ha­ce car­go del grue­so de los suel­dos de los em­plea­dos y los tra­ba­ja­do­res apro­ve­chan pa­ra rea­li­zar cur­sos de for­ma­ción pa­ra adap­tar sus ca­pa­ci­da­des al mer­ca­do la­bo­ral. Lo con­tra­rio que en Es­pa­ña, más pen­dien­te del sub­si­dio que del re­ci­cla­je. La re­duc­ción tem­po­ral de la jor­na­da pue­de lle­gar has­ta los 24 me­ses, a cam­bio de no des­pe­dir a na­die y los em­plea­dos per­ci­bir el 60% de su ren­ta ne­ta co­mo nor­ma ge­ne­ral o el 67% si tie­ne hi­jos. El res­to del suel­do lo pa­ga el Es­ta­do, en lo que aquí en Es­pa­ña lla­ma­mos pa­ro. Los se­gu­ros so­cia­les son igual­men­te re­par­ti­dos en­tre em­pre­sas, tra­ba­ja­do­res y Es­ta­do. Y to­dos es­tos ex­pe­dien­tes tie­nen que ser con­sen­sua­dos en­tre la pa­tro­nal y los sin­di­ca­tos. Si no exis­te acuer­do en­tre las par­tes ne­go­cia­do­ras, no hay «kur­zar­beit». Y si no exis­te co­mi­té de em­pre­sa, ni acuer­do co- lec­ti­vo por el que se pac­te es­ta me­di­da, el em­pre­sa­rio pue­de lle­gar a pac­tos in­di­vi­dua­les con los em­plea­dos.

La herencia de Schröe­der

Es­tas for­mas de fle­xi­bi­li­dad co­men­za­ron a apli­car­se en Ale­ma­nia tras la re­ce­sión vi­vi­da en 2003, cuan­do el can­ci­ller Ger­hard Schröe­der im­pul­só la «Agen­da 2010», un pa­que­te de re­for­mas es­truc­tu­ra­les que re­cu­pe­ra­ron la com­pe­ti­ti­vi­dad pa­ra la eco­no­mía ale­ma­na. En la fle­xi­bi­li­dad, en to­das sus acep­cio­nes, no so­lo las sa­la­ria­les, es­tá la cla­ve de su sis­te­ma de re­la­cio­nes la­bo­ra­les. Al­tas do­sis de fle­xi­bi­li­dad «he­re­da­das» por Es­pa­ña que per­mi­tie­ron tam­bién en nues­tro país ta­po­nar la san­gría del pa­ro y en­ca­rri­lar el em­pleo a la sen­da del cre­ci­mien­to. Es­pa­ña re­mon­tó el vue­lo tras co­men­zar a apli­car la re­for­ma la­bo­ral en 2012. Hi­zo po­si­ble que con cre­ci­mien­tos del 1% la eco­no­mía co­men­za­ra a crear tra­ba­jo. En 2014 Es­pa­ña ya creció un 1,4% y des­de ese año el al­za no ha ba­ja­do del 3%. Ca­da ejer­ci­cio se han ge­ne­ra­do en torno a me­dio mi­llón de pues­tos de tra­ba­jo y la ta­sa de pa­ro es aho­ra del 16,74%... y en Ale­ma­nia del 3,4%.

De lo que se tra­ta es de «evi­tar des­pi­dos, con­tri­buir a la via­bi­li­dad de em­pre­sas en si­tua­ción de di­fi­cul­tad, ajus­tar cos­tes la­bo­ra­les man­te­nien­do el em­pleo y fo­men­tan­do la for­ma­ción pa­ra el em­pleo. A la vez, pro­mo­ver mo­de­los de fle­xi­bi­li­dad in­ter­na pac­ta­da, fren­te a la fle­xi­bi­li­dad ex­ter­na ba­sa­da en la tem­po­ra­li­dad y ex­tin­ción del con­tra­to co­mo for­ma de ajus­te al ci­clo eco­nó­mi­co», ase­gu­ran des­de la pa­tro­nal y los sin­di­ca­tos. Aho­ra so­lo fal­ta que el pre­si­den­te del Go­bierno re­co­ja el guan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.