Pro­fe­sio­na­les co­le­gia­dos, una voz au­to­ri­za­da que re­cla­ma más aten­ción

Σ El co­lec­ti­vo reivin­di­ca su pa­pel co­mo ne­xo en­tre el ciu­da­dano y una ad­mi­nis­tra­ción que, ase­gu­ra, no siem­pre les tie­ne en cuen­ta

ABC - Empresa - - Empresa Empresas Y Sectores - M. J. PÉ­REZ--BAR­CO / F. PÉ­REZ

Ra­món Le­des­ma Pues­ta en va­lor «No se co­no­ce ni se va­lo­ra lo su­fi­cien­te a es­te ti­po de organizaciones y a sus pro­fe­sio­na­les» Di­rec­tor de Pro­yec­tos del Con­se­jo Ge­ne­ral de Co­le­gios de Ges­to­res Ad­mi­nis­tra­ti­vos «La bu­ro­cra­cia di­gi­tal aún es más com­pli­ca­da que la del pa­pel »

Por su pro­pia na­tu­ra­le­za mix­ta (pú­bli­co-pri­va­da) y su ca­te­go­ría de cor­po­ra­cio­nes de de­re­cho pú­bli­co, los co­le­gios pro­fe­sio­na­les ejer­cen un pa­pel de ver­te­bra­ción so­cial y ga­ran­te del buen fun­cio­na­mien­to de la ad­mi­nis­tra­ción y de los de­re­chos de los ciu­da­da­nos, un rol re­for­za­do por el con­trol éti­co de su ac­ti­vi­dad. Una suer­te de ne­xo en­tre el ciu­da­dano y la ad­mi­nis­tra­ción que con­vier­te a es­tos pro­fe­sio­na­les en una voz au­to­ri­za­da, que no siem­pre en­cuen­tra unos oí­dos dis­pues­tos a es­cu­char. Es­ta fue una de las prin­ci­pa­les con­clu­sio­nes del en­cuen­tro «El pa­pel de los pro­fe­sio­nes co­le­gia­das», or­ga­ni­za­do por el Con­se­jo Ge­ne­ral de Co­le­gios de Ges­to­res Ad­mi­nis­tra­ti­vos de Es­pa­ña y ce­le­bra­do es­ta se­ma­na en la Ca­sa de ABC.

Fer­nan­do Je­sús San­tia­go Olle­ro, pre­si­den­te del Con­se­jo Ge­ne­ral de Co­le­gios de Ges­to­res Ad­mi­nis­tra­ti­vos, sub­ra­yó que no se co­no­ce ni se va­lo­ra lo su­fi­cien­te a es­te ti­po de organizaciones ni a sus pro­fe­sio­na­les. «Los po­lí­ti­cos es­tán fue­ra de la on­da de la ca­lle, y los que sí es­ta­mos en la ca­lle so­mos no­so­tros. Lle­va­mos un gran por­cen­ta­je de los pro­ble­mas la­bo­ra­les que se pro­du­cen. Y so­mos los in­ter­me­dia­rios en­tre el ciu­da­dano y la ad­mi­nis­tra­ción a la ho­ra de to­do ti­po de ges­tión y pro­ce­di­mien­to. Pe­ro ni se nos es­cu­cha ni se nos oye. Nun­ca es­ta­mos en los co­mi­tés de ex­per­tos, pe­ro sí los ca­te­drá­ti­cos que no tie­nen ni idea de la reali­dad de la ca­lle. La ad­mi­nis­tra­ción no siem­pre va­lo­ra que le fa­ci­li­ta­mos la vi­da y tra­ba­ja­mos pa­ra ella, ni que nues­tra in­fluen­cia es muy im­por­tan­te en nues­tros co­lec­ti­vos».

En la mis­ma lí­nea de re­cla­mar ma­yor aten­ción a es­te co­lec­ti­vo se ma­ni­fes­tó Ce­lia Fe­rre­ro, vi­ce­pre­si­den­ta de ATA, Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res Au­tó­no­mos. «La ad­mi­nis­tra­ción pier­de una gran opor­tu­ni­dad al no ver el rol que tie­nen los co­la­bo­ra­do­res so­cia­les. Ca­da vez que hay una me­di­da, si el ges­tor so­cial no se la co­mu­ni­ca al co­lec­ti­vo con el que tra­ba­ja, esa me­di­da no per­mea ni tie­ne éxi­to. Es im­pru­den­te por par­te de la ad­mi­nis­tra­ción no con­tar con aque­llos que tie­nen que acon­se­jar al ciu­da­dano y al co­lec­ti­vo au­tó­no­mo so­bre có­mo apli­car esa me­di­da, com­pro­ban­do así si es ven­ta­jo­sa o no». Fe­rre­ro re­cor­dó que el 90% de los au­tó­no­mos cuen­ta con un co­la­bo­ra­dor so­cial, es­pe­cial­men­te por­que las for­ma­li­da­des a las que se en­fren­tan son enor­mes y ellos so­lo quie­ren cen­trar­se en su ne­go­cio.

«Yo creo que el go­bierno no ha sa­bi­do ca­na­li­zar de­bi­da­men­te su in­for­ma­ción al ciu­da­dano, por­que ha ob­via­do a los pro­fe­sio­na­les», coin­ci­dió Ja­vier San Mar­tín, pre­si­den­te del Con­se­jo Ge­ne­ral de Gra­dua­dos So­cia­les. San Mar­tín pu­so un ejem­plo de es­ta des­co­ne­xión: «Más del 50% de los au­tó­no­mos que es­tán co­ti­zan­do al ré­gi­men es­pe­cial de tra­ba­ja­do­res au­tó­no­mos no sa­ben la pen­sión que les va a que­dar ni que pue­den su­bir la ba­se de co­ti­za­ción. Y se lle­va­rán una frus­tra­ción den­tro de un tiem­po, pe­ro no he­mos po­di­do trans­mi­tir es­to por­que no se ha que­ri­do con­tar con no­so­tros pa­ra ello». «Lue­go hay que­jas de que la ma­yo­ría de los au­tó­no­mos co­ti- zan por la mí­ni­ma, pe­ro es que no tie­nen la in­for­ma­ción pa­ra con­ven­cer­se de que eso es un se­gu­ro y no un im­pues­to, de que hay una rentabilidad en el he­cho de co­ti­zar con res­pec­to a su pro­tec­ción», coin­ci­dió Ce­lia Fe­rre­ro.

El pre­si­den­te del Con­se­jo Ge­ne­ral de Co­le­gios de Ges­to­res Ad­mi­nis­tra­ti­vos sub­ra­yó que da la sen­sa­ción de que «no in­tere­sa que ha­ya in­for­ma­ción, por­que una so­cie­dad bien in­for­ma­da y ase­so­ra­da va a re­cla­mar una se­rie de de­re­chos que no in­tere­sa dar». Y re­fle­xio­nó so­bre las ame­na­zas de li­be­ra­li­za­ción so­bre es­tas pro­fe­sio­nes. «Has­ta la fe­cha co­le­gios y aso­cia­cio­nes han si­do ga­ran­tes del fun­cio­na­mien­to de sus co­lec­ti­vos, tie­nen se­gu­ro de res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil, co­mi­sio­nes deon­to­ló­gi­cas pro­pias, no so­mos cor­po­ra­ti­vis­tas... Y di­cen que hay que li­be­ra­li­zar... Tú pue­des po­ner a quien sea a ha­cer la la­bor que ha­ce­mos no­so­tros... ¿pe­ro qué pa­sa cuán­do se equi­vo­que y se va­ya? Cuan­do hay una aso­cia­ción o un co­le­gio pro­fe­sio­nal de por me­dio exis­te un se­gu­ro de res­pon­sa­bi­li­dad y de­par­ta­men­to deon­to­ló­gi­cos que se en­car­gan de re­sar­cir ese da­ño y a la per­so­na», sen­ten­cia.

Di­gi­ta­li­za­ción

La di­gi­ta­li­za­ción de la ad­mi­nis­tra­ción po­dría ser el im­pul­so de­fi­ni­ti­vo pa­ra aca­bar con el es­tig­ma del « vuel­va us­ted ma­ña­na » . Pe­ro en­tre po­si­bi­li­dad y reali­dad aún hay una gran bre­cha. «Exis­te la fal­sa creen­cia de que con la tra­mi­ta­ción elec­tró­ni­co vas a pres­cin­dir del in­ter­me­dia­rio. Pe­ro a me­di­da que se des­plie­ga la ad­mi­nis­tra­ción elec­tró­ni­ca aumenta un 10% la tra­mi­ta­ción por in­ter­me­dia­rio, por­que la bu­ro­cra­cia di­gi­tal es aún más com­pli­ca­da que la de pa­pel. Al fi­nal se ne­ce­si­ta el co­no­ci­mien­to pro­fun­do del asun­to», ase­gu­ró Ra­món Le­des­ma, di­rec­tor de Pro­yec­tos del Con­se­jo Ge­ne­ral Ge­ne­ral de Co­le­gios de Ges­to­res Ad­mi­nis­tra­ti­vos. «Los in­ter­me­dia­rios son esen­cia­les, y más aho­ra con to­do lo que se vie­ne en­ci­ma con la di­gi­ta­li­za­ción. Por ejem­plo, pue­den ser agen­tes de di­gi­ta­li­za­ción de au­tó­no­mos en mu­chos es­pa­cios ru­ra­les con me­nos ac­ce­so a la in­for­ma­ción. Es im­pru­den­te por par­te de la ad­mi­nis­tra­ción no con­tar con ellos», re­fren­dó Fe­rre­ro. «El 90% de los au­tó­no­mos ha­ce to­dos los pa­pe­les me­dian­te in­ter­me­dia­rios y el 70% de la tra­mi­ta­ción ad­mi­nis­tra­ti­va se ha­ce a tra­vés de ellos», re­cor­dó Le­des­ma.

Fer­nan­do Je­sús San­tia­go Olle­ro re­cor­dó un ca­so muy sig­ni­fi­ca­ti­vo en el que la ad­mi­nis­tra­ción es­tá des­apro­ve­chan­do las po­si­bi­li­da­des de la tec­no­lo­gía. «La le­gis­la­ción la­bo­ral te san­cio­na si tie­nes un tra­ba­ja­dor en tu em­pre­sa sin dar de al­ta. Pe­ro hay sec­to­res que no pue­den pre­ver con tiem­po la can­ti­dad de tra­ba­ja­do­res que van a ne­ce­si- tar. Ejem­plo, el pro­pie­ta­rio de una dis­co­te­ca de 5.000 per­so­nas de afo­ro. Pre­vé que van a en­trar 2.000, pe­ro lue­go lle­gan 4.000. Pa­ra aten­der a to­dos tie­ne que con­tra­tar per­so­nal a úl­ti­ma ho­ra. ¿Y có­mo los da de al­ta? No hay for­ma. Por­que el Sis­te­ma RED só­lo te per­mi­te ha­cer­lo de for­ma te­le­má­ti­ca por el au­to­ri­za­do, que sue­le ser un ges­tor o un gra­dua­do so­cial, pe­ro no­so­tros te­ne­mos la ma­la cos­tum­bre de li­brar los fi­nes de se­ma­na... Es un pro­ble­ma gor­do; no so­lo por­que pue­de caer una san­ción, sino por­que si se ha­ce una ins­pec­ción y hay tra­ba­ja­do­res sin dar de al­ta pue­de ser un de­li­to de cár­cel. An­tes se po­día ha­cer por bu­ro­fax, pe­ro lo han eli­mi­na­do y no hay op­cio­nes de nin­gún ti­po. Sin em­bar­go, no­so­tros he­mos ela­bo­ra­do un pro­gra­ma que per­mi­te al hos­te­le­ro co­mu­ni­car un al­ta pro­vi­sio­nal, y lue­go no­so­tros el lu­nes lo per­fec­cio­na­mos. Pe­ro nos han di­cho que no es po­si­ble. Lle­va­mos me­ses con es­to, por­que ayu­da­ría al em­pre­sa­rio, a los ser­vi­cios de ins­pec­ción y evi­ta­ría pro­ble­mas ju­di­cia­les».

Fer­nan­do Je­sús San­tia­go Olle­ro Pre­si­den­te del Con­se­jo Ge­ne­ral de Co­le­gios de Ges­to­res Ad­mi­nis­tra­ti­vos «Los po­lí­ti­cos no tie­nen el pul­so de la ca­lle. No­so­tros sí. So­mos in­ter­me­dia­rios en­tre ciu­da­dano y ad­mi­nis­tra­ción, pe­ro no siem­pre se nos es­cu­cha» Ce­lia Fe­rre­ro Vi­ce­pre­si­den­ta de ATA, Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res Au­tó­no­mos «Es im­pru­den­te por par­te de la ad­mi­nis­tra­ción no con­tar con los que tie­nen que acon­se­jar al ciu­da­dano so­bre có­mo se apli­ca una me­di­da» Ja­vier San Mar­tín

Es­te co­le­gio pro­fe­sio­nal es­tá aban­de­ran­do el pro­ce­so de di­gi­ta­li­za­ción, con pro­pues­tas co­mo Mo­bil­gest, un desa­rro­llo que per­mi­te tra­mi­tar des­de el mó­vil nú­me­ro­sas ges­tio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas. Pe­ro la tec­no­lo­gía aún no ha si­do ca­paz de ata­jar la des­in­for­ma­ción. Fer­nan­do Je­sús San­tia­go re­cuer­da el ca­so de la apli­ca­ción de la ley de pro­tec­ción de datos. «Las mul­ti­na­cio­na­les se han adap­ta­do por­que tie­nen re­cur­sos, pe­ro los pe­que­ños se han en­con­tra­do con des­co­no­ci­mien­to, con que les van a san­cio­nar y se han que­da­do de­sam­pa­ra­dos. Y de re­pen­te em­pie­zan a sa­lir 25.432 pro­fe­sio­na­les pi­ra­tas que di­cen que ha­cen es­to a low cost. El au­tó­no­mo que tie­ne una fru­te­ría y lle­va su pro­duc­to a la ca­sa de sus 28 clien­tes, y que tie­ne los datos de sus clien­tes en una li­bre­ta o un or­de­na­dor, afron­ta obli­ga­cio­nes an­te la nue­va ley, pe­ro no tie­ne ni idea de có­mo ac­tuar. Es­to no se pue­de ha­cer así. Cuan­do le­gis­lan tie­nen que dar una pu­bli­ci­dad no pa­ra que la lea el je­fe de RR.HH. de una gran mul­ti­na­cio­nal o el equi­po ju­rí­di­co, sino pa­ra que la lean las aso­cia­cio­nes, los in­ter­me­dia­rios... y po­da­mos ayu­dar al pe­que­ño a cum­plir­la».

Pa­pel esen­cial

«Las le­yes son com­ple­jas y ne­ce­si­tas un in­ter­pre­ta­dor que te la ex­pli­que y co­mu­ni­que. Por eso va a ser muy di­fí­cil que en es­te país de pres­cin­da de un in­ter­me­dia­rio co­mo se pre­ten­de», de­fen­dió tam­bién Ja­vier San Mar­tín.

En la lí­nea de ser co­rrea de trans­mi­sión de la reali­dad so­cial, el Con­se­jo Ge­ne­ral de Co­le­gios de Ges­to­res Ad­mi­nis­tra­ti­vos va a ele­var al nue­vo Go­bierno una pro­pues­ta so­bre la fis­ca­li­dad de las em­plea­das del ho­gar. «Si en la so­cie­dad en la que vi­vi­mos, una gran par­te de los ciu­da­da­nos tie­ne una em­plea­da de ho­gar, ¿por qué no per­mi­tir fis­cal­men­te que las per­so­nas en su de­cla­ra­ción de la ren­ta pue­dan de­du­cir­se al­gu­na can­ti­dad por los im­por­tes que pa­gan a esas em­plea­da? Así, el mer­ca­do ne­gro de es­tos pro­fe­sio­na­les se in­cor­po­ra­ría al mer­ca­do nor­mal, don­de ten­drían más in- gre­sos, que tam­bién se de­cla­ra­rían y per­mi­ti­rían al Go­bierno au­men­tar su re­cau­da­ción». Un «win-win» que ya se apli­ca en al­gu­nas au­to­no­mías y que en­tron­ca con otras ban­de­ras que es­tas aso­cia­cio­nes han enar­bo­la­do en los úl­ti­mos años, co­mo la de la ju­bi­la­ción ac­ti­va. «¿Qué pue­de ha­ber de ma­lo en el he­cho de que una per­so­na pue­da se­guir tra­ba­jan­do en su ju­bi­la­ción siem­pre que lo de­cla­re? El pro­ble­ma es que no lo de­cla­ra», re­fle­xio­nó Ce­lia Fe­rre­ro.

Pro­pues­tas con las que los pro­fe­sio­na­les co­le­gia­dos reivin­di­can un pa­pel más pro­ta­go­nis­ta en la ne­go­cia­ción so­cial. «He­mos vi­vi­do en unos sis­te­mas en los que la ma­yor re­pre­sen­ta­ción de la so­cie­dad ci­vil ha si­do de sin­di­ca­tos y pa­tro­nal, y en los que se ha ex­pul­sa­do a cual­quier otra or­ga­ni­za­ción. Y es­tas organizaciones no se han adap­ta­do a la nue­va reali­dad pro­duc­ti­va y la­bo­ral. No han pa­sa­do del sin­di­ca­to de cla­se al sin­di­ca­to de ser­vi­cio, co­mo los ale­ma­nes. Y al fi­nal un co­le­gio es eso, un sin­di­ca­to de ser­vi­cios. Pa­tro­nal y sin­di­ca­tos

Pre­si­den­te del Con­se­jo Ge­ne­ral de Gra­dua­dos So­cia­les «Aso­cia­cio­nes y co­le­gios pro­fe­sio­na­les so­mos pie­zas vi­ta­les pa­ra po­der desa­rro­llar en la so­cie­dad una con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca y ade­cua­da»

son aún esen­cia­les. Lo han si­do en to­da la his­to­ria de­mo­crá­ti­ca, pe­ro tie­nen que abrir­se al diá­lo­go pa­ra ser del si­glo XXI, no pue­den ser del si­glo XIX», ase­gu­ró Ce­lia Ferrre­ro.

«La ad­mi­nis­tra­ción de­be re­cor­dar que so­mos sus “part­ners”, no sus enemi­gos. Es­ta­mos en el mis­mo en el mis­mo equi­po, so­lo que pen­sa­mos de for­ma di­fe­ren­te o va­mos por otro ca­mino. Y de­ben en­ten­der que cuan­do de­ci­mos que no a al­go no es que que­ra­mos tum­bar su pro­yec­to po­lí­ti­co», re­cor­dó Fer­nan­do Je­sús San­tia­go. «No que­re­mos que se nos vea co­mo gen­te mo­les­ta que se apro­ve­cha de la ig­no­ra­cia del ciu­da­dano so­bre las nor­mas. Es to­do lo con­tra­rio. So­mos pro­fe­sio­na­les que apli­ca­mos nues­tros co­no­ci­mien­tos pa­ra apo­yar al ciu­da­dano y pa­ra que la nor­ma se apli­que co­rrec­ta­men­te», re­fren­dó Ja­vier San Mar­tín so­bre el pa­pel de unas pro­fe­sio­nes de tra­di­ción centenaria que se han pues­to al día pa­ra se­guir sien­do co­la­bo­ra­do­res esen­cia­les y agen­tes de cam­bio en ple­na re­vo­lu­ción di­gi­tal.

Una ima­gen del en­cuen­tro ce­le­bra­do es­ta se­ma­na en ABC BE­LÉN DÍAZ

Fo­to de fa­mi­lia de los par­ti­ci­pan­tes en el en­cuen­tro «El pa­pel de las pro­fe­sio­nes co­le­gia­das» BE­LÉN DÍAZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.