¿Una lec­ción apren­di­da?

Diez años des­pués del de­rrum­be que hi­zo vi­si­ble la gran cri­sis fi­nan­cie­ra, la eco­no­mía ha me­jo­ra­do sus me­ca­nis­mos de su­per­vi­sión, pe­ro ali­men­ta vie­jos fan­tas­mas en for­ma de una gi­gan­tes­ca deu­da pú­bli­ca

ABC - Empresa - - Portada - DA­NIEL CA­BA­LLE­RO

Leh­man Brot­hers fue arras­tra­do por la re­sa­ca cuan­do Es­ta­dos Unidos de­cli­nó lan­zar­le un sal­va­vi­das. Por te­mas de mo­ra­li­dad di­je­ron que fue, por su irres­pon­sa­bi­li­dad en el mer­ca­do fi­nan­cie­ro. Y, en­ton­ces, el mun­do tem­bló. Fue un 15 de sep­tiem­bre de 2008 cuan­do la en­ti­dad se hun­dió con unas deu­das de 613.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Era la ma­yor quie­bra de la his­to­ria y su­ce­dió por «omi­sión». In­clu­so, Do­mi­ni­que Strauss-Kahn, di­rec­tor ge­ren­te del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) en aque­lla épo­ca, re­co­no­ce en una en­tre­vis­ta con AFP que «fue un gran error» de­jar­le caer. Su ban­ca­rro­ta for­zó in­yec­cio­nes de ca­pi­tal a ni­vel mun­dial, an­tes o des­pués, y es­tí­mu­los mo­ne­ta­rios de los ban­cos cen­tra­les. Me­di­das ex­tra­or­di­na­rias para si­tua­cio­nes que to­da­vía lo eran más. Aho­ra, los es­ta­dos as­pi­ran a no re­pe­tir los errores del pa­sa­do. Ese año –más allá de que Leh­man ocul­tó su ver­da­de­ra deu­da– las ins­ti­tu­cio­nes mi­ra­ron para otro la­do; y, hoy día, la his­to­ria se re­pi­te. No con un ban­co, sino con la deu­da pú­bli­ca.

«La deu­da pú­bli­ca es una de las prin­ci­pa­les vul­ne­ra­bi­li­da­des», apun­tan fuen­tes del sec­ctor fi­nan­cie­ro. De he­cho, o, el pro­ble­ma ra­di­ca en n que na­die sal­vo Ale­maa­nia pien­sa en la deu­da a co­mo «un pro­ble­ma de e pri­mer or­den».

Los ex­per­tos te­men gran­des au­men­tos de la in­fla­ción cuan­do se de­je de con­fiar en la deu­da pú­bli­ca

La reali­dad es que es­ta ha au­men­ta­do en una dé­ca­da ca­si 28 pun­tos por­cen­tua­les has­ta al­can­zar el 86,8% del PIB mun­dial, se­gún da­tos del Ins­ti­tu­to de Fi­nan­zas In­ter­na­cio­na­les. En Es­pa­ña el dato cre­ce has­ta al­re­de­dor del 100% de la ri­que­za del país. La ra­zón: que la sa­li­da de la cri­sis se ha fi­nan­cia­do apun­tan­do ce­ros al pa­si­vo de los es­ta­dos. Ma­nuel Ro­me­ra, di­rec­tor del Sec­tor Fi­nan­cie­ro de IE Bu­si­ness School, apun­ta a que el ries­go se en­cuen­tra en que «en un mo­men­to da­do de­je­mos de con­fiar en la deu­da pú­bli­ca; que la sus­crip­ción sea me­nor y se pon­ga en du­da». Se­rá en­ton­ces cuan­do el sis­te­ma ame­na­ce con ex­plo­tar an­te la pa­si­vi­dad de los es­ta­dos. Una si­tua­ción que los ex­per­tos va­ti­ci­nan que po­dría ocu­rrir en po­cos años da­da la ra­len­ti­za­ción de la eco­no­mía y la re­ti­ra­da de es­tí­mu­los mo­ne­ta­rios. Por ejemplo, has­ta la fe­cha el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo ( BCE) ha com­pra­do más de dos bi­llo­nes de d eu­ros de deu­da pú­bli­ca. «En el mo­men­to en el que te de­jan d de pres­tar el di­ne­ro se prod du­ce in­fla­ción y en al­gún mo­men­to lo va­mos a vi­vir», di­ce Ro­me­ra. ra Mis­ma tesis man­tie­ne Jo­sé Ra­món Sán­chez Ga­lán, ana­lis­ta fi­nan­cie­ro y pro­fe­sor de EAE Bu­si­ness School: «Pro­vo­ca­rá un au­men­to de la in­fla­ción de aquí a dos años que po­dría te­ner gra­ves efec­tos so­bre la eco­no­mía».

Asi­mis­mo, otras de las de­ri­va­das de la es­ca­la­da de deu­da pú­bli­ca se en­cuen­tra en los cos­tes de fi­nan­cia­ción. Es­tos su­birán a cor­to pla­zo cuan­do el BCE re­ti­re su «ga­so­li­na» y el es­ce­na­rio mun­dial de in­cer­ti­dum­bre tam­po­co ayu­da a la con­fian­za en el pa­si­vo de los paí­ses. «Los es­ta­dos ca­da vez tie­nen que ha­cer fren­te a más in­tere­ses. En un año va a ocu­rrir cuan­do suban los ti­pos en Eu-

ro­pa. El cos­te me­dio de la deu­da en cir­cu­la­ción su­birá; con los Pre­su­pues­tos se pa­ga­rán más in­tere­ses, e irá a cos­ta de pres­ta­cio­nes so­cia­les», ex­pli­ca Juan Ig­na­cio Sanz, pro­fe­sor de Esa­de y di­rec­tor del Exe­cu­ti­ve Mas­ter in Cor­po­ra­te Fi­nan­ce & Law.

En con­so­nan­cia, fuen­tes fi­nan­cie­ras apun­tan a que lle­ga­rá un mo­men­to en que ni si­quie­ra con un cam­bio en la po- lí­ti­ca fis­cal se pue­da ata­jar el pro­ble­ma. «Ten­dre­mos una bom­ba de re­lo­je­ría a ni­vel mun­dial, es­pe­cial­men­te en los paí­ses con más vul­ne­ra­bi­li­da­des en el sen­ti­mien­to in­ver­sor».

Pe­se a la de­ja­dez de los es­ta­dos con la deu­da, que ame­na­za con ser el «nue­vo Leh­man Brot­hers» de la pró­xi­ma dé-

ca­da, no se es­tán re­pi­tien­do los pa­tro­nes en to­dos los as­pec­tos. El fo­co, tras la quie­bra de la en­ti­dad estadounidense, se pu­so en 2008 so­bre la ban­ca. Y en ella se ha cen­tra­do el re­gu­la­dor para evi­tar un nue­vo cis­ma. Al­go es al­go, aun­que sea en un so­lo sec­tor.

Me­di­das adop­ta­das

Tan­to en Eu­ro­pa co­mo en EE.UU. se han adop­ta­do me­di­das para me­jo­rar el con­trol so­bre las en­ti­da­des tras la quie­bra de Leh­man. «Se han rea­li­za­do es­fuer­zos in­gen­tes y tan­to la exi­gen­cia de sol­ven­cia co­mo su me­jo­ra han si­do con­si­de­ra­bles», de­ta­lla San­tia­go Car­bó, di­rec­tor de Es­tu­dios Fi­nan­cie­ros de Fun­cas. Ade­más, el ana­lis­ta apun­ta a que se ha re­for­za­do la res­pon­sa­bi­li­dad de ac­cio­nis­tas y bo­ni­tas, se ha re­gu­la­do en pos de la tras­pa­ren­cia y el con­su­mi­dor y, es­pe­cial­men­te, se ha re­du­ci­do la ca­pa­ci­dad de asun­ción de ries­gos.

Ade­más, el le­gis­la­dor ha in­clui­do la ca­te­go­ría de ban­co sis­té­mi­co, aquel que po­dría afec­tar al con­jun­to del sis­te­ma y que me­re­ce ma­yor su­per­vi­sión. To­do ello con el ob­je­ti­vo de que nin­gu­na en­ti­dad asu­ma ries­gos des­me­su­ra­dos, se­gún el pro­fe­sor Sanz, de Esa­de. Sin em­bar­go, des­de el IE Bu­si­ness School, Ma­nuel Ro­me­ra tam­bién cri­ti­ca al­gu­nas de las de­ci­sio­nes to­ma­das. «En un sec­tor fi­nan­cie­ro no se pue­de per­mi­tir pa­sar de 46 a 10 en­ti­da­des en ocho años», di­ce, para pro­se­guir con que no es oro to­do lo que re­lu­ce en­tre la ban­ca. «Co­ti­zan a un 30% de su va­lor con­ta­ble; los ita­lia­nos a un 40% y los es­pa­ño­les a un 60-65%. Es de- ma­sia­do ba­jo. No es la me­jor si­tua­ción; si unos ha­cen am­plia­cio­nes de ca­pi­tal, unos se en­glo­ban en otros... Da mu­cho mie­do», pro­si­gue.

Fuen­tes cer­ca­nas a las re­for­mas en la UE ex­pli­can que uno de los gran­des avan­ces es­tá en los me­ca­nis­mos de re­so­lu­ción de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras. Co­mo úl­ti­mo ejemplo, el ca­so de Ban­co Po­pu­lar – hoy en ma­nos de Ban­co San­tan­der–: la Jun­ta Úni­ca de Re­so­lu­ción re­ve­ló que los acree­do­res del ban­co ha­brían per­di­do en­tre 12.000 y 22.700 mi­llo­nes más de no ser por có­mo se lle­vó a ca­bo la li­qui­da­ción.

Sán­chez Ga­lán, de EAE Bu­si­ness School, coin­ci­de en que los me­ca­nis­mos de vi­gi­lan­cia han me­jo­ra­do al exi­gir­se ma­yo­res re­ser­vas para ha­cer fren­te a po­si­bles con­tin­gen­cias. Aun así, du­da de có­mo se­ría la res­pues­ta an­te una gran quie­bra. Por­que aun­que to­dos los ex­per­tos con­si­de­ran que es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble vol­ver a ver una ban­ca­rro­ta co­mo la de Leh­man, to­do pue­de ocu­rrir. Y des­de el FMI, Ch­ris­ti­na La­gar­de, su di­rec­to­ra ge­ren­te, pu­so el de­do en la ya­ga con có­mo ac­túa el mer­ca­do: por mie­dos y for­ta­le­zas. «Es­ta­ba ató­ni­ta», co­men­tó en un ar­tícu­lo para la ins­ti­tu­ción. Una sim­ple sen­sa­ción que ha­cía pre­sa­giar que el mun­do iba a tem­blar por una so­la em­pre­sa. Hoy, aque­llo, di­cen que se­ría im­pen­sa­ble, aun­que hay vo­ces au­to­ri­za­das que avi­san de que más que ha­cia de­lan­te, he­mos ido ha­cia atrás. Es el ca­so del di­rec­tor ge­ren­te del FMI de 2008 en la ci­ta­da en­ter­vis­ta: es­ta­mos «me­nos pre­pa­ra­dos», di­ce Strauss-Kahn.

El ex di­rec­tor ge­ren­te del FMI ase­gu­ra que aho­ra es­ta­mos «me­nos pre­pa­ra­dos»

EFE

ABC

Lsa imá­ge­nes de em­plea­dos aban­do­nan­do la se­de con sus peer­ten­cias en ca­jas de car­tón die­ron la vuel­ta al mun­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.