La ba­su­ra se con­vier­te en polémica fuen­te de ener­gía pa­ra Sue­cia Σ El país trans­for­ma en cen­tra­les eléc­tri­cas el 51% de sus re­si­duos, pe­ro los eco­lo­gis­tas avi­san de que es un téc­ni­ca con­ta­mi­nan­te

ABC - Empresa - - Economía Glbobal - J. P. JO­FRÉ BER­LÍN

En lu­gar de que­mar car­bón o gas, una plan­ta de ener­gía de la ciu­dad sue­ca de Lin­kö­ping – al sur de Es­to­col­mo– uti­li­za co­mo in­su­mo... la ba­su­ra. Pro­pie­dad de Tek­nis­ka Ver­ken, una em­pre­sa del ayun­ta­mien­to de Lin­kö­ping, es­ta plan­ta fun­cio­na las 24 ho­ras in­ci­ne­ran­do –a 1500 gra­dos– to­ne­la­das de des­per­di­cios pro­ve­nien­tes de mi­les de ho­ga­res de es­ta ciu­dad fun­da­da en 1287. La plan­ta Tek­nis­ka Ver­kens no es la úni­ca en Sue­cia: a fe­cha de hoy exis­ten 34 cen­tra­les eléc­tri­cas sue­cas que con­vier­ten re­si­duos en ener­gía. No to­do el mun­do es­tá de acuer­do con es­ta téc­ni­ca. Sus de­trac­to­res con­si­de­ran que es­tas plan­tas de ener­gía ali­men­ta­das con ba­su­ra no son una fuen- Una ima­gen de la plan­ta Tek­nis­ka Ver­ken, en la ciu­dad de Lin­kö­ping te de ener­gía lim­pia. Se tra­ta ade­más, se­gún sus crí­ti­cos, de una « so­lu­ción fal­sa». Se­gún la em­pre­sa, cua­tro to­ne­la­das de ba­su­ra con­tie­nen ener­gía equi­va­len­te a una to­ne­la­da de pe­tró­leo, 1,6 to­ne­la­das de car­bón o cin­co to­ne­la­das de desechos de ma­de­ra. En Sue­cia, al­re­de­dor del 49% de los desechos domésticos se re­ci­clan; el res­to se in­ci­ne­ra en plan­tas co­mo la de Lin­kö­ping: el ca­lor pro­du­ci­do se trans­for­ma en va­por que ha­ce gi­rar tur­bi­nas pa­ra ge­ne­rar elec­tri­ci­dad, tal y co­mo las plan­tas de ener­gía con­ven­cio­na­les que que­man car­bón o gas. La ba­su­ra re­pre­sen­ta, sin em­bar­go, una pe­que­ña por­ción del su­mi­nis­tro to­tal de ener­gía de Sue­cia, en el que al­re­de­dor del 83% es hi­dro­eléc­tri­ca y un 7% eólica.

A di­fe­ren­cia de las plan­tas de ener- gía con­ven­cio­na­les que sue­len te­ner gran­des to­rres de en­fria­mien­to que di­si­pan el ex­ce­so de ca­lor –por lo que so­lo se uti­li­za por com­ple­to apro­xi­ma­da­men­te el 40% de la ener­gía–, la plan­ta im­pul­sa­da por la ba­su­ra en Lin­kö­ping, que ge­ne­ra elec­tri­ci­dad y ca­lien­ta el agua pa­ra uso do­més­ti­co y co­mer­cial, apro­ve­cha el 90% de la ener­gía to­tal. Ese 90% en la to­ta­li­dad de plan­tas de ba­su­ra equi­va­le a la de­man­da de ca­le­fac­ción y agua ca­lien­te de 1,25 mi­llo­nes de pi­sos y elec­tri­ci­dad pa­ra 680.000 ho­ga­res. Con to­do, sigue sin ser ener­gía lim­pia ya que que­mar ba­su­ra pro­du­ce emi­sio­nes. Por otro la­do, con la in­ci­ne­ra­ción de ba­su­ra se re­du­ce el me­tano (72 ve­ces más po­ten­te que el dió­xi­do de car­bono) ge­ne­ra­do a par­tir de re­si­duos or­gá­ni­cos en ver­te­de­ros. Tek­nis­ka Ver­ken es­ti­ma que sus ope­ra­cio­nes de que­ma de ba­su­ra el año pa­sa­do evi­ta­ron emi­tir el equi­va­len­te a 467.000 to­ne­la­das de dió­xi­do de car­bono.

Ade­más de ca­lor y elec­tri­ci­dad, la plan­ta de ba­su­ra de Lin­kö­ping pro­du­ce bio­gas a par­tir de mi­les de to­ne­la­das de ali­men­tos y desechos or­gá­ni­cos. Con es­te bio­gas ope­ran más de 200 au­to­bu­ses ur­ba­nos, así co­mo flo­tas de ca­mio­nes de re­co­lec­ción de ba­su­ra, ta­xis y co­ches pri­va­dos. Los crí­ti­cos in­sis­ten: so­lu­cio­nes co­mo es­ta des­alien­tan la re­duc­ción y el re­ci­cla­je de desechos y re­du­cen la in­ver­sión en re­no­va­bles, y que el pro­ce­so de que­mar ba­su­ra es in­trín­se­ca­men­te con­ta­mi­nan­te.

ABC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.