¿Y qué ha­ce­mos aho­ra con la ava­lan­cha de da­tos?

La fal­ta de es­tra­te­gias cla­ras y coor­di­na­das im­pi­de ex­plo­tar al má­xi­mo las po­si­bi­li­da­des de es­ta he­rra­mien­ta

ABC - Empresa - - Empresas Y Sectores - FRANCISCO VA­LEN­TE

Pre-dic-ti-bi-li-dad. Sí, la devoción por el uni­ver­so del big da­ta se jus­ti­fi­ca por­que –se­gún los in­ge­nie­ros in­for­má­ti­cos– nun­ca an­tes se ha­bía po­di­do ana­li­zar tan­ta can­ti­dad de va­ria­bles de dis­tin­tos clien­tes y de­tec­tar con un al­to ni­vel de pre­ci­sión el com­por­ta­mien­to de los usua­rios. Tie­ne que ver con la ca­pa­ci­dad de pro­ce­sa­mien­to; la maquina iden­ti­fi­ca pa­tro­nes que a una per­so­na se le es­ca­pa­rían. «No es una ola, no es una mo­da, es una nue­va for­ma de ha­cer ne­go­cios. So­lo las em­pre­sas que lo en­tien­dan así se­rán ca­pa­ces de lle­gar an­tes y me­jor al clien­te», di­ce Al­ber­to Gon­zá­lez Ca­le­ro, res­pon­sa­ble de in­ge­nie­ría de da­tos en Ca­bify.

Las com­pa­ñías di­gi­ta­les han na­ci­do ba­jo la pre­mi­sa del dato co­mo ge­ma, pe­ro las fir­mas tra­di­cio­na­les em­pie­zan a no­tar que es una des­ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va no po­ner el acen­to en el desa­rro­llo de he­rra­mien­tas de pre­dic­ción. Los Chief da­ta of­fi­cers (CDO) ase­gu­ran que no es cues­tión de mar­ke­ting, sino una ma­ne­ra de ha­cer las co­sas. «Hoy en día no se pue­de con­tar una ver­dad sin da­tos. El que es­tá cer­ca del dato sa­be lo que real­men­te es­tá pa­san­do, no se guía por in­tui­ción», di­ce Gon­zá­lez Ca­le­ro.

En el Chief Da­ta Of­fi­cer Day rea­li­za­do es­ta se­ma­na en No­vo­tel Ma­drid Cen­ter –even­to pa­ra el aná­li­sis de las es­tra­te­gias, ten­den­cias y tec­no­lo­gías que ayu­dan en la ges­tión, ex­plo­ta­ción y go­bierno del dato– Eva Mon­to­ro, head of in­te­lli­gen­ce de Ban­co San­tan­der, ha ex­pli­ca­do que «pa­ra po­der rea­li­zar una co­rrec­ta ex­plo­ta­ción de los da­tos se ne­ce­si­tan fun­cio­nes que tra­ba­jen muy coor­di­na­das, so­bre to­do en­tre el mun­do del ne­go­cio, el mun­do tec­no­ló­gi­co, la se­gu­ri­dad de la in­for­ma­ción o la pro­tec­ción de da­tos».

Por su par­te, Da­vid Cas­te­lló, so­cio de Da­ta & Analy­tics en EY, ex­pli­ca que la trans­for­ma­ción di­gi­tal es un con­jun­to de tec­no­lo­gías que in­ter­ac­cio­nan en­tre sí, y que pro­pio de esa in­ter­ac­ción se po­ten­cian co­mo ele­men­tos dis­rup­ti­vos. «Hay tres pa­lan­cas cla­ves que de­be­mos con­si­de­rar esen­cia­les: la co­nec­ti­vi­dad, la in­te­li­gen­cia o apren­di­za­je cog­ni­ti­vo, y la au­to­ma­ti­za­ción», in­di­ca. El pro­fe­sio­nal en­tien­de que la tecnología es­tá ca­da vez más ba­ra­ta, que los da­tos a dis­po­si­ción son más ca­da día y que se ha al­can­za­do una so­fis­ti­ca­ción en los al­go­rit­mos an­tes im­pen­sa­da. Si bien aún se es­tá muy le­jos de la ma­du­rez, la ma­yor con­cien­cia­ción de los di­fe­ren­tes sec­to­res y la pre­dis­po­si­ción re­gu­la­to­ria pre­fi­gu­ran pro­gre­so. Cas­te­lló ase­gu­ra que la fal­ta de ma­du­rez en el te­rreno no se de­be a fal­ta de pre­su­pues­to sino a fal­ta de ta­len­to.

Exis­ten mu­chas com­pa­ñías que no cuen­tan con la fi­gu­ra del CDO, un per­fil pro­fe­sio­nal que mezcla co­no­ci­mien­tos ma­te­má­ti­cos y de in­for­má­ti­ca. En pa­la­bras de Re­be­ca Cues­ta, di­rec­to­ra del Chief Da­ta Of­fi­cer Day, Es­pa­ña no es­tá a la al­tu­ra de EE.UU, pe­ro si ocu­pa un lu­gar pre­pon­de­ran­te en las em­pre­sas con cien­tí­fi­cos de da­tos a la ca­be­za. «No hay mu­chas uni­ver­si­da­des en nues­tro país que ten­gan pro­gra­mas de gra­do con ese ti­po de per­fi­les, pe­ro si se es­tá ha­cien­do un es­fuer­zo en pro­gra­mas de más­te­res», co­men­ta Gon­zá­lez Ca­le­ro.

Hue­llas di­gi­ta­les

Da­niel Mar­tí­nez Ba­ta­ne­ro, smart da­ta di­rec­tor en Gru­po Ca­ja Ru­ral, se­ña­la que en ba­se a los da­tos ob­je­ti­vos de los usua­rios de la red y a las hue­llas que de­jan sus in­ter­ac­cio­nes, los al­go­rit­mos de «ma­chi­ne lear­ning», «deep lear­ning» y re­des neu­ro­na­les po­drán pre­de­cir las con­duc­tas de los clien­tes y ofre­cer pro­duc­tos y ser­vi­cios en tiem- po real. Pa­ra Mar­tí­nez Ba­ta­ne­ro, si bien mu­chos dra­go­nes tec­no­ló­gi­cos han abu­sa­do en la uti­li­za­ción de da­tos, en la ma­yo­ría de los ca­sos la uti­li­za­ción que se ha­ce de ellos es a cons­cien­cia y con el úni­co ob­je­ti­vo de aten­der los de­seos de la gen­te de la me­jor ma­ne­ra.

En el ca­so de las pla­ta­for­mas, el ideal de ma­du­rez con­sis­te en no vin­cu­lar­se con los usua­rios de ma­ne­ra in­tru­si­va sino a tra­vés de una in­ter­ac­ción in­te­li­gen­te. «Mu­cho cui­da­do con “in­fo­xi­car”, o con po­ner en fun­cio­na­mien­to al­go­rit­mos pre­dic­ti­vos no tes­ta­dos, por­que si ofre­ces co­sas que el clien­te no quie­re o ya tie­ne, en vez de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial lo que tie­nes es una ma­ne­ra bas­tan­te ton­ta acer­car­te», ma­ni­fies­ta el smart da­ta di­rec­tor en Gru­po Ca­ja Ru­ral.

Exis­ten mul­ti­tud de nue­vos pla­yers –di­ce Da­vid Cas­te­lló– que es­tán apa- re­cien­do y que es­tán cam­bian­do el eco­sis­te­ma y la for­ma de ha­cer ne­go­cios. Las fi­nan­cie­ras tec­no­ló­gi­cas han sa­cu­di­do el sec­tor ban­ca­rio, y las star­tups es­tán afec­tan­do las in­dus­trias. Pa­ra Mar­tí­nez Ba­ta­ne­ro el pa­no­ra­ma es­tá muy cla­ro, « si las gran­des fir­mas tra­di­cio­na­les no se trans­for­man a la par de la so­cie­dad, otros se van a co­mer su que­so». Uno de los ejem­plos pue­de ser la ban­ca: hay ni­chos de ne­go­cio que se los pue­den qui­tar las «fin­tech», y los gi­gan­tes di­gi­ta­les co­mo Goo­gle, Fa­ce­book o Ama­zon po­drían entrar a com­pe­tir di­rec­ta­men­te en cual­quier pro­duc­to fi­nan­cie­ro. « Las ba­rre­ras nor­ma­ti­vas son tem­po­ra­les, por en­de las ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas tam­bién; es cues­tión de tiem­po pa­ra que los en­tran­tes ad­quie­ran de­re­chos que hoy no tie­nen», in­di­ca el es­pe­cia­lis­ta.

SEG­MEN­TA­CIÓN «La ma­du­rez con­sis­te en no vin­cu­lar­se con los usua­rios de ma­ne­ra in­tru­si­va, sino en una in­ter­ac­ción in­te­li­gen­te»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.