CON PER­MI­SO

ABC - Empresa - - Con Permiso -

ier­to es que Es­pa­ña no es Ita­lia. Aún. Por­que, ¡a Dios gra­cias!, he­mos he­cho los de­be­res. Bueno, los ha­bía­mos he­cho... Cier­to es tam­bién que Ma­riano Ra­joy allá por 2012, po­co des­pués de ate­rri­zar en el po­der, y con un país he­cho unos zo­rros tras el li­de­raz­go del ma­ni­rro­to de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, se tu­vo que afi­cio­nar a una po­lí­ti­ca de aus­te­ri­dad más pro­pia de go­bier­nos de de­re­chas que de iz­quier­das, sí. Pe­ro cier­to es que o nos en­gan­chá­ba­mos a una po­lí­ti­ca de con­ten­ción de gas­tos al má­xi­mo y al­za de im­pues­tos, o mo­ría­mos, y no pre­ci­sa­men­te de éxi­to.

El ca­so es que nues­tro país, hoy, no es un pro­ble­ma, de nue­vo, pa­ra Eu­ro­pa. De mo­men­to. En la ac­tua­li­dad, lo es el país al­pino. Nues­tra si­tua­ción eco­nó­mi­ca dis­ta bas­tan­te, de fac­to, del dra­ma que se le pue­de ve­nir en­ci­ma al Go­bierno ita­liano si osan se­guir ade­lan­te con los pla­nes de ata­que fron­tal a las re­glas eu­ro­peas. Por­que las me­di­das anun­cia­das el pa­sa­do jue­ves por el Go­bierno de Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas (M5E) y la Li­ga Nor­te, en el po­der des­de ju­nio, aca­ba­rán em­po­bre­cien­do al país y agra­va­rán la si­tua­ción de una deu­da pú­bli­ca que ya se en­cuen­tra en ni­ve­les «ex­plo­si­vos» (y oji­to que en es­to de una deu­da dis­pa­ra­da Es­pa­ña es ex­per­ta, en la ac­tua­li­dad se­gui­mos en ni­ve­les peligrosos, y si de­ja­mos que el idea­rio so­cia­lis­ta flu­ya...).

Y es que los lí­de­res po­pu­lis­tas del M5E y la Li­ga Nor­te, Lui­gi di Maio y Matteo Salvini, res­pec­ti­va­men­te, se han im­pues­to a la pru­den­cia de su mi­nis­tro de Fi­nan­zas, Gio­van­ni Tria, y han ce­rra­do un acuer­do pre­su­pues­ta­rio más que ex­pan­si­vo que in­clu­ye una subida de las pen­sio­nes y 10.000 mi­llo­nes pa­ra una ren­ta bá­si­ca, que de­ja­rá el dé­fi­cit pú­bli­co del año que vie­ne en el 2,4%, ocho dé­ci­mas por en­ci­ma del ob­je­ti­vo mar­ca­do por Bru­se­las. «Un día his­tó­ri­co, por­que se ha can­ce­la­do la po­bre­za en Ita­lia y se ha res­ti­tui­do el fu­tu­ro a seis mi­llo­nes de ita­lia­nos», ce­le­bró el pro­pio Di Maio en­can­ta­do de ha­ber­se co­no­ci­do y «arro­jan­do» di­ne­ro a la eco­no­mía. Una estrategia eco­nó­mi­ca de una in­te­li­gen­cia pau­pé­rri­ma. Por­que tirando de eco­no­mía de ma­nual, un au­men­to de la deu­da –so­bre to­do, en épo­cas de po­cos cohe­tes– su­po­ne siem­pre un em­po­bre­ci­mien­to, más si ca­be si no se con­tem­pla un plan B dis­po­ni­ble pa­ra

Csub­sa­nar el pro­ble­ma crea­do in­me­dia­ta­men­te des­pués. De he­cho, ca­da eu­ro des­ti­na­do a au­men­tar la deu­da, su­po­ne un eu­ro me­nos pa­ra ca­rre­te­ras, pa­ra es­cue­las, me­di­ci­nas, hos­pi­ta­les... en de­fi­ni­ti­va, pa­ra «jus­ti­cia so­cial», co­mo gus­ta de­cir nues­tra mi­nis­tra de Ha­cien­da, Ma­ría Je­sús Montero.

Y en esas que nos da­mos de bru­ces con Es­pa­ña, li­de­ra­da por es­te Go­bierno del gas­to so­cial, muy des­vir­tua­do ya por las con­ti­nuas rec­ti­fi­ca­cio­nes y al­gu­nas di­mi­sio­nes so­bre­ve­ni­das por ese lis­tón co­lo­ca­do en lo más al­to de la ho­nes­ti­dad del mar­ke­ting, un ab­sur­do au­to­im­pues­to por el pro­pio pre­si­den- te Pe­dro Sán­chez en sus tiem­pos de lí­der de la opo­si­ción. Por­que se es­tá per­dien­do el gran ob­je­ti­vo que mue­ve la per­ma­nen­cia en el po­der de un nue­vo par­ti­do: ges­tio­nar los pro­ble­mas de los ciu­da­da­nos. Pe­ro des­de la reali­dad. Esa que tie­ne que ver con los bol­si­llos, que no se con­si­gue de otra ma­ne­ra que re­cu­pe­ran­do la con­fian­za de los in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les que de­vol­ve­rán al ca­rril los fun­da­men­tos eco­nó­mi­cos bá­si­cos que ti­ran del cre­ci­mien­to y, con­se­cuen­te­men­te, del em­pleo. Aho­rro, con­su­mo, ex­por­ta­cio­nes, sa­la­rios... aque­llos da­tos de ac­ti­vi­dad «to­ca­dos» que no «hun­di­dos» si se po­ne re­me­dio.

Y he­te aquí la cues­tión, por­que las ex­pec­ta­ti­vas que crea una agen­da so­cial es to­tal­men­te in­com­pa­ti­ble con los ai­res que so­plan hoy en la eco­no­mía mun­dial. Sin los an­ta­ño vien­tos de co­la, que tan­to ayu­da­ron años atrás a di­si­par la in­cer­ti­dum­bre, no se pue­de afron­tar otra cri­sis en cier­nes – Bre­xit, con­se­cuen­cias de la guerra co­mer­cial ini­cia­da por Do­nald Trump, po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias ca­da vez más res­tric­ti­vas, bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria a la vis­ta...)– y me­nos aún con la anun­cia­da po­lí­ti­ca en Es­pa­ña de cor­te ita­liano de arro­jar di­ne­ro al pro­ble­ma. Con un equi­po eco­nó­mi­co des­apa­re­ci­do en com­ba­te, ex­cep­to Te­re­sa Ri­be­ra, la mi­nis­tra de Tran­si­ción Eco­ló­gi­ca, que com­pa­re­ció pa­ra anun­ciar có­mo iba a so­lu­cio­nar una luz ca­da vez más y más ca­ra (¡arroz pe­gao!).

Y es que los ciu­da­da­nos sí han em­pe­za­do ya a an­ti­ci­par esa des­ace­le­ra­ción que to­do el mun­do ve –em­pre­sa­rios, ins­ti­tu­cio­nes, eco­no­mis­tas...–, mien­tras el Go­bierno sigue en sus tre­ce. El gas­to de las fa­mi­lias prác­ti­ca­men­te se ha es­tan­ca­do en el se­gun­do tri­mes­tre del ejer­ci­cio y la ta­sa de aho­rro, tras caer a mí­ni­mos de la úl­ti­ma dé­ca­da, co­mien­za ya a re­pun­tar, in­di­ca­ti­vo de que las fa­mi­lias em­pie­zan a apre­tar­se el cin­tu­rón. Ur­ge pues que pon­gan to­da la car­ne en el asa­dor las ti­tu­la­res de la ges­tión de los di­ne­ros pú­bli­cos. Me­nos bla bla y más he­cho con­su­ma­do. La mi­nis­tra de Tra­ba­jo (¡que re­co­no­ce que no sa­be na­da de eco­no­mía!); la de Ha­cien­da, con sus ideas pe­re­gri­nas que pe­na­li­zan a los que crean em­pleo; y la en­car­ga­da el pró­xi­mo vier­nes de ex­pli­car a to­dos los es­pa­ño­les que el ago­ta­mien­to eco­nó­mi­co no es cier­to, la mi­nis­tra Na­da Cal­vi­ño (¡ups! per­dón, Na­dia, el sub­cons­cien­te). «! Dan­ger,dan­ger, te­ne­mos un pro­ble­ma!». A re­mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.