MÁS IM­PUES­TOS QUE EL RES­TO DEL PAÍS

La Jun­ta ha fi­ja­do un to­pe de un mi­llón en el im­pues­to de su­ce­sio­nes, pe­ro los an­da­lu­ces aún pa­gan por en­ci­ma de la me­dia por do­na­cio­nes y ren­tas del tra­ba­jo

ABC - Especiales Andalucía - - SUMARIO - POR AN­TO­NIO R. VE­GA

Cuan­do un an­da­luz co­bra una nó­mi­na, com­pra una vi­vien­da, fir­ma una hi­po­te­ca, do­na un di­ne­ro a su hi­jo, po­see un pa­tri­mo­nio o re­po­ne la ga­so­li­na del co­che pa­ga más im­pues­tos que la me­dia de es­pa­ño­les. Los su­ce­si­vos go­bier­nos an­da­lu­ces han apro­ve­cha­do su ca­pa­ci­dad nor­ma­ti­va pa­ra ele­var im­pues­tos ce­di­dos por el Es­ta­do a las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas y ob­te­ner así más in­gre­sos pa­ra fi­nan­ciar ser­vi­cios bá­si­cos co­mo la sa­lud y la edu­ca­ción, pe­ro tam­bién pa­ra sos­te­ner una ad­mi­nis­tra­ción hi­per­tro­fia­da con 270.000 em­plea­dos pú­bli­cos, en­tre fun­cio­na­rios, la­bo­ra­les y la plan­ti­lla de los en­tes ins­tru­men­ta­les.

El úl­ti­mo in­ven­ta­rio pu­bli­ca­do por el Mi­nis­te­rio de Hacienda y Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, arro­ja luz so­bre es­te asun­to. La Jun­ta de An­da­lu­cía con­ta­ba has­ta el 1 de ju­lio con un to­tal de 304 en­ti­da­des pú­bli­cas. Só­lo Ca­ta­lu­ña, con 389, su­pera es­ta ci­fra. Man­te­ner es­ta me­ga­es­truc­tu­ra aca­rrea un pea­je fis­cal que al ciu­da­dano le cues­ta en­ten­der. El Go­bierno an­da­luz, en cam­bio, de­fien­de que su ma­yor fis­ca­li­dad en com­pa­ra­ción con otras co­mu­ni­da­des es fru­to de la in­fra­fi­nan­cia­ción que su­fre por par­te del Es­ta­do y cri­ti­ca el «dum­ping» o fe­roz com­pe­ten­cia que prac­ti­can te­rri­to­rios más ri­cos, co­mo la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, con ba­ja­das in­dis­cri­mi­na­das de tri­bu­tos. En el Con­se­jo de Po­lí­ti­ca Fis­cal y Fi­nan­cie­ra los res­pon­sa­bles de las re­gio­nes se ve­rán las ca­ras en los pró­xi­mos días en un en­cuen­tro de­man­da­do por la pre­si­den­ta an­da­lu­za, Su­sa­na Díaz, pa­ra po­ner co­to a lo que el Re­gis­tro de Eco­no­mis­tas Ase­so­res Fis­ca­les de­no­mi­na co­mo la «jun­gla» de nor­mas au­to­nó­mi­cas.

En los dos úl­ti­mos años, la Jun­ta de An­da­lu­cía ha re­du­ci­do la al­ta pre­sión fis­cal a la que so­me­tía a sus ciu­da­da­nos a tra­vés del Im­pues­to de Su­ce­sio­nes y Do­na­cio­nes, for­za­da por la pre­sión ejer­ci­da por la so­cie­dad ci­vil y por la ini­cia­ti­va de Ciu­da­da­nos, que fa­ci­li­tó la in­ves­ti­du­ra de la pre­si­den­ta so­cia­lis­ta a cam­bio de re­vi­sar al­gu­nos tri­bu­tos, en­tre otros com­pro­mi­sos. An­da­lu­cía ha pa­sa­do en el úl­ti­mo ejer­ci­cio de ser una de las re­gio­nes don­de más se pa­ga­ba por acep­tar una he­ren­cia de un fa­mi­liar di­rec­to fa­lle­ci­do a

ser una de las más ba­ra­tas ba­jo de­ter­mi­na­das con­di­cio­nes. Lle­ga­dos a es­te pun­to, ca­be pre­gun­tar­se si hay mar­gen pa­ra re­du­cir más los tri­bu­tos.

El co­mi­té de ex­per­tos ele­gi­dos por el Go­bierno y las co­mu­ni­da­des pa­ra la re­for­ma de la fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca abo­ga­ba por ho­mo­ge­nei­zar el im­pues­to de su­ce­sio­nes, eli­mi­nar el im­pues­to de Pa­tri­mo­nio y dar ma­nos li­bres a las re­gio­nes pa­ra fi­jar co­pa­gos. Car­los María Ló­pez Es­pa­da­for, ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Fi­nan­cie­ro y Tri­bu­ta­rio en la Uni­ver­si­dad de Jaén, se mues­tra re­ti­cen­te a fa­ci­li­tar ma­yor mar­gen a las co­mu­ni­da­des pa­ra ba­jar tri­bu­tos. Es­tá con­ven­ci­do de que «cual­quier au­men­to de la ca­pa­ci­dad de ce­sión fis­cal va en de­tri­men­to de las co­mu­ni­da­des más po­bres, co­mo An­da­lu­cía». Ase­gu­ra que la fi­nan­cia­ción «no de­be ve­nir ju­gan­do con los már­ge­nes de im­pues­tos » por­que hay que man­te­ner ser­vi­cios co­mo la sa­ni­dad y la edu­ca­ción, sino a tra­vés de un es­tu­dio com­pa­ra­ti­vo del PIB. Hay, pues, más al­ter­na­ti­vas. Es­te pro­fe­sor re­cuer­da que en los años ochen­ta el en­ton­ces pre­si­den­te de la co­mu­ni­dad de Ma­drid, el so­cia­lis­ta Joaquín Le­gui­na, es­ta­ble­ció un re­car­go del 3% en la cuo­ta lí­qui­da del IRPF que pre­ten­día im­po­ner co­mo nue­va for­ma tri­bu­ta­ria ba­jo la de­no­mi­na­ción de Fondo de So­li­da­ri­dad de Ma­drid. Ante el re­vue­lo que se ar­mó, hu­bo que re­nun­ciar a es­ta vía de in­gre­sos.

Re­for­ma de IRPF

El si­guien­te ca­ba­llo de ba­ta­lla en An­da­lu­cía es la re­for­ma del tra­mo au­to­nó­mi­co del IRPF que el gru­po de Juan Ma­rín pla­nea ba­jar de ca­ra a las cuen­tas de 2019. La Co­mu­ni­dad se si­túa en la me­dia de la ta­bla de las re­gio­nal en cuan­to al pa­go de IRPF por ni­ve­les de ren­ta, aun­que es­tá por en­ci­ma en los ni­ve­les más ba­jos. El pac­to de in­ves­ti­du­ra re­co­gía una re­duc­ción del im­pues­to de en­tre 2 y 3,5 pun­tos. Un con­tri­bu­yen­te sol­te­ro y sin hi­jos que ga­na 30.000 eu­ros me­nor de 65 años y sin dis­ca­pa­ci­dad ni nin­gu­na otra cir­cuns­tan­cia per­so­nal que pu­die­ra dar­le de­re­cho a deducción, tie­ne que pa­gar 4.974 eu­ros a Hacienda en An­da­lu­cía. En Ma­drid, en las mis­mas con­di­cio­nes, ha­ría fren­te a un im­por­te de 4.829,64 eu­ros, pe­ro don­de más se pa­ga es en Ca­ta­lu­ña. Si la ren­ta pro­ce­den­te de su tra­ba­jo se acer­ca a los 45.000 eu­ros, en­ton­ces abo­na­ría 9.666,94 eu­ros en An­da­lu­cía, 360 eu­ros más que un ma­dri­le­ño.

En el Im­pues­to so­bre el Pa­tri­mo­nio, Ma­drid es la que es­tá bo­ni­fi­ca­da cien por cien mien­tras que Ex­tre­ma­du­ra, An­da­lu­cía y Ga­li­cia son las que más tri­bu­tan de­pen­dien­do del va­lor de las pro­pie­da­des, se­gún el Pa­no­ra­ma de Fis­ca­li­dad Au­to­nó­mi­ca Fo­ral 2018 del Con­se­jo Ge­ne­ral de Eco­no­mis­tas.

El im­pues­to so­bre trans­mi­sio­nes pa­tri­mo­nia­les tam­bién re­sul­ta más o me­nos gra­vo­so de­pen­dien­do de don­de se vi­va. Por la com­pra de in­mue­bles de 150.000 eu­ros, en Ma­drid se pa­gan 9.000 eu­ros, 12.000 en An­da­lu­cía, y 15.000 en Ca­ta­lu­ña.

Cla­mor so­cial en las he­ren­cias

La con­tes­ta­ción so­cial fue de­ci­si­va en la re­vi­sión del Im­pues­to de Su­ce­sio­nes. El Go­bierno an­da­luz que lo ha­bía iden­ti­fi­ca­do co­mo «el im­pues­to de los ri­cos», tu­vo que apar­car sus re­ser­vas ideo­ló­gi­cas y dar su bra­zo a tor­cer. La idea de que era in­jus­to, con­fis­ca­to­rio y dis­cri­mi­na­to­rio ha­bía ca­la­do en­tre los an­da­lu­ces, gra­cias, por un la­do, a la mo­vi­li­za­ción de una aso­cia­ción crea­da en 2017, Stop Im­pues­to Su­ce­sio­nes, que re­cla­ma su de­ro­ga­ción y, por otro, a la re­co­gi­da de fir­mas lle­va­da a ca­bo por el PP, per­ci­bi­da con re­ce­lo por Cs, en la re­ñi­da pug­na que man­tie­nen por pes­car en el mis­mo ca­la­de­ro elec­to­ral. Al mar­gen de las mo­ti­va­cio­nes —el tac­ti­cis­mo po­lí­ti­co ha pe­sa­do más que cual­quier otra ra­zón—, des­de el 1 de enero pa­sa­do las he­ren­cias por de­ba­jo del mi­llón de eu­ros no abo­nan el im­pues­to de su­ce­sio­nes. Has­ta en­ton­ces, el mí­ni­mo exen­to es­ta­ba en 250.000 eu­ros. La re­ba­ja afec­ta só­lo a pa­rien­tes di­rec­tos del fa­lle­ci­do, en­ten­dien­do por ta­les los hi­jos, cón­yu­ges, nie­tos y pa­dres. Los her­ma­nos, so­bri­nos, tíos y pri­mos que re­ci­ban he­ren­cias de­be­rán pa­gar lo mis­mo que an­tes de 2018. Ra­fael Moya, que es abo­ga­do de la pla­ta­for­ma on­li­ne Eas­yof­fer, del bu­fe­te MFC en Se­vi­lla, con­si­de­ra que «es­ta nor­ma be­ne­fi­cia al he­re­de­ro de cla­se me­dia, pe­ro es­tá muy li­mi­ta­da por el pa­ren­tes­co. Au­men­ta la cuan­tía de la ba­se im­po­ni­ble pa­ra tri­bu­tar, pe­ro no es su­fi­cien­te por­que las mo­di­fi­ca­cio­nes es­tán muy li­mi­ta­das por el pa­ren­tes­co, a las lí­neas 1 y 2 de des­cen­den­cia. Hay mu­chos ciu­da­da­nos en An­da­lu­cía que he­re­dan fue­ra de ese víncu­lo y que se­gui­rán tri­bu­tan­do el im­pues­to com­ple­to». Juan Car­los Val­ver­de, pre­si­den­te de Stop Im­pues­to Su­ce­sio­nes y de la re­cién na­ci­da fe­de­ra­ción na­cio­nal, cri­ti­ca que la medida no se apli­que con ca­rác­ter re­tro­ac­ti­vo y al res­to de fa­mi­lia­res del fa­lle­ci­do y la­men­ta que se tra­te de una medida co­yun­tu­ral, por­que es­tá vin­cu­la­da a la Ley de Pre­su­pues­tos de la Jun­ta pa­ra 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.