A. RA­MÍ­REZ DE ARE­LLANO CON­SE­JE­RO DE ECO­NO­MÍA Y CO­NO­CI­MIEN­TO

El res­pon­sa­ble de la pla­ni­fi­ca­ción eco­nó­mi­ca y las uni­ver­si­da­des en An­da­lu­cía es­tá cam­bian­do di­ná­mi­cas pa­ra des­pe­jar el ca­mino a los em­pren­de­do­res y al ta­len­to AN­TO­NIO RA­MÍ­REZ DE ARE­LLANO CON­SE­JE­RO DE ECO­NO­MÍA Y CO­NO­CI­MIEN­TO

ABC - Especiales Andalucía - - SUMARIO - POR E. FREIRE

«NUES­TRA APUES­TA ES AYU­DAR MÁS QUE DAR AYU­DAS. QUE­RE­MOS QUE NOS VEAN CO­MO ALIA­DOS»

Ca­te­drá­ti­co de Fí­si­ca e in­ves­ti­ga­dor au­tor de cua­tro pa­ten­tes, ha tra­ba­ja­do en la­bo­ra­to­rios nor­te­ame­ri­ca­nos y tie­ne el pre­mio a la ex­ce­len­cia do­cen­te, se­gún cons­ta en su cu­rrí­cu­lum oficial. An­tes que na­da, An­to­nio Ra­mí­rez de Are­llano se de­fi­ne co­mo «un cien­tí­fi­co de ba­ta blanca». Es­ca­ló has­ta la ci­ma uni­ver­si­ta­ria co­mo rec­tor de la His­pa­len­se y fue re­pre­sen­tan­te es­tu­dian­til en los 80, un víncu­lo re­mo­to con su pre­sen­te po­lí­ti­co. En ple­na cri­sis eco­nó­mi­ca (año 2015) en­tró en el Go­bierno an­da­luz co­mo in­de­pen­dien­te (sin car­né del PSOE), pa­ra ocu­par­se del de­par­ta­men­to de Eco­no­mía y Co­no­ci­mien­to, en el que se in­clu­yen las com­pe­ten­cias so­bre las Uni­ver­si­da­des e I+D+i. Aban- de­ra un cam­bio de mo­de­lo eco­nó­mi­co ba­sa­do en la igual­dad de opor­tu­ni­da­des en la Edu­ca­ción. —¿Po­drán vol­ver nues­tros uni­ver­si­ta­rios del ex­tran­je­ro gra­cias al nue­vo ci­clo eco­nó­mi­co? —La ta­rea es crear las con­di­cio­nes pa­ra que las em­pre­sas sien­tan la ne­ce­si­dad de con­tra­tar ese ta­len­to. En to­do ca­so, es­toy con­ven­ci­do de que, mi­ran­do al fu­tu­ro, los an­da­lu­ces es­ta­rán en to­do el mun­do tra­ba­jan­do, por­que es­tán muy bien for­ma­dos. En prin­ci­pio, no te­ne­mos que ver co­mo una si­tua­ción in­he­ren­te­men­te ne­ga­ti­va tra­ba­jar en el ex­tran­je­ro; de­be ser una op­ción. Lo dra­má­ti­co es cuan­do no que­da más re­me­dio que se­guir es­te ca­mino. Yo ter­mi­né mi ca­rre­ra y me fui a tra­ba­jar al ex­tran­je­ro y lue­go vol­ví por­que se die­ron las cir­cuns­tan­cias. Hay que crear las con­di­cio­nes pa­ra que quie­nes quie­ran vol­ver, vuel­van y con­tri­bu­yan a crear ri­que­za de An­da­lu­cía.

—Lle­va­mos cua­tro años de cre­ci­mien­to, ¿en qué ho­ri­zon­te ve que An­da­lu­cía pue­da dar el sor­pas­so y es­ca­lar en el ran­king de la ri­que­za na­cio­nal? —Ha ha­bi­do un cam­bio fun­da­men­tal en An­da­lu­cía en los úl­ti­mos 35 años. He­mos mul­ti­pli­ca­do por 3,5 ve­ces nues­tro PIB real y, en esa pro­gre­sión, ha ha­bi­do un in­cre­men­to de la par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res des­de un 21% en 1981 a ca­si el 40% en 2017. El nú­me­ro de empleos que se han crea­do, prác­ti­ca­men­te du­pli­ca el que ha­bía en 1981; se pa­só de 1,6 mi­llo­nes a más de 3 mi­llo­nes. An­da­lu­cía ha sido uno de los lu­ga­res de Eu­ro­pa don­de más em­pleo se ha crea­do y don­de más ha cre­ci­do la ri­que­za; y se ha he­cho in­cor­po­ran­do las mu­je­res a la po­bla­ción ac­ti­va, co­sa que no han con­se­gui­do otros lu­ga­res de Eu­ro­pa que par­tían de si­tua­cio­nes equi­va­len­tes a la nues­tra. En to­do ese gran cam­bio la pie­za fun­da­men­tal ha sido un Go­bierno re­gio­nal que ha po­di­do abor­dar los prin­ci­pa­les dé­fi­cit que te­nía An­da­lu­cía. El Go­bierno au­tó­no­mo ha ga­ran­ti­za­do la po­lí­ti­ca de co­ne­xión trans­ver­sal de la re­gión y el ac­ce­so a la edu­ca­ción y a la sa­ni­dad, los dos as­pec­tos cla­ves del cam­bio. —Pe­ro no se pro­du­ce la con­ver­gen­cia eco­nó­mi­ca con otros te­rri­to­rios... —A to­dos nos ha ido me­jor, pe­ro eso no ha per­mi­ti­do con­ver­ger. Las di­fe­ren­cias eco­nó­mi­cas que ha­bía a pri­me­ros de los 80 en­tre las re­gio­nes más ri­cas y me­nos ri­cas (ya hoy ha­blar de po­bres es una ano­ta­ción que hay que ma­ti­zar) si­gue ha­bién­do­las. Pe­ro An­da­lu­cía tie­ne unas po­ten­cia­li­da­des de desa­rro­llo enor­mes que se pue­den ex­plo­tar. El res­to de Es­pa­ña es­tá recuperándose algo más de­pri­sa por­que se­gui­mos te­nien­do dos cues­tio­nes pen­dien­tes que el Go­bierno de Es­pa­ña no abor­da: las in­ver­sio­nes pú­bli­cas si­guen sien­do de­ma­sia­do ba­jas en An­da­lu­cía (te­ne­mos un 18% de po­bla­ción y un so­lo se in­vier­te un 13% de la in­ver­sión re­gio­na­li­za­ble) y es­te es un pa­ra­dig­ma que se da en to­do. Por ejem­plo, hay más di­ne­ro de­di­ca­do a pen­sio­nes o al pa­ro en Ma­drid o el Nor­te de Es­pa­ña que en An­da­lu­cía. Cuan­do uno ve to­dos los in­di­ca­do­res son siem­pre me­jo­res cuan­to más nos acer­ca­mos a la fron­te­ra de Fran­cia, y es­to no pue­de te­ner que ver con cues­tio­nes ca­sua­les, sino con de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas. Es algo que de­be­ría preo­cu­par­nos, por­que si no hay in­ver­sión pú­bli­ca y si no hay una bue­na fi­nan­cia­ción de las com­pe­ten­cias au­to­nó­mi­cas, es­ta­mos me­nos­ca­ban­do el PIB an­da­luz. No­so­tros he­mos ci­fra­do que tras los años de la cri­sis te­ne­mos un dé­fi­cit de 10.000 mi­llo­nes de eu­ros acu­mu­la­dos en ma­te­ria de in­ver­sio­nes y de fi­nan­cia­ción del sis­te­ma pú­bli­co de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, equi­va­len­tes al 6,5% del PIB. Es el por­cen­ta­je que ha­bría­mos con­ver­gi­do con Es­pa­ña y ten­dría­mos ca­si 200.000 empleos más. —¿Cuá­les son nues­tras gran­des po­ten­cia­li­da­des? —Apar­te de que so­mos una po­ten­cia agrí­co­la y del im­por­tan­te pe­so in­dus­trial alrededor de Se­vi­lla, Cá­diz y Huel­va, mi­ran­do al fu­tu­ro cree­mos que An­da­lu­cía tie­ne un gran po­ten­cial lo­gís­ti­co si se apro­ve­cha su po­si­ción pri­vi­le­gia­da. Plan­tea­mos que Es­pa­ña mi­re al mun­do a tra­vés de sus puer­tos y en es­te ca­so, de pla­ta­for­mas de co­mer­cio con Áfri­ca, Amé­ri­ca, y que eso sea el sus­ten­to pa­ra un desa­rro­llo tam­bién in­dus­trial. Nues­tro mo­de­lo pro­duc-

RE­GRE­SO DEL TA­LEN­TO «Tra­ba­jar en el ex­tran­je­ro no es una si­tua­ción in­he­ren­te­men­te ne­ga­ti­va» EX­POR­TA­CIO­NES «Ca­si el 45% del PIB de An­da­lu­cía es­tá re­la­cio­na­do ya con el sec­tor ex­te­rior»

ti­vo es­tá evo­lu­cio­nan­do, el tu­ris­mo y el mun­do agrí­co­la es­tán cam­bian­do, los ser­vi­cios de al­to va­lor aña­di­do, co­mo la in­ge­nie­ría, ca­da vez tie­nen ma­yor ca­li­dad. Ca­si el 45% del PIB de An­da­lu­cía es­tá re­la­cio­na­do con el sec­tor ex­te­rior. Ha­bla­mos de una eco­no­mía que tie­ne un po­ten­cial enor­me que se pue­de desa­rro­llar. —¿Tie­ne to­da­vía mu­cho re­co­rri­do el ti­rón del co­mer­cio ex­te­rior? —Las ex­por­ta­cio­nes van a se­guir sien­do muy altas, pe­ro es di­fí­cil cre­cer to­dos los años a un rit­mo del 15%. Tie­nen que cam­biar las fuer­zas mo­tri­ces de la eco­no­mía ha­cia las in­ver­sio­nes y la de­man­da in­ter­na. El Go­bierno cen­tral de­be­ría fa­ci­li­tar esas dos cues­tio­nes prio­ri­ta­rias. Por eso tie­ne que cam­biar la nor­ma­ti­va la­bo­ral que se ideó pa­ra abor­dar la cri­sis. La re­ce­sión ha ter­mi­na­do no­mi­nal­men­te y aho­ra es ne­ce­sa­rio im­pul­sar la de­man­da in­ter­na con me­jo­res suel­dos y con­di­cio­nes la­bo­ra­les, y em­pe­zar a tra­ba­jar pa­ra dis­mi­nuir la pre­ca­rie­dad en los empleos. —Que­da po­ca le­gis­la­tu­ra. ¿Cuá­les son su me­tas in­me­dia­tas y qué im­pron­ta quie­re de­jar en es­ta pri­me­ra eta­pa su­ya co­mo po­lí­ti­co? —La im­pron­ta fun­da­men­tal es re­co­no­cer la im­por­tan­cia de las per­so­nas, res­pon­der a sus in­quie­tu- des, sim­pli­fi­car la vi­da de la gen­te re­du­cien­do la bu­ro­cra­cia y dan­do cer­ti­dum­bre. Co­mo Go­bierno so­cia­lis­tas, la igual­dad de opor­tu­ni­da­des es la clave de la ac­tua­ción po­lí­ti­ca. El ba­lan­ce es po­si­ti­vo en mu­chos in­di­ca­do­res. Es­ta­mos sa­tis­fe­chos con el plan de in­ter­na­cio­na­li­za­ción o con la Ley an­da­lu­za del Em­pren­di­mien­to que aho­ra es­ta­mos lan­zan­do. La im­pron­ta de es­ta nor­ma es in­tere­san­te por­que se apues­ta más por ayu­dar que por dar ayu­das. Creo que du­ran­te mu­cho tiem­po la es­tra­te­gia de los go­bier­nos, no so­lo del nues­tro, era ha­cer con­vo­ca­to­rias de ayu­das y con­si­de­rar re­suel­to el problema. Lo que que­re­mos es ayu­dar a la gen­te. Más que dar una ayu­da eco­nó­mi­ca, lo que se es­tá ha­cien­do es que la gen­te vea que eres un alia­do pa­ra sa­lir ade­lan­te. Tam­bién va­mos a mo­di­fi­car la Ley de Coope­ra­ti­vas y he­mos pues­to en mar­cha el Plan de ac­tua­ción pa­ra el Tra­ba­jo Au­tó­no­mo. En es­te ám­bi­to tam­bién es­ta­mos evo­lu­cio­nan­do: des­de lo que era dar ayu­das com­pe­ti­ti­vas de una ma­ne­ra com­ple­jí­si­ma y con una bu­ro­cra­cia muy cos­to­sa, va­mos a una sim­pli­fi­ca­ción bu­ro­crá­ti­ca. Es­pe­ro que en el ám­bi­to eco­nó­mi­co po­da­mos de­jar una im­pron­ta que cam­bie esas di­ná­mi­cas, que se vea una evo­lu­ción del mo­de­lo eco­nó­mi­co y, so­bre to­do, se re­co­noz­ca que es­tá ba­sa­do en el po­ten­cial de las per­so­nas, con los go­bier­nos sien­do res­pon­sa­bles de crear las con­di­cio­nes pa­ra su éxi­to.

RE­FOR­MA LA­BO­RAL «Es ne­ce­sa­rio im­pul­sar la de­man­da in­ter­na con me­jo­res suel­dos y con­di­cio­nes la­bo­ra­les» NUE­VO MO­DE­LO «Que­re­mos sim­pli­fi­car la vi­da de la gen­te re­du­cien­do la bu­ro­cra­cia y dan­do cer­ti­dum­bre»

FO­TOS: ROCÍO RUZ

An­to­nio Ra­mí­rez de Are­llano en su des­pa­cho de la Con­se­je­ría si­tua­da en la Car­tu­ja

El con­se­je­ro ha cum­pli­do tres años al fren­te de la car­te­ra de Eco­no­mía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.