PLAN­TA­CIO­NES SUPERINTENSIVAS RE­VO­LU­CIO­NAN EL OLI­VAR

La en­tra­da en pro­duc­ción de las nue­vas plan­ta­cio­nes superintensivas au­gu­ra co­se­chas his­tó­ri­cas de acei­tu­nas que afec­ta­rán al mer­ca­do oleí­co­la

ABC - Especiales Andalucía - - SUMARIO - POR INMA LO­PE­RA

En el pla­ne­ta hay 11,6 mi­llo­nes de hec­tá­reas dedicadas a la plan­ta­ción del oli­vo (la su­per­fi­cie se ha in­cre­men­ta­do du­ran­te los úl­ti­mos 12 años en 1,7 mi­llo­nes de hec­tá­reas). Y en es­te reino An­da­lu­cía es la que tie­ne in­dis­cu­ti­ble­men­te el ce­tro, con más de 80.000 nue­vas hec­tá­reas du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da (has­ta su­pe­rar el mi­llón y me­dio). La in­dus­tria ha acom­pa­ña­do es­te pro­ce­so de cre­ci­mien­to del cultivo y se han con­so­li­da­do gran­des fir­mas en­va­sa­do­ras, co­mo las an­da­lu­zas Mi­ga­sa (con una fac­tu­ra­ción su­pe­rior a los 1.000 mi­llo­nes de eu­ros), Ace­sur (700 mi­llo­nes) o Mae­va (140 mi­llo­nes). Gru­pos co­mo Deo­leo (700 mi­llo­nes) y el por­tu­gués So­ve­na (1.500 mi­llo­nes) tam­bién tie­nen una par­te re­le­van­te de sus in­tere­ses en es­ta re­gión.

La trans­for­ma­ción del pai­sa­je an­da­luz con­ti­núa. Lar­gas hi­le­ras de oli­vos y de al­men­dros plan­ta­dos en se­to se su­ce­den en gran­des fin­cas to­tal­men­te me­ca­ni­za­das. La ma­yo­ría de ellas aún no han al­can­za­do su ple­na pro­duc­ción, mu­chas es­tán re­cién pues­tas y otras van de ca­mino. In­clu­so el oli­var su­per­in­ten­si­vo en se­cano em­pie­za a des­pun­tar co­mo cultivo al­ter­na­ti­vo en la cam­pi­ña, ya que la es­ca­sa ren­ta­bi­li­dad de los cul­ti­vos tra­di­cio­na­les ha­ce ne­ce­sa­rio plan­tear­se nue­vas vías. ¿Es sos­te­ni­ble la ex­pan­sión de es­ta plan­ta­ción? El equi­li­brio ac­tual en pro­duc­ción y con­su­mo es­tá en torno a tres mi­llo­nes de to­ne­la­das mundiales de acei­te, pe­ro se po­dría pa­sar a cua­tro mi­llo­nes «rá­pi­da­men­te». El prin­ci­pal re­to del sec­tor oli­va­re­ro es­pa­ñol es bus­car la fórmula pa­ra que el acei­te de oli­va si­ga sien­do un pro­duc­to ren­ta­ble, tan­to en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos co­mo so­cia­les.

«To­dos los pro­duc­to­res del mun­do, y es­pe­cial­men­te los es­pa­ño­les, te­ne­mos que se­guir tra­ba­jan­do por au­men­tar el con­su­mo a la mis­ma ve­lo­ci­dad que la pro­duc­ción», ase­gu­ra Ál­va­ro Ola­va­rría, di­rec­tor ge­ren­te de Oleoes­te­pa. Pa­ra ello hay que lo­grar un equi­li­brio en­tre «un pre­cio ra­zo­na­ble pa­ra el con­su­mi­dor na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal y que sea ren­ta­ble pa­ra el pro­duc­tor». Ade­más, «hay que po­ner en va­lor y di­fun­dir las bon­da­des del acei­te de oli­va pa­ra que el con­su­mi­dor lo pre­fie­ra a pe­sar de par­tir de pre­cios en ori­gen de 3.000 eu­ros la to­ne­la­da fren­te a otros acei­tes ve­ge­ta­les sus­ti­tu­ti­vos a pre­cios de 650 eu­ros la to­ne­la­da». A su jui­cio, to­das las es­tra­te­gias que quie­ran con­ver­tir el acei­te de oli­va en una «com­mo­dity» ha­rán un fla­co fa­vor a los pro­duc­to­res de vír­ge­nes ex­tras, pues «el es­fuer­zo de­be di­ri­gir­se a va­lo­ri­zar la ca­te­go­ría». En el mis­mo sen­ti­do se pro­nun­cia Ma­riano To­rres, di­rec­tor de la con­sul­to­ra agrí­co­la tec­no­ló­gi­ca Co­na­tech, que sub­ra­ya que «hay que se­guir pro­mo­cio­nan­do el acei­te de oli­va pa­ra que el con­su­mo, tam­bién en Es­pa­ña, au­men­te a la vez que la pro­duc­ción», y abo­ga por «po­ten­ciar la In­ter­pro­fe­sio­nal pa­ra que lle­gue a to­dos los mer­ca­dos».

La caí­da en el con­su­mo na­cio­nal se ha lo­gra­do com­pen­sar con el au­men­to de las ex­por­ta­cio­nes. Sin em­bar­go, el con­sul­tor es­tra­té­gi­co Juan Vi­lar, ase­gu­ra que «el acei­te de oli­va es un pro­duc­to que se con­su­me por fa­mi­lia­ri­dad o cer­ca­nía; el 83% se con­su­me en los pro­pios paí­ses pro­duc­to­res; el es­fuer­zo pa­ra que se con­su­ma en paí­ses co­mo Ru­sia, Ale­ma­nia, Ca­na­dá y Reino Unido de­be ser in­fi­ni­ta­men­te su­pe­rior». Pa­ra An­to­nio Lu­que, pre­si­den­te de la coo­pe­ra­ti­va Dcoop, ade­más de cre­cer en mer­ca­dos co­mo EEUU (y en la pro­pia Es­pa­ña) «ha­brá que tra­ba­jar en otros mu­chos as­pec­tos tan­to a ni­vel in­dus­trial co­mo en lo­gís­ti­ca y al­ma­ce­na­mien­to».

Vai­ve­nes de pre­cios

A ninguno de los ope­ra­do­res del sec­tor les re­sul­ta ajeno los con­ti­nuos vai­ve­nes en las co­ti­za­cio­nes del acei­te de oli­va. «Se han vi­vi­do pe­rio­dos en el co­mer­cio oleí­co­la de pre­cios rui­no­sos, por de­ba­jo de los cos­tes de pro­duc­ción, y de pre­cios ra­zo­na­bles pa­ra el pro­duc­tor co­mo en los úl­ti­mos años; no obs­tan­te, pa­ra evi­tar ten­sio­nes en el fu­tu­ro, te­ne­mos que ser

ca­pa­ces de ges­tio­nar de ma­ne­ra pro­fe­sio­nal los nue­vos vo­lú­me­nes», ase­gu­ra Ál­va­ro Ola­va­rría, ante las ne­fas­tas con­se­cuen­cias que pue­de te­ner el que los pre­cios no se con­tro­len de ma­ne­ra ade­cua­da.

La co­ti­za­ción del acei­te de oli­va la con­for­man mu­chos fac­to­res, apar­te de la ofer­ta y la de­man­da, co­mo por ejem­plo el cli­ma. Hoy la pro­duc­ción cre­ce a un rit­mo su­pe­rior al con­su­mo pe­ro, has­ta aho­ra, «los ci­clos de se­quía han ago­ta­do los stocks acu­mu­la­dos que po­drían ba­jar el va­lor del oro ver­de».

Ita­lia, prin­ci­pal com­pe­ti­dor del acei­te es­pa­ñol, ha al­can­za­do pre­cios en ori­gen su­pe­rio­res a los de Es­pa­ña, de has­ta 6.000 y 7.000 eu­ros la to­ne­la­da sin que el con­su­mo se re­sien­ta. Eso se con­si­gue, se­gún los ex­per­tos, al llevar años de ven­ta­ja en cul­tu­ra gas­tro­nó­mi­ca, en es­tra­te­gias de mar­ke­ting y en va­lo­ri­za­ción por par­te del con­su­mi­dor de los me­jo­res acei­tes de oli­va vir­gen ex­tra. «Hay que crear una cul­tu­ra del acei­te de oli­va y hay que de­fen­der los va­lo­res del pro­duc­to en ca­da rin­cón del mun­do, pa­ra que la de­man­da si­ga au­men­tan­do y se evi­ten así ten­sio­nes ante cam­pa­ñas muy pro­duc­ti­vas», in­sis­te Ma­riano To­rres, quien ins­ta a con­si­de­rar el oli­var «co­mo un agroe­co­sis­te­ma ex­ten­si­vo com­pa­ra­ble en va­lor a la dehe­sa». A es­te res­pec­to, los pro­duc­to­res no pue­den mi­rar ha­cia otro la­do y es ne­ce­sa­rio ade­cuar las ex­plo­ta­cio­nes oli­va­re­ras pa­ra me­jo­rar en com­pe­ti­ti­vi­dad, pro­mo­vien­do un cultivo res­pe­tuo­so con el me­dio am­bien­te y que con­ser­ve el en­torno.

Pa­ra ges­tio­nar las nue­vas ci­fras de pro­duc­ción ve­ni­de­ras, es­pe­cial­men­te fue­ra de nues­tras fron­te­ras, es ne­ce­sa­rio «dis­po­ner de em­pre­sas pro­fe­sio­na­li­za­das y con di­men­sión», se­ña­la Ola­va­rría. En es­te sen­ti­do, el di­rec­tor ge­ren­te de Oleoes­te­pa se mues­tra preo­cu­pa­do por «la inade­cua­da di­men­sión de las al­ma­za­ras pa­ra mol­tu­rar los im­por­tan­tes vo­lú­me­nes de acei­te de oli­va», cu­ya pri­me­ra con­se­cuen­cia se­rá «una pér­di­da de ca­li­dad en los acei­tes ob­te­ni­dos».

El mis­mo dis­cur­so com­par­te el in­ves­ti­ga­dor Jo­sé Al­ba, una fi­gu­ra clave en el mé­to­do de cla­si­fi­ca­ción de los acei­tes de oli­va de má­xi­ma ca­li­dad. Ase­gu­ra que «mu­chas al­ma­za­ras es­tán ya so­bre­pa­sa­das» y es un problema que irá a más con­for­me las nue­vas plan­ta­cio­nes de oli­vos su­per­in­ten­si­vos en­tren en pro­duc­ción. El ex­per­to aler­ta de que, aun­que en An­da­lu­cía hay in­dus­trias tre­men­da­men­te gran­des, só­lo con que par­te del oli­var tra­di­cio­nal se re­es­truc­tu­re al sis­te­ma en se­to «ha­bría que mul­ti­pli­car la ca­pa­ci­dad ac­tual de las al­ma­za­ras pa­ra mol­tu­rar, ya que no se pue­de amon­to­nar la acei­tu­na, pues afectaría ne­ga­ti­va­men­te a la ca­li­dad». El con­sul­tor Ma­riano To­rres, re­cuer­da en cual­quier ca­so que en An­da­lu­cía hay 844 al­ma­za­ras «con una mo­lien­da me­dia de 6.000 to­ne­la­das de acei­tu­nas, muy por de­ba­jo de su ca­pa­ci­dad to­tal».

Por úl­ti­mo, otras cla­ves pa­ra evi­tar cri­sis fu­tu­ras en el sec­tor oleí­co­la en el que coin­ci­den los ex­per­tos pa­san por «dis­po­ner de un es­tán­dar de ca­li­dad ar­mo­ni­za­do in­ter­na­cio­nal­men­te», pa­ra dar ga­ran­tías al con­su­mi­dor, así co­mo «ar­mo­ni­zar re­glas co­mer­cia­les que evi­ten la com­pe­ten­cia des­leal en­tre los dis­tin­tos ope­ra­do­res».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.