Mi día li­bre en...

Ele­na Me­ni­ni (La Azo­tea) Mi día li­bre en...

ABC - Especiales Andalucía - - SUMARIO - Isa­bel Agui­lar Fo­to­gra­fías: Raúl Do­bla­do

Es­tos dos ita­lia­nos han en­con­tra­do su pa­sión en la hos­te­le­ría se­vi­lla­na y man­tie­nen una amis­tad que du­ra ya ca­si una dé­ca­da. Ella, so­cia de La Azo­tea, sue­le desa­yu­nar en es­te ge­nuino bar de Jo­sé Ges­to­so, don­de tam­bién acu­de a pi­car al­go en otros mo­men­tos del día.

Ele­na Me­ni­ni es­tá vin­cu­la­da a La Azo­tea des­de sus co­mien­zos y en es­tos años ha si­do tes­ti­go del gran cam­bio que ha vi­vi­do la hos­te­le­ría se­vi­lla­na. Le pre­gun­ta­mos cuál es la ba­rra en la que sue­le des­co­nec­tar, el es­ta­ble­ci­mien­to que vi­si­ta con más fre­cuen­cia y don­de se sien­te re­con­for­ta­da, y ape­nas lo du­da. Eli­ge el de su ami­go Ro­ber­to Cac­cia­ri que, al igual que ella, es de la ciu­dad ita­lia­na de Bo­lo­nia, aun­que fue en Se­vi­lla don­de se co­no­cie­ron. Ca­da vez que se en­cuen­tran, si no hay mu­cho pú­bli­co en Er Ti­to, ellos con­ver­san tran­qui­la­men­te en su len­gua ma­ter­na mien­tras Ro­ber­to sir­ve pun­ti­lli­tas y cro­que­tas con el mis­mo gra­ce­jo que si fue­ra se­vi­llano.

Cuan­do lle­va­ba po­co tiem­po en Se­vi­lla un ami­go ita­liano me con­tó que un chi­co de mi ciu­dad te­nía aquí un bar y fui a ver­le.

-

Al lle­gar a es­ta ciu­dad me cho­có mu­cho el con­cep­to de ba­rra que hay por­que en Ita­lia so­lo se usa pa­ra ca­fés y snacks, no pa­ra co­mer. De he­cho, los ba­res que tie­nen ba­rra no tie­nen li­cen­cia de res­tau­ran­te. En­se­gui­da me acos­tum­bré a es­ta for­ma de co­mer de pie y me hi­ce ami­ga de Ro­ber­to.

Es­toy en­gan­cha­da al con­cep­to de ba­rra se­vi­lla­na y siem­pre que pue­do me bus­co un hue­co en ellas. No quie­ro ni sen­tar­me, me gus­ta de pie y con el co­do apo­ya­do en la ba­rra. Es una ma­ne­ra sú­per di­ver­ti­da de ir a los si­tios, una for­ma muy dis­tin­ta de lo que yo co­no­cía y que te per­mi­te co­mer es­tu­pen­da­men­te, al­go que no sue­le ocu­rrir en otros si­tios.

Vi­vo en la ca­lle Re­gi­na y me co­ge de ca­mino pa­ra ir a La Azo­tea, así que sue­lo desa­yu­nar aquí. Tam­bién a la vuel­ta pa­ro con fre­cuen­cia a to­mar­me al­go.

Eso ocu­rre mu­chas ve­ces pe­ro no pa­sa na­da. En la ho­ra del desa­yuno ni le ha­blo por­que siem­pre hay mu­cha gen­te. Me gus­ta ver lo bien que se lle­va con el clien­te y lo que char­la. Pa­re­ce un au­tén­ti­co hos­te­le­ro se­vi­llano por­que le ha co­gi­do muy bien el pun­to a la pro­fe­sión.

Si es pa­ra desa­yu­nar, po­ne unas tos­ta­das in­creí­bles en las que pue­des com­bi­nar to­dos los ingredientes que quie­ras sin que te co­bre de más. Pa­ra el ta­peo, me gus­ta pe­dir cro­que­tas, es tem­po­ra­da.

Ha si­do un cam­bio tre­men­do, de la no­che al día. Me im­pre­sio­nó cuan­do lle­gué que los ba­res que ha­bía es­ta­ban des­cui­da­dos y eran al­go an­ti­guos. Me fas­ci­na­ban esos si­tios con una co­ci­na di­mi­nu­ta ca­pa­ces de sa­car co­mi­das tan bue­nas, me cos­ta­ba en­ten­der la gas­tro­no­mía de la ciu­dad. Sa­lía­mos a ce­nar con ami­gos de

Ro­ber­to Cac­cia­ri, due­ño de Er Ti­to, y Ele­na Mer­ni­ni son­ríen a am­bos la­do de la ba­rra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.