Ré­pli­ca del em­ba­ja­dor de Ru­sia

ABC (Galicia) - - OPINIÓN -

En el ar­tícu­lo «Una res­pues­ta obli­ga­da con­tra Si­ria», pu­bli­ca­do el 15 de abril, nos asom­bra su con­cep­to. Con­si­de­ra­mos que es con­tra­pro­du­cen­te e iló­gi­co des­cri­bir la si­tua­ción en Si­ria co­mo un pre­sun­to en­fren­ta­mien­to entre Ru­sia y EE.UU. Ca­be re­cor­dar que nues­tro ob­je­ti­vo co­mún glo­bal es la lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo in­ter­na­cio­nal. Ade­más, ¿de qué «res­pues­ta obli­ga­da» se tra­ta cuan­do no hay ni una prue­ba ofi­cial do­cu­men­ta­da so­bre el su­pues­to uso de las ar­mas quí­mi­cas en Du­ma? Aún más, hay in­for­ma­ción de que ahí no hu­bo nin­gún ata­que en ab­so­lu­to, es de­cir, se tra­ta de otro in­ten­to de pro­vo­ca­ción in­hu­ma­na. Re­pe­ti­mos una vez más que un te­ma tan de­li­ca­do co­mo la si­tua­ción en Si­ria no per­mi­te apre­cia­cio­nes sim­plis­tas, es ne­ce­sa­rio un en­fo­que más pre­ci­so, ob­je­ti­vo y equi­li­bra­do.

YURI KORCHAGI EM­BA­JA­DOR DE RU­SIA EN ES­PA­ÑA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.