Pin­tu­ra so­bre pie­dra: ar­te pa­ra la eter­ni­dad

ABC (Galicia) - - CULTURA - N. PU­LI­DO MA­DRID

La co­lec­ción del Pra­do es tan ri­ca que el mu­seo pue­de per­mi­tir­se el lu­jo de in­cluir en su pro­gra­ma­ción nue­vas mi­ra­das a sus fon­dos. Es el ca­so de «In la­pi­de de­pic­tum. Pin­tu­ra ita­lia­na so­bre pie­dra, 1530-1555», un pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción lle­va­do a ca­bo por Ana Gon­zá­lez Mo­zo, que ha cul­mi­na­do con una pe­que­ña pe­ro ex­qui­si­ta mues­tra, que pue­de vi­si­tar­se has­ta el 5 de agos­to en la sa­la D del edi­fi­cio Je­ró­ni­mos. Es no­ve­do­so por va­rios mo­ti­vos. Por un la­do, es el pri­mer pro­yec­to ex­po­si­ti­vo del Pra­do que no po­ne en mar­cha el de­par­ta­men­to de Con­ser­va­ción, sino el de Res­tau­ra­ción. Por otro, su ca­rác­ter in­ter­dis­ci­pli­nar: aú­na ar­te, his­to­ria na­tu­ral, geo­lo­gía, ar­queo­lo­gía... De he­cho, la co­mi­sa­ria ha co­la­bo­ra­do es­tre­cha­men­te con el la­bo­ra­to­rio de Ar­queo­lo­gía mo­le­cu­lar y es­truc­tu­ral de la Uni­ver­si­dad de La Sor­bo­na. Y es que el ob­je­to de estudio son las pin­tu­ras so­bre pie­dra mo­no­cro­ma (má­mol blan­co y pi­za­rra), con­cre­ta­men­te una se­lec­ción de nue­ve obras (la ma­yo­ría del Pra­do, y un par de prés­ta­mos de Ná­po­les), rea­li­za­das en Ita­lia

So­por­tes es­ta­bles Los ar­tis­tas qui­sie­ron ha­cer obras eter­nas en so­por­tes co­mo la pi­za­rra y el már­mol

por maes­tros co­mo Ti­ziano, Se­bas­tiano del Piom­bo, Daniele da Vol­te­rra o Lean­dro Bas­sano. Les acom­pa­ñan, pa­ra con­tex­tua­li­zar­las, pie­zas clá­si­cas (des­ta­ca la ex­cep­cio­nal «Te­seo y el cen­tau­ro», ha­lla­da en Her­cu­lano en el si­glo XVIII y uno de los es­ca­sos ejem­plos con­ser­va­dos de pin­tu­ra clá­si­ca so­bre már­mol), y ma­te­ria­les pé­treos en bru­to. Bro­mea­ba ayer Mi­guel Fa­lo­mir con que no só­lo se ex­hi­be ar­te con­tem­po­rá­neo en el Pra­do, en es­te ca­so hay fó­si­les (tri­lo­bi­tes y grap­to­li­tos) con unos 400 mi­llo­nes de años de an­ti­güe­dad.

En la Ve­ne­cia del si­glo XVI, una ciu­dad con fa­cha­das de pie­dra po­li­cro­ma­da, hay una vuel­ta al mun­do clá­si­co, lle­gan nue­vos ma­te­ria­les de Orien­te... Los ar­tis­tas quieren ha­cer obras eter­nas que per­du­ra­sen du­ran­te si­glos y qué me­jor que ha­cer­lo en so­por­tes más es­ta­bles que las ta­blas, a las que afec­ta­ban los in­sec­tos, co­mo el már­mol (es re­sis­ten­te, tie­ne un bri­llo es­pe­cial y una gran ca­pa­ci­dad pa­ra ab­sor­ber y re­fle­jar la luz y el co­lor, es un buen re­cep­tor de pig­men­tos y, ade­más, se aso­cia a la piel de los dio­ses) y la pi­za­rra (más ase­qui­ble, per­mi­te re­pro­du­cir cuer­pos di­fu­sos y se crea la ilu­sión de que és­tos emer­gen de su in­te­rior). Pa­ra ejem­plos, dos obras maes­tras de Ti­ziano, que han si­do res­tau­ra­das por Eli­sa Mo­ra (jun­to con el «San­to En­tie­rro» del ta­ller de Bas­sano, a car­go de Ali­cia Pe­ral), con el pa­tro­ci­nio de la Fun­da­ción Iber­dro­la, y lu­cen es­plén­di­das en la ex­po­si­ción. Pa­ra el «Ec­ce Ho­mo», óleo so­bre pi­za­rra que re­ga­ló a Car­los V, Ti­ziano ex­pe­ri­men­tó con la ana­to­mía de los atle­tas clá­si­cos. Más tar­de, el em­pe­ra­dor le en­car­ga una «Do­lo­ro­sa con las ma­nos abier­tas» que eje­cu­ta so­bre un frag­men­to de már­mol im­pe­rial. Car­los V las tu­vo con­si­go has­ta su muer­te.

El se­gun­do pro­ta­go­nis­ta de la mues­tra es Se­bas­tiano del Piom­bo. Aun­que hay quien le si­túa co­mo el des­cu­bri­dor de la pin­tu­ra so­bre pie­dra, no lo fue, pe­ro sí su im­pul­sor, ad­vier­te la co­mi­sa­ria. Gran ami­go del di­vino Mi­guel Án­gel, és­te le pres­tó di­bu­jos pa­ra es­ta obra so­bre pi­za­rra, que tar­dó en ter­mi­nar sie­te años, en par­te de­bi­do a las con­ti­nuas pe­ti­cio­nes del clien­te, Fe­rran­te Gon­za­ga. Es­tu­vo a pun­to de ti­rar la toa­lla. La obra, de­po­si­ta­da en el Pra­do por la Fun­da­ción Ca­sa Du­cal de Me­di­na­ce­li, se frac­tu­ró du­ran­te la Gue­rra Ci­vil y hu­bo que res­tau­rar­la. Se ha ha­bla­do mu­cho del «se­cre­to Se­bas­tiano» en es­te ti­po de pin­tu­ras, que des­ve­la Ana Gon­zá­lez Mo­zo tras su aná­li­sis: «Aplica al so­por­te con ca­lor una mez­cla de acei­te, re­si­na y ce­ra fun­di­dos que ase­gu­ra­ban la ad­he­ren­cia del óleo». «El ar­te es más po­de­ro­so que la na­tu­ra­le­za», re­za­ba el em­ble­ma per­so­nal de Ti­ziano. Tras vi­si­tar la ex­po­si­ción le da­mos, có­mo no, la ra­zón al ge­nio ve­ne­ciano.

«Ec­ce Ho­mo», de Ti­ziano

«Do­lo­ro­sa», de Ti­ziano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.