La iz­quier­da in­ten­ta man­te­ner la he­ge­mo­nía so­bre el pa­sa­do

ABC (Galicia) - - OPINIÓN - HERMANN TERTSCH

EL jue­go de las fe­chas es lo que tie­ne. En Eu­ro­pa ha­ce de­ma­sia­dos años que pa­san co­sas a re­cor­dar y ol­vi­dar. No hay fe­chas inequí­vo­ca­men­te «blan­cas». Hay som­bras pa­ra to­dos y ca­da uno de los días del ca­len­da­rio. Se qui­so con­ver­tir el 9 de no­viem­bre, día en que caía el Mu­ro de Ber­lín en 1989, en fe­cha pa­ra evo­car el triun­fo de la li­ber­tad que fue la de­rro­ta del co­mu­nis­mo. Pe­ro un 9 de no­viem­bre, en 1918, caía el im­pe­rio ale­mán, el Kai­ser ab­di­ca­ba y los co­mu­nis­tas ale­ma­nes im­plan­ta­ban el se­gun­do es­ta­do so­vié­ti­co tras Ru­sia. Pe­ro el 9 de no­viem­bre tie­ne otra efemérides que lo en­som­bre­ce de­fi­ni­ti­va­men­te, la Noche de los Cristales Rotos, en 1938, cuan­do el na­cio­nal­so­cia­lis­mo ale­mán dio en su per­se­cu­ción de los ju­díos el salto al po­gro­mo ge­ne­ral, es­ca­la ha­cia el Ho­lo­caus­to. Ha­cía cua­tro años el ré­gi­men hitle­riano ha­bía apro­ba­do las le­yes de Nu­rem­berg que des­po­ja­ban a los ju­díos de de­re­chos. Y sin em­bar­go, dos años des­pués de aque­llas le­yes in­hu­ma­nas, de­mo­cra­cias y dic­ta­du­ras, in­te­lec­tua­les y go­ber­nan­tes, se die­ron ci­ta en Ber­lín en los Jue­gos Olím­pi­cos de 1936 en la in­men­sa exal­ta­ción del Füh­rer, y to­dos los me­dios y vi­si­tan­tes can­ta­ron las bon­da­des y lo­gros del na­zis­mo.

Pe­ro el 9 de no­viem­bre de 1989, más allá de su sig­ni­fi­ca­do co­mo fin de la di­vi­sión ale­ma­na tras 1945, rá­pi­da­men­te se ha re­con­ver­tir­lo en un «re­en­cuen­tro en­tre ale­ma­nes» y has­ta se in­ten­ta per­ver­tir­lo co­mo fies­ta «con­tra las fron­te­ras y muros» en ata­que a fron­te­ras le­gí­ti­mas, ya sean de Trump o de Or­ban. Pa­ra des­po­jar­lo ca­da vez más de su ca­rác­ter sim­bó­li­co de la de­rro­ta del co­mu­nis­mo. Y es que las fuer­zas do­mi­nan­tes en Eu­ro­pa se con­si­de­ran otra vez mu­cho me­nos «an­ti­co­mu­nis­tas» que «an­ti­fas­cis­tas». Los co­mu­nis­tas son so­lo com­pa­ñe­ros que erra­ron en los mé­to­dos pe­ro no en sus no­bles fi­nes que el sis­te­ma so­cial­de­mó­cra­ta com­par­te en su mi­sión igua­li­ta­ria y co­lec­ti­vis­ta. Ahí tie­nen a Jean Clau­de Junc­ker que inau­gu­ra una es­ta­tua a Marx en Tré­ve­ris y pre­ten­de que su pen­sa­mien­to es ajeno a la bar­ba­rie cri­mi­nal desata­da en su nom­bre. Con más de cien mi­llo­nes de ase­si­na­dos en cien años. En el Par­la­men­to Eu­ro­peo, co­mu­nis­tas que de­fien­den dic­ta­du­ras ase­si­nas y quie­ren des­truir el or­den de­mo­crá­ti­co son tra­ta­dos con ex­qui­si­ta aten­ción. Mien­tras se mar­gi­na y di­fa­ma a una de­re­cha de­mo­crá­ti­ca, so­lo por re­cla­mar de­re­chos pa­ra na­ción, in­di­vi­duo y con­cien­cia. La so­cial­de­mo­cra­cia no se ve ame­na­za­da por los co­mu­nis­tas, sino por esa de­re­cha que ha roto con el con­sen­so so­cial­de­mó­cra­ta. Ese con­sen­so per­ver­so que ha lle­va­do a par­ti­dos con­ser­va­do­res a com­par­tir fi­nes con la iz­quier­da y aca­tar cri­te­rios neo­mar­xis­tas de do­mi­na­ción, ex­pe­ri­men­ta­ción y con­trol so­cial. Fue ese con­sen­so el que es­tran­gu­ló la De­cla­ra­ción de Pra­ga lo­gra­da por Va­clav Ha­vel que exi­ge equi­pa­ra­ción en­tre na­zis­mo y co­mu­nis­mo. Es ese con­sen­so el que im­pi­de se im­pon­ga el 23 de agos­to, aniversario del Pac­to Hitler-Sta­lin, co­mo día de las víc­ti­mas del co­mu­nis­mo y el fas­cis­mo. Ese con­sen­so ha que­bra­do. La li­ber­tad ga­na es­pa­cio. De ahí tan­ta alar­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.