El pe­li­gro de la cam­pa­ña

ABC (Galicia) - - DEPORTES - TO­MÁS GON­ZÁ­LEZ-MARTÍN MA­DRID

s nue­vo en el al­to ran­go de es­te car­go, pe­ro San­tia­go So­la­ri tie­ne 42 años de fútbol y sa­be muy bien có­mo ges­tio­nar equi­pos, ju­ga­do­res y si­tua­cio­nes com­pli­ca­das. Des­de que na­ció ma­mó es­te de­por­te. Su ma­dre vi­vió ro­dea­da de ba­lo­nes. Su ma­ri­do, Eduardo So­la­ri, fue un gran ju­ga­dor. Y el her­mano de su ma­ri­do, Jorge, tam­bién. San­tia­go tie­ne dos her­ma­nos, Es­te­ban y Da­vid, que tam­bién han ju­ga­do al fútbol des­de ni­ños. «Y mi pri­mo Au­gus­to». Aho­ra, San­tia­go So­la­ri de­mues­tra to­da esa ex­pe­rien­cia al man­do del Real Ma­drid. Ha­bla co­mo si lle­va­ra diez años al fren­te de la plan­ti­lla. Sa­be des­de el año 2000 que vi­ve en un club don­de cual­quier con­tra­tiem­po se con­vier­te en po­lé­mi­ca. Y ata­ca los fren­tes con la sa­bi­du­ría de quien es­cu­chó mil si­tua­cio­nes di­fí­ci­les en ca­sa. El res­pon­sa­ble del Real Ma­drid ha da­do la ca­ra en de­fen­sa de su ca­pi­tán.

Ra­mos so­por­ta una cam­pa­ña en su con­tra. El gol­pe que dio con su bra­zo a Ha­vel, cen­tro­cam­pis­ta del Vik­to­ria Pil­sen, es el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo de una se­rie de crí­ti­cas que co­men­zó en la úl­ti­ma fi­nal de la Cham­pions, con la ju­ga­da que su­pu­so la le­sión de Sa­lah.

El téc­ni­co ma­dri­dis­ta ha des­ta­ca­do la de­por­ti­vi­dad de Ra­mos en ple­na ba­ta­lla me­diá­ti­ca. «Ma­tón» es el úl­ti­mo in­sul­to que se ha es­cu­cha­do en la te­le­vi­sión in­gle­sa. So­la­ri res­pon­de con me­su­ra: «Ser­gio es un hom­bre va­lien­te y ho­nes­to. Es­te es un de­por­te de con­tac­to, en el que ju­ga­do­res de 80 ki­los dispu­tan ca­da ba­lón a la má­xi­ma ve­lo­ci­dad. Y na­die tie­ne la na­riz más frac­tu­ra­da que Ra­mos. Creo que han si­do ya tres ve­ces. No hay ma­la in­ten­ción. Se jue­ga lim­pio, pe­ro es un de­por­te de con­tac­to».

La de­fen­sa del pre­pa­ra­dor al cen­tral se­vi­llano bus­ca de­jar las co­sas cla­ras

Een un mo­men­to com­pli­ca­do por la re­pe­ti­ción de los ata­ques al je­fe de cam­po del con­jun­to blanco. So­la­ri le apo­ya por­que es­tas cam­pa­ñas se trans­for­man en pe­li­gro­sas con la ex­ten­sión de las re­des so­cia­les y la ani­mad­ver­sión que se ge­ne­ra en tex­tos y de­cla­ra­cio­nes in­ten­cio­na­dos.

La asig­na­tu­ra pen­dien­te

El en­tre­na­dor co­no­ce la per­se­cu­ción que su­fre Ra­mos des­de la fi­nal de la Cham­pions. Se creó una cam­pa­ña des­de Egip­to, el país de Sa­lah, y ochen­ta mi­llo­nes de mu­sul­ma­nes ame­na­za­ron al de­fen­sa es­pa­ñol. Ac­tua­cio­nes vi­ra- So­la­ri in­ten­ta ata­jar los ata­ques cons­tan­tes al se­vi­llano, que han pues­to una diana so­bre él

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.