Fran­ces­co Bar­ba­ro (1927-2018) Ca­po his­tó­ri­co de Ndrang­he­ta

Se ci­ñó a los cá­no­nes de la aso­cia­ción cri­mi­nal que he­re­dó de sus pa­dres

ABC (Galicia) - - AGENDA - Fran­ces­co Bar­ba­ro JOSÉ MARÍA BA­LLES­TER ESQUIVIAS

Po­cos pue­den ex­hi­bir unas cre­den­cia­les de per­te­nen­cia a la «Ndrang­he­ta» (la ma­fia ca­la­bre­sa) tan pu­ras co­mo Fran­ces­co Bar­ba­ro: hi­jo del ma­tri­mo­nio que dio ori­gen a la «ndri­na» (clan) del mis­mo ape­lli­do, se ci­ñó per­fec­ta­men­te a los cá­no­nes de una aso­cia­ción cri­mi­nal que, a di­fe­ren­cia de «Co­sa Nos­tra», fun­cio­na de una for­ma ho­ri­zon­tal y frag­men­ta­da, y se abs­tie­ne de desafiar di­rec­ta­men­te al Es­ta­do, se­gún el li­bro «Ma­fia, his­to­ria de la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da». Es­te sis­te­ma per­mi­te a la «Ndrang­he­ta» ge­ne­rar unos in­gre­sos cer­ca­nos a los 60.000 mi­llo­nes de eu­ros anua­les, pro­ce­den­tes de Ita­lia y de sus ten­tácu­los en di­ver­sos paí­ses eu­ro­peos, ame­ri­ca­nos y tam­bién en Aus­tra­lia. En es­te úl­ti­mo país, Bar­ba­ro es­ta­ble­ció una de sus «su­cur­sa­les» más po­de­ro­sas. En Ita­lia, Bar­ba­ro lo­gró que su «ndri­na» echa­se só­li­das raí­ces en el nor­te, de mo­do especial en Pia­mon­te y en los mu­ni­ci­pios lom­bar­dos de Cor­si­co y Buc­ci­nas­co, am­bos ubi­ca­dos en la pro­vin­cia de Mi­lán.

Otra prue­ba de la or­to­do­xia «ndrang­he­tia­na» que ha ca­rac­te­ri­za­do la ges­tión de Ba­rre­ro al fren­te de su «ndri­na» es su ma­ne­jo de las per­so­nas ba­jo su au­to­ri­dad, que tam­bién se ex­ten­día a los ape­lli­dos Cas­ta­ni, Ni­gri, Pi­lla­ri y Ro­si, to­dos muy co­no­ci­dos en ám­bi­tos ma­fio­sos. Pri­me­ro, sin em­bar­go, es­ta­ban sus fa­mi­lia­res di­rec­tos. Su hi­jo Giu­sep­pe to­mó las rien­das de la «ndri­na» cuan­do su pa­dre fue de­te­ni­do a prin­ci­pios de 1989 –per­ma­ne­ció vein­ti­cua­tro años en­tre ba­rro­tes– por un se­cues­tro que lle­vó a ca­bo en Ca­la­bria.

Du­ran­te ese lar­go pe­rio­do, Giu­sep­pe no de­jó de ren­dir cuen­tas a su pa­dre;

na­ció en Pla­tì (Ita­lia) el 13 de ma­yo de 1927 y fa­lle­ció en la cár­cel de Par­ma el 1 de no­viem­bre de 2018. Era el úl­ti­mo hi­jo vi­vo del ma­tri­mo­nio for­ma­do por Fran­ces­co y Ma­rian­na Bar­ba­ro, fun­da­do­res de una de los cla­nes más po­de­ro­sos de la Ndrang­he­ta. Subió los pel­da­ños has­ta ha­cer­se con su con­trol y con­ver­tir­lo en un re­fe­ren­te de la or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal. su otro hi­jo, Roc­co, fue con­de­na­do el pa­sa­do 10 de oc­tu­bre a die­ci­séis años de cár­cel por un de­li­to de aso­cia­ción ma­fio­sa y, jun­to a un so­brino carnal –y nie­to de Fran­ces­co–, por va­rios de­li­tos mer­can­ti­les. Roc­co creó su pro­pia le­yen­da no so­lo por per­ma­ne­cer va­rios años en pa­ra­de­ro des­co­no­ci­do, sino tam­bién por ha­ber con­so­li­da­do en La­ti­noa­mé­ri­ca, ob­via­men­te en nom­bre de su pa­dre, el ne­go­cio del nar­co­trá­fi­co, prin­ci­pal ac­ti­vi­dad de los di­ver­sos cla­nes de la Ndrang­he­ta. Con uno de ellos, el de los Pe­lle, Fran­ces­co hi­zo ga­la de prag­ma­tis­mo al per­mi­tir que su hi­ja Ma­rian­na con­tra­je­se ma­tri­mo­nio con el re­to­ño de un po­si­ble ri­val: fue, so­bre to­do, una for­ma de pre­ser­var los in­tere­ses glo­ba­les de la Ndrang­he­ta.

Fran­ces­co tam­bién sa­bía pre­ser­var los su­yos pro­pios. Bas­te de­cir que su pri­me­ra de­ten­ción se pro­du­jo en los años se­ten­ta por aso­cia­ción de mal­he­cho­res, cuan­do ya lle­va­ba dé­ca­das de ac­ti­vi­dad de­lic­ti­va. Tam­bién sa­bía cui­dar de su pro­pio cuer­po: tras ser ex­car­ce­la­do en 2013 –ba­jo el ré­gi­men de vi­gi­lan­cia especial en su re­si­den­cia ca­la­bre­sa– to­mó el há­bi­to de prac­ti­car yo­ga a dia­rio, na­da más des­per­tar­se. Sus ochen­ta y seis años no fue­ron nin­gún im­pe­di­men­to. El dis­fru­te de es­ta nue­va ac­ti­vi­dad du­ró has­ta 2015, año en que se pro­du­jo su úl­ti­ma de­ten­ción, pa­ra ser juz­ga­do por ha­ber or­de­na­do en 1990, des­de la cár­cel, el ase­si­na­to de un ca­ra­bi­ne­ro en Mi­lán. Fue con­de­na­do a ca­de­na per­pe­tua. Nun­ca re­co­bró la li­ber­tad.

ABC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.