EMI­LI­ANO SUÁREZ Y RCOALA LBEAZTENA

SIN PO­DER CON­TRAER MA­TRI­MO­NIO LE­GAL TO­DA­VÍA, DIS­FRU­TAN DE UNA RE­LA­CIÓN QUE VA MU­CHO MÁS ALLÁ DE UN SIM­PLE NO­VIAZ­GO.

ABC - Hoy Corazón - - Sumario - POR TE­RE­SA BA­RRIOS • FOTOS: AM­RI

Ro­ma, la ciu­dad del amor.

Al­go ex­tra­ño ha de­bi­do de pa­sar en­torno a la fi gu­ra del jo­ye­ro Emi­li­ano Suárez (40 años), por­que des­de que co­men­zó a sa­lir con Ca­ro­la Baleztena le han llo­vi­do crí­ti­cas, chis­mes e his­to­rie­tas ra­ras. Y to­do en tono ne­ga­ti­vo, in­com­pren­si­ble­men­te. Por­que el ma­yor de los hi­jos de Be­ni­to Suárez ha lle­va­do, a ra­tos, cier­ta vi­da di­so­lu­ta en cuan­to a no­vias, pe­ro ja­más ha da­do un es­cán­da­lo so­cial y, ade­más, siem­pre ha man­te­ni­do una ima­gen pro­fe­sio­nal im­po­lu­ta.

UN PA­SA­DO IN­TEN­SO

Di­vor­cia­do de Bár­ba­ra Pé­rez, ma­dre de sus dos hi­jos y ac­tual es­po­sa de Luis Sar­to­rius, es cier­to que por su vi­da han pa­sa­do mu­chas mu­je­res con las que ha man­te­ni­do no­viaz­gos, unos más se­rios y du­ra­de­ros que otros, y al­gu­nos in­clu­so me­diá­ti­cos, aun­que a él le ha­ya pe­sa­do. Pe­ro tam­bién es ver­dad que ja­más ha abier­to la bo­ca pa­ra de­cir al­go so­bre ellas. Fa­mi­lia­ri­za­do con los me­dios de co­mu­ni­ca­ción des­de pe­que­ño por ra­zo­nes ob­vias, siem­pre ha da­do prio­ri­dad a sus mé­ri­tos pro­fe­sio­na­les, que no son po­cos. Has­ta que co­no­ció a Ca­ro­la Baleztena. En­ton­ces, to­do cam­bió. Se enamo­ró co­mo nun­ca an­tes y en cues­tión de días ya es­ta­ban vi­vien­do jun­tos, ju­rán­do­se amor eterno y posando en pho­to­calls con una fre­cuen­cia inusi­ta­da en él. Qui­zá sea es­to lo que le ha­ya podido pa­sar fac­tu­ra. O qui­zá tan so­lo se ha­ya des­per­ta­do la fie­ra durmiente, esa que lle­va mu­chos años ca­lla­da mien­tras Emi­li­ano pa­sa­ba mo­men­tos per­so­na­les com­pli­ca­dos y con­se­guía su­pe­rar­los to­dos. La reali­dad es que a día de hoy, es un hom­bre nue­vo. Y no lo de­ci­mos no­so­tros, sino su círcu­lo más ín­ti­mo. «Ha­ce ya al­gún tiem­po de­ci­dió que sus prio­ri­da­des eran la em­pre­sa y su fa­mi­lia. Sus re­la­cio­nes pa­sa­das con al­gu­nas

fa­mo­sas le pa­sa­ron fac­tu­ra, pe­ro lo com­pren­dió y pa­gó un pre­cio por ello. Pe­ro quie­nes le co­no­ce­mos bien y des­de ha­ce mu­chos años sa­be­mos có­mo es real­men­te y có­mo es­tá aho­ra», di­ce un ami­go que pre­fie­re no re­ve­lar su nom­bre. «No os mien­to si os ase­gu­ro que es un tío se­rio, res­pon­sa­ble, edu­ca­do, res­pe­tuo­so y muy com­pro­me­ti­do con sus res­pon­sa­bi­li­da­des. Con un sen­ti­do del hu­mor bár­ba­ro y un pun­to de lo­cu­ra crea­ti­va que apor­ta mu­chí­si­mo a su em­pre­sa», aña­de. Y no es el úni­co ami­go que lo pien­sa. La res­pues­ta del res­to de fuen­tes con­sul­ta­das es siem­pre la mis­ma.

NO NE­CE­SI­TAN PA­PE­LES

Des­ta­can sus vir­tu­des por en­ci­ma de to­do y cuen­tan im­pre­sio­na­dos lo enamo­ra­do que es­tá de Ca­ro­la. «Es la mu­jer de su vi­da y lo tie­ne cla­ro. Quie­re en­ve­je­cer jun­to a ella. Lo su­po al ter­cer día de co­no­cer­la». Y eso es pre­ci­sa­men­te lo que re­fle­jan las imágenes que les mos­tra­mos. Un des­plie­gue de amor en la Ciu­dad Eter­na que no tie­ne ni tram­pa ni car­tón. Así qui­sie­ron trans­mi­tir­lo el pa­sa­do 9 de sep­tiem­bre, cuan­do ce­le­bra­ron una ‘pseu­do­bo­da’, pre­lu­dio de otra que sin du­da lle­ga­rá. Ma­dre de dos ni­ñas de su ma­tri­mo­nio an­te­rior, Ca­ro­la es­pe­ra que se ho­mo­lo­gue la sen­ten­cia de su di­vor­cio en Es­pa­ña –se ca­só en Mia­mi–. Es­te ha si­do el úni­co im­pe­di­men­to pa­ra que se die­ran el ‘sí, quie­ro’ de for­ma le­gal. Pe­ro po­co les im­por­ta. Di­rec­tor de Mar­ke­ting Es­tra­té­gi­co de Suárez y Aris­to­crazy él –ade­más de miem­bro del con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción–, y co­mu­ni­ca­do­ra de A3Me­dia ella –ade­más de co­la­bo­ra­do­ra de va­rias em­pre­sas–, en­tre los dos su­man cua­tro hi­jos que se lle­van de ma­ra­vi­lla y jun­to a los que son fe­li­ces. ¿Un quin­to? To­do pue­de pa­sar.

La pa­re­ja se mar­chó a Ro­ma a pa­sar unos días de tu­ris­mo cul­tu­ral, que in­clu­yó su asis­ten­cia a la ópe­ra, una de las gran­des pa­sio­nes de Emi­li­ano Suárez. .

Él es pa­dre de dos hi­jos jun­to a Bár­ba­ra Pé­rez, ac­tual­men­te ca­sa­da con Luis Sar­to­rius. Ella apor­ta dos ni­ñas a la re­la­ción, pues­to que es­tu­vo ca­sa­da en Mia­mi. Aho­ra, es­tá a la es­pe­ra de que se ho­mo­lo­gue la sen­ten­cia de su di­vor­cio en Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.