FE­LI­CIANO LÓ­PEZ El te­nis­ta habla cla­ro so­bre las po­lé­mi­cas de­cla­ra­cio­nes de su aun mu­jer, AL­BA CARRILLO.

FE­LI­CIANO LÓ­PEZ, IN­DIG­NA­DO POR LAS DE­CLA­RA­CIO­NES EN TE­LE­VI­SIÓN DE LA QUE AUN ES SU MU­JER, RES­PON­DE DE FOR­MA CON­TUN­DEN­TE DES­DE ACA­PUL­CO.

ABC - Hoy Corazón - - Sumario - POR BEA­TRIZ COR­TÁ­ZAR

Abo­chor­na­do y, a la vez, muy en­fa­da­do. Así es co­mo es­tá Fe­li­ciano Ló­pez des­pués de la en­tre­vis­ta que ofre­ció su to­da­vía mu­jer, Al­ba Carrillo, en

Sál­va­me De­lu­xe (Te­le­cin­co). La mo­de­lo dio su particular ver­sión so­bre el fi­nal de su ma­tri­mo­nio y ha­bló, con to­do lu­jo de de­ta­lles, de as­pec­tos tan ín­ti­mos co­mo dón­de y cuán­do te­nían re­la­cio­nes se­xua­les, ex­pre­san­do sus du­das en cuan­to a los gus­tos se­xua­les del te­nis­ta

–en­tre otras per­las–. «Ha­cía­mos el amor los vier­nes con la voz de Jor­ge Ja­vier de fon­do. Fe­li­ciano nun­ca ha si­do fo­go­so, ni an­tes ni des­pués. Al ver que nun­ca me to­ca­ba, me plan­teé si era homosexual o si lo que le gus­ta­ba era el se­xo gua­rro o los tríos», di­jo du­ran­te una ex­po­si­ción en la que tan pron­to reía co­mo llo­ra­ba.

«Es di­fí­cil de ex­pli­car lo que sien­to al en­te­rar­me de es­tas co­sas. Ten­go en­tre ver­güen­za aje­na y pe­na de ver

a la que ha si­do mi mu­jer di­cien­do esas bar­ba­ri­da­des en te­le­vi­sión», con­fie­sa el te­nis­ta, que se en­con­tra­ba dispu­tan­do un torneo en Aca­pul­co jun­to a Ra­fa Na­dal.

«Es bas­tan­te pa­té­ti­co y su­rrea­lis­ta to­do, pe­ro la opi­nión ge­ne­ral es que ha he­cho el ri­dícu­lo», aña­de el de­por­tis­ta. NO ‘EN­TRAR AL TRA­PO’ A la vez que Al­ba se desaho­ga­ba en el pla­tó, su abo­ga­da, Te­re­sa Bue­yes, se­guía lla­man­do a la del te­nis­ta pa­ra que le con­ven­cie­ra de lle­gar a un pac­to en la de­man­da de so­li­ci­tud de los ga­nan­cia­les de los seis me­ses de su ma­tri­mo­nio.

«No pien­so pac­tar na­da ni dar­le ni un eu­ro que no me di­ga un juez. Lla­man y di­cen que Al­ba se­gui­rá ha­blan­do en pú­bli­co y que se­ría me­jor lle­gar a un acuer­do pa­ra aca­bar con to­do es­to, pe­ro no voy a en­trar en su juego. Yo vi­vo al margen de es­tas his­to­rias, ya que es­toy de­di­ca­do al tenis. Mis abo­ga­dos son los que se en­car­gan de su­per­vi­sar to­do y es­tu­diar las me­di­das le­ga­les que van a to­mar»,

di­ce Ló­pez, que pre­fie­re se­guir con­cen­tra­do en su tra­ba­jo y no ‘en­trar al tra­po’ de lo que, al­gu­nos con­si­de­ran, po­dría ser una ex­tor­sión.

Fe­li­ciano se en­fa­da es­pe­cial­men­te cuan­do Al­ba se re­fie­re a sus pa­dres, res­pon­sa­bi­li­zán­do­los de par­te de sus pro­ble­mas, al­go que con­si­de­ra «as­que­ro­so». Por ahí, no pa­sa: «Na­die me va a ame­dren­tar pa­ra que pac­te. Cuan­do fui­mos al no­ta­rio, Al­ba sa­bía per­fec­ta­men­te lo que ha­cía y así se lo ex­pli­có el pro­pio no­ta­rio el día de la fir­ma. Su abo­ga­da vio to­dos los do­cu­men­tos y no pue­de ha­blar de en­ga­ños da­do que es men­ti­ra». Pre­ci­sa­men­te es Al­ba quien ase­gu­ra, a tra­vés de su le­tra­da, que ella no sa­bía que es­ta­ba re­nun­cian­do a unos ga­nan­cia­les que no se li­qui­da­ron. A eso se aga­rra pa­ra de­nun­ciar que le en­ga­ña­ron y que, in­clu­so, es­ta­ba en tra­ta­mien­to de­pre­si­vo por esas fe­chas, por lo que no era cons­cien­te de lo que pa­sa­ba. «Ella sa­be que no fue así y ahí es­tá su an­te­rior abo­ga­da, Bea­triz Or­tun, pa­ra de­mos­trar­lo»,

aña­de Fe­li­ciano. Pre­ci­sa­men­te a Or­tun es a quien aho­ra Al­ba le echa la cul­pa de los de­fec­tos de la pri­me­ra de­man­da de divorcio y don­de se ci­ta­ba a la pe­rio­dis­ta Pa­lo­ma Gómez Bo­rre­ro co­mo tes­ti­go de las in­fi­de­li­da­des de él du­ran­te su ma­tri­mo­nio. De mo­men­to, la abo­ga­da pre­fie­re guar­dar si­len­cio, pe­ro su en­torno ase­gu­ra que ‘es­tá que fu­ma en pi­pa’, no so­lo por la ma­ne­ra en la que Carrillo la qui­tó de en me­dio pa­ra po­ner a Bue­yes, sino por que­rer car­gar­le la res­pon­sa­bi­li­dad de sus erro­res.

Na­die me va a ame­dren­tar pa­ra que pac­te

cen­tra­do en sus tor­neos “Vi­vo al mar­gen de es­tas his­to­rias, ya que es­toy de­di­ca­do al te­nis. Mis abo­ga­dos son los que se en­car­gan de es­tu­diar las me­di­das le­ga­les”.

“Es bas­tan­te pa­té­ti­co y su­rrea­lis­ta to­do, pe­ro la opi­nión ge­ne­ral es que ha he­cho el rí­dícu­lo”, ha di­cho Fe­li so­bre las de­cla­ra­cio­nes de Ca­rri­llo en ‘Sál­va­me De­lu­xe’ (arri­ba).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.