Ayu­dar a los de­más pa­ra mí ha si­do re­pa­ra­dor

ES­TRE­NA­MOS SEC­CIÓN CON UN PER­SO­NA­JE DE LU­JO. EL EX­MI­NIS­TRO NOS CUEN­TA CÓ­MO LA SO­LI­DA­RI­DAD HA MAR­CA­DO SU VI­DA, DES­DE SU IN­FAN­CIA A SU MA­TRI­MO­NIO, PA­SAN­DO POR LA EDU­CA­CIÓN DE SUS HI­JOS.

ABC - Hoy Corazón - - Co­ra­zon So­li­da­rio - POR ANA GAR­CÍA LO­ZANO

Cuan­do me en­car­ga­ron es­ta se­rie de en­tre­vis­tas so­li­da­rias, tu­ve cla­ro quién que­ría que fue­ra el pri­mer pro­ta­go­nis­ta. No por­que nos co­no­cié­ra­mos per­so­nal­men­te, sino por­que se me ocu­rren po­cas per­so­nas tan au­to­ri­za­das co­mo él pa­ra ha­blar de es­te te­ma. Y es que una no es­tá acos­tum­bra­da a leer ti­tu­la­res co­mo es­te:

«De­ja su es­ca­ño en el Con­gre­so pa­ra de­di­car­se a ac­ti­vi­da­des so­li­da­rias». Era agos­to de 2009. Ex­plí­que­nos es­ta de­ci­sión. Tu­ve la suer­te de que la po­lí­ti­ca me lla­ma­ra pa­ra tra­ba­jar por Es­pa­ña y los es­pa­ño­les en un pro­yec­to de me­jo­rar nues­tra so­cie­dad, y lue­go tu­ve la for­tu­na de de­jar la po­lí­ti­ca cuan­do qui­se y no cuan­do la po­lí­ti­ca qui­so de­jar­me. Ese pro­yec­to, en­ton­ces, era ALAS, Amé­ri­ca La­ti­na en Ac­ción So­li­da­ria… Un pro­yec­to que mon­ta­mos Ale­jan­dro Sanz, Sha­ki­ra y un gru­po de per­so­nas re­le­van­tes en Amé­ri­ca La­ti­na. Pe­ro su in­quie­tud so­cial vie­ne de le­jos… Pen­sar en uno mis­mo es ne­ce­sa­rio, pe­ro no es su­fi­cien­te pa­ra ser fe­liz. La úni­ca for­ma de ser­lo es no mi­rar­se el om­bli­go y mi­rar a los ojos y a las ne­ce­si­da­des de los de­más.

¿Eso se apren­de cre­cien­do con cin­co her­ma­nos? Efec­ti­va­men­te, pe­ro ade­más, me crié en una ca­sa en la que de­trás ha­bía un cam­pa­men­to de gi­ta­nos, en la ri­be­ra del Man­za­na­res. Cuan­do ves su­frir a otros, te das cuen­ta de la ne­ce­si­dad de po­ner co­mo prio­ri­dad en tu vi­da el ocu­par­te de los de­más. Cuen­tan las bue­nas len­guas que ya su pri­mer suel­do tu­vo un des­tino so­li­da­rio. Se lo lle­vé a las Her­ma­nas de la Ma­dre Te­re­sa de Cal­cu­ta, que cui­da­ban en­fer­mos de si­da, cuan­do el si­da era un gran des­co­no­ci­do. Me ofre­cí a com­prar­les una la­va­do­ra o cual­quier otra ne­ce­si­dad, pe­ro lo úni­co que que­rían era ali­men­tos y me­di­ci­nas pa­ra los en­fer­mos. Tu­ve la suer­te de que allí me uní mu­cho a una ni­ña, que lue­go fue mi mu­jer, Ire­ne. ¿Qué apren­die­ron allí? Pa­sa­mos mu­cho tiem­po jun­tos y apren­di­mos có­mo tra­tar­nos el uno al otro, có­mo res­pe­tar­nos y có­mo que­ría­mos que fue­ra nues­tra fa­mi­lia. Cuan­do Ire­ne se fue, en 2013, lo me­jor que hi­ce fue via­jar con mis tres hi­jos ma­yo­res a Ke­nia, a un or­fe­li­na­to, don­de ha­bía 250 ni­ños. Allí se die­ron cuen­ta de que ellos ha­bían per­di­do a su ma­dre muy jó­ve­nes, pe­ro ha­bía ni­ños que no te­nían ni pa­dre ni ma­dre, 32 de ellos eran en­fer­mos de si­da, mu­chos ampu­tados de al­gún miem­bro, con en­fer­me­da­des tre­men­das... Des­cu­brie­ron que ayu­dar a los de­más des­alo­ja tu su­fri­mien­to. Ese era un pro­yec­to de Ire­ne, en co­la­bo­ra­ción con la Fun­da­ción Pa­blo Horst­mann. Sí, es de unos ami­gos nues­tros. Pa­blo mu­rió aho­ga­do y sus pa­dres con­vir­tie­ron el do­lor de su muer­te en la po­si­bi­li­dad de ha­cer­nos par­tí­ci­pes de un pro­yec­to de so­li­da­ri­dad. No­so­tros he­mos pues­to en mar­cha allí la Es­cue­la Ire­ne Váz­quez pa­ra que atien­da a los ni­ños en una zo­na im­po­si­ble, don­de so­bre­vi­ven de ma­ne­ra mi­la­gro­sa. Siem­pre di­go que es una fun­da­ción de ca­ra y ojos por­que ves, de ver­dad, que se ayu­da a la gen­te. Yo no quie­ro que en es­ta en­tre­vis­ta sal­ga que soy el hom­bre más bueno del mun­do, ten­go mi­les de de­fec­tos, pe­ro soy cons­cien­te de que hay que ayu­dar y hay que ha­cer­lo en fa­mi­lia. Pa­ra mí eso fue re­pa­ra­dor. No es el úni­co le­ga­do de Ire­ne. Una par­te im­por­tan­te de la he­ren­cia de Ire­ne la he­mos des­ti­na­do a fi­nan­ciar una cá­te­dra pa­ra ha­cer coaching a los di­rec­to­res de re­cur­sos hu­ma­nos con el ob­je­to de que re­sul­te más hu­mano el tra­ba­jo en las em­pre­sas. Hoy, la em­pre­sa no pue­de dar so­lo be­ne­fi­cios. Em­pre­sa y tra­ba­ja­dor de­ben

apor­tar ca­li­dad a la so­cie­dad. Cuén­te­nos al­gu­na ex­pe­rien­cia que le ha­ya mar­ca­do. Traía­mos ni­ños a ope­rar­se en Es­pa­ña de en­fer­me­da­des muy gra­ves. Los ni­ños, des­pués de la ope­ra­ción, se que­da­ban a dor­mir en nues­tras ca­sas, a con­vi­vir con no­so­tros. Mi hi­jo Pe­pe, con 13 años, se que­dó im­pre­sio­na­do por­que tu­vo que de­jar­le to­da su ro­pa a uno de ellos, ya que no te­nía ni za­pa­tos. Es­to, sin du­da es to­da una lec­ción de vi­da pa­ra sus hi­jos. Fue una de­ci­sión de Ire­ne y mía. Una Na­vi­dad tu­vi­mos la des­gra­cia de que un ni­ño, Moha­med, ya en el post­ope­ra­to­rio, se nos pu­so muy ma­li­to y se nos mu­rió. Fue la pri­me­ra vez que mis hi­jos vi­vie­ron la muer­te tan cer­ca. Dos años más tar­de, des­gra­cia­da­men­te, tu­vie­ron que vi­vir la de su ma­dre, pe­ro ya en­ton­ces em­pe­za­ron a ver lo du­ra que es la vi­da. El úni­co mo­ti­vo por el que he acep­ta­do ha­cer es­ta en­tre­vis­ta es pa­ra tra­tar de con­ven­cer a dos o tres per­so­nas que nos lean, de que va­le la pe­na in­cor­po­rar la so­li­da­ri­dad en la edu­ca­ción de sus hi­jos. Yo pen­sa­ba que ha­bía si­do por mis do­tes de per­sua­sión. ( Ri­sas) Tam­bién, pe­ro es ver­dad que lle­vo sin ha­cer en­tre­vis­tas des­de que de­jé la po­lí­ti­ca, en 2009, por­que no quie­ro ser un per­so­na­je pú­bli­co. Lo que quie­ro es que sir­va pa­ra es­ti­mu­lar. Y ten­go otra suer­te: mis hi­jos van a una uni­ver­si­dad don­de no te dan el tí­tu­lo, por muy lis­to que seas, si no de­di­cas seis me­ses a una cau­sa so­li­da­ria. Yo es­to lo ha­ría obli­ga­to­rio. Y tam­bién obli­ga­ría a to­dos los dipu­tados a par­ti­ci­par, ac­ti­va­men­te, en al­gu­na or­ga­ni­za­ción so­li­da­ria. Veo más fá­cil lo de los jó­ve­nes. Pues se­ría sa­ní­si­mo, mu­chos dipu­tados en­tran en po­lí­ti­ca sin ha­ber tra­ba­ja­do an­tes. Por lo me­nos, les co­nec­ta­rían con la reali­dad. Ha­ble­mos de ALAS, sa­be­mos que es muy ami­go de Ale­jan­dro Sanz, des­de que coin­ci­die­ron en Lon­dres, es­tu­dian­do in­glés. Apren­der, apren­di­mos po­co. Éra­mos muy jó­ve­nes. Ni Ale­jan­dro era muy co­no­ci­do ni yo po­lí­ti­co. Su fa­mi­lia y mi ma­dre son de Cá­diz, eso nos unió. Pa­ra mí y pa­ra mis hi­jos la amis­tad de Ale­jan­dro es un pri­vi­le­gio, siem­pre ha es­ta­do en los mo­men­tos bue­nos y en los ma­los. Con él hi­ci­mos una pri­me­ra ac­ción, muy pun­tual, pa­ra In­fan­cia Sin Fron­te­ras, y pen­sa­mos que ha­bía que ha­cer al­go más es­ta­ble, así na­ció ALAS. Y él fue lian­do al res­to de ami­gos: Sha­ki­ra, Mi­guel Bo­sé… Sí, Sha­ki­ra es muy ac­ti­va, ella ya te­nía Pies Des­cal­zos, es­ta es la ver­sión in­ter­na­cio­nal. Es una apues­ta por la edu­ca­ción tem­pra­na. Hay paí­ses en los que la edu­ca­ción obli­ga­to­ria no em­pie­za has­ta los 6 años. Efec­ti­va­men­te, y a esa edad a mu­chos ni­ños no los me­ten en el co­le­gio, por­que los pa­dres ya cuen­tan con ellos pa­ra otra co­sa. Nos pro­po­ne­mos es­ti­mu­lar a los go­bier­nos pa­ra que pon­gan la obli­ga­to­rie­dad a par­tir de los tres años. Es­cu­chán­do­le me pre­gun­to por qué se hi­zo po­lí­ti­co. La gen­te que en­tra en po­lí­ti­ca, igual que los mé­di­cos, lo ha­ce con el pro­pó­si­to de ha­cer me­jor su so­cie­dad, lue­go hay mé­di­cos que pier­den esa vo­ca­ción y les preo­cu­pa más la cuen­ta ban­ca­ria que el en­fer­mo. Con la po­lí­ti­ca pa­sa igual: al­gu­nos pien­san más en lo su­yo que en cam­biar el mun­do. Son po­cos, pe­ro se no­tan mu­cho. Us­ted qui­so ser pe­rio­dis­ta. Sí, a los sie­te años fun­dé la re­vis­ta Ti­mo­nel con mis her­ma­nos. Ten­go una en­tre­vis­ta que le hi­ce a mi ma­dre, cuan­do es­pe­ra­ba a uno de mis her­ma­nos. ¿La con­ser­va? Sí, im­pri­mía­mos 15 o 20 ejem­pla­res pa­ra tíos, pri­mos, abue­los... Con­tá­ba­mos nues­tro día a día. Lue­go es­tu­dió tres ca­rre­ras. Em­pe­cé His­to­ria y, co­mo es­ta­ba cer­ca de Fi­lo­so­fía y Le­tras, hi­ce las dos. Cuan­do me fui a ma­tri­cu­lar en Pe­rio­dis­mo, su­pri­mie­ron los alum­nos li­bres y el úni­co si­tio en el que pu­de se­guir fue De­re­cho. Acer­té de ca­ram­bo­la por­que así pue­do man­te­ner a mis cin­co ni­ños. El pe­rio­dis­mo me en­can­ta, aun­que es­tá to­do tan com­pli­ca­do. A mí me lo va a de­cir. Es­te es un pro­yec­to bo­ni­to y le de­seo mu­cha suer­te. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción tie­nen la obli­ga­ción de es­ti­mu­lar la me­jor ver­sión de no­so­tros mis­mos y a ve­ces se ce­ban en la peor.

Co­no­cí a mi mu­jer ayu­dan­do a las Her­ma­nas de la Ma­dre Te­re­sa

Su mu­jer, Ire­ne Váz­quez, fa­lle­ci­da en 2013, si­gue es­tan­do muy pre­sen­te en la vi­da del ex­mi­nis­tro.

Des­de que de­jó la po­lí­ti­ca, Jo­sé Ma­ría Mi­cha­vi­la vi­ve vol­ca­do en la abo­ga­cía, la so­li­da­ri­dad y su fa­mi­lia.

Jo­sé Ma­ría Mi­cha­vi­la con Ana Gar­cía Lo­zano, quien ha con­se­gui­do que rom­pa su si­len­cio en es­ta en­tre­vis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.