UN ‘PA­DRA­ZO’ EN EL FÚT­BOL

MARTA OR­TE­GA Y SU PA­RE­JA DIS­FRU­TA­RON DE LA VIC­TO­RIA DEL DE­POR­TI­VO AN­TE EL BARCELONA EN EL ES­TA­DIO DE RIA­ZOR, DON­DE ÉL PU­DO DE­MOS­TRAR LA COM­PLI­CI­DAD QUE TIE­NE CON EL HI­JO DE SU NO­VIA.

ABC - Hoy Corazón - - Actualidad - POR REDACCIÓN

No ha trans­cu­rri­do aun un año des­de que se co­no­cie­ra que Marta Or­te­ga (33) ha­bía pa­sa­do pá­gi­na tras su se­pa­ra­ción de Ser­gio Ál­va­rez (32) y es­ta­ba ini­cian­do una re­la­ción con Car­los Torretta (32). En es­tos me­ses, a él le ha da­do tiem­po a me­ter­se en el bolsillo a Aman­cio (4), el hi­jo que la he­re­de­ra del im­pe­rio In­di­tex tu­vo jun­to al ji­ne­te. Torretta acu­dió con Marta y el ni­ño al es­ta­dio de Ria­zor (A Co­ru­ña) pa­ra pre­sen­ciar la vic­to­ria del equi­po lo­cal, el De­por­ti­vo, fren­te al Barcelona (2-1).

VIS­TO BUENO

Tan­to en la en­tra­da, co­mo en el pal­co VIP des­de don­de dis­fru­ta­ron del en­cuen­tro, el boo­ker de mo­de­los se mos­tró muy ca­ri­ño­so con el pe­que­ño. Es­tá cla­ro que, el pun­to dé­bil de to­da ma­dre son los ni­ños y Torretta ha de­ci­di­do apos­tar muy fuer­te por es­ta re­la­ción ‘ata­can­do’ por ese ta­lón de Aqui­les –aun­que en el re­cua­dro de aba­jo se ob­ser­va có­mo, en el te­rreno de­por­ti­vo, tie­nen gus­tos dis­pa­res–. Car­los no pa­re­ce ser el úni­co Torretta que es­tá en­can­ta­do con la re­la­ción. Ha­ce un mes, du­ran­te la ce­le­bra­ción de la Mer­ce­des Benz Fas­hion Week Ma­drid, su pa­dre, Ro­ber­to Torretta, se pro­nun­ció por pri­me­ra vez so­bre la re­la­ción: «Es­toy en­can­ta­do con mi nue­ra ».

La pa­re­ja pa­re­ce ha­ber sol­ven­ta­do bien la di­fi­cul­tad que su­po­ne la dis­tan­cia. Él con­ti­núa con su tra­ba­jo en la agen­cia Eli­te Mo­dels, en Nue­va York –se asen­tó allí ha­ce cua­tro años– y ella atien­de sus ne­go­cios des­de Co­ru­ña. Es­to no es im­pe­di­men­to pa­ra ver­les en nu­me­ro­sos ac­tos so­cia­les dis­fru­tan­do jun­tos, co­mo en es­te en­cuen­tro de fút­bol de La Liga es­pa­ño­la que nos ha ser­vi­do pa­ra com­pro­bar la pa­sión con la que Marta vi­ve el de­por­te, a pe­sar de que en los pal­cos uno de­be de guar­dar un po­co la com­pos­tu­ra.

Car­los, que de­mos­tró la bue­na sin­to­nía que tie­ne con el pe­que­ño Aman­cio, re­ci­bió mues­tras de ca­ri­ño por par­te de su chi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.