LA INS­PI­RA­CIÓN JA­PO­NE­SA DE LA REI­NA

DON FE­LI­PE Y DO­ÑA LE­TI­ZIA FUE­RON RE­CI­BI­DOS POR EL PRI­MER MI­NIS­TRO Y SU ES­PO­SA EN EL PA­LA­CIO DE AKASAKA DU­RAN­TE LA SE­GUN­DA JOR­NA­DA DE ES­TE VIA­JE DE ES­TA­DO.

ABC - Hoy Corazón - - Actualidad - POR ALMUDENA MAR­TÍ­NEZ-FORNÉS

Un ves­ti­do de ins­pi­ra­ción ja­po­ne­sa y un elogio a la gastronomía de es­te país asiá­ti­co. Esos fue­ron los dos ges­tos más vi­si­bles que la Rei­na di­ri­gió a Ja­pón du­ran­te la re­cien­te visita de Es­ta­do. Am­bos gui­ños tu­vie­ron lu­gar du­ran­te la ce­na que el pri­mer mi­nis­tro, Shin­zo Abe, y su es­po­sa, Akie, ofre­cie­ron a los Reyes en el pa­la­cio de Akasaka, en la se­gun­da jor­na­da del via­je. En es­ta oca­sión, la eti­que­ta era tra­je os­cu­ro pa­ra los ca­ba­lle­ros y ves­ti­do cor­to pa­ra las se­ño­ras. Do­ña Le­ti­zia sor­pren­dió a to­dos con un di­se­ño de ter­cio­pe­lo ne­gro con pu­ños y pli­sa­dos ins­pi­ra­dos en el es­tam­pa­do tra­di­cio­nal ja­po­nés. El ca­be­llo, re­co­gi­do en un mo­ño ba­jo, acen­tua­ba más aun el to­que orien­tal. Ade­más, cuan­do la Rei­na des­cu­brió que du­ran­te la ce­na se iba a ser­vir un me­nú com­pues­to por 20 pla­tos de co­ci­na tí­pi­ca ja­po­ne­sa, ex­cla­mó: «Por fin, po­de­mos co­mer co­mi­da ja­po­ne­sa». El co­men­ta­rio lo hi­zo en pri­va­do an­te el pri­mer mi­nis­tro, quien se que­dó muy sa­tis­fe­cho al oír esas pa­la­bras de apro­ba­ción y de­ci­dió ha­cer­las pú­bli­cas du­ran­te el brindis. Y es que a cual­quier an­fi­trión, aun­que sea un al­to man­da­ta­rio, le gus­ta que sus in­vi­ta­dos elo­gien la co­mi­da de su me­sa. Ese mis­mo día, do­ña Le­ti­zia ha­bía asis­ti­do al úni­co ac­to en so­li­ta­rio que fi­gu­ra­ba en su agen­da ja­po­ne­sa. Mien­tras el Rey se reunía con des­ta­ca­dos empresarios ni­po­nes y es­pa­ño­les, ella vi­si­tó el Cen­tro de In­mu­no­te­ra­pia y el Cen­tro de Ge­né­ti­ca Mé­di­ca de la Uni­ver­si­dad de Keio, don­de re­ci­ben tra­ta­mien­to en­fer­mos de cán­cer y afec­ta­dos por en­fer­me­da­des ra­ras, co­lec­ti­vos por los que ha de­mos­tra­do siem­pre es­pe­cial sen­si­bi­li­dad.

EL TREN BA­LA

Du­ran­te la visita, el doc­tor Ken­ji­ro Ko­sa­ki le pre­sen­tó su ini­cia­ti­va des­ti­na­da a diag­nos­ti­car con éxi­to al ele­va­do

nú­me­ro de per­so­nas que pa­de­cen en­fer­me­da­des muy po­co fre­cuen­tes y que, des­pués de pe­re­gri­nar por hos­pi­ta­les y de so­me­ter­se a nu­me­ro­sas prue­bas y aná­li­sis, si­guen sin po­der po­ner nom­bre a su en­fer­me­dad. El pro­yec­to pues­to en mar­cha por el doc­tor Ko­sa­ki ha con­se­gui­do diag­nos­ti­car, has­ta aho­ra, al 40 por ciento de los pa­cien­tes.

El úl­ti­ma día de la visita, los Reyes, acom­pa­ña­dos por los em­pe­ra­do­res, via­ja­ron en el tren ba­la has­ta la lo­ca­li­dad de Shi­zuo­ka. Allí vi­si­ta­ron un cen­tro de pre­ven­ción de ca­tás­tro­fes pro­vo­ca­das por te­rre­mo­tos y se acer­ca­ron al tem­plo Sen­jen, des­de el que pu­die­ron con­tem­plar el ver­da­de­ro sím­bo­lo de Ja­pón: el mon­te Fu­ji. Des­de allí, los Reyes re­gre­sa­ron a Ma­drid, con la in­ten­ción de dis­fru­tar con sus hi­jas de unos días de des­can­so du­ran­te la Se­ma­na San­ta. ♥

La Rei­na lu­ció un di­se­ño de Ar­ma­ni pa­ra la ce­na con el pri­mer mi­nis­tro y su es­po­sa.

Du­ran­te el brindis, el pri­mer mi­nis­tro, Shin­zo Abe, re­ve­ló unas pa­la­bras de la Rei­na en pri­va­do so­bre la co­mi­da ja­po­ne­sa.

El Rey se reunió con des­ta­ca­dos empresarios ni­po­nes y es­pa­ño­les en el lla­ma­do Co­mi­té Bi­la­te­ral His­pano-Ja­po­nés de Coo­pe­ra­ción Empresarial. En la ima­gen su­pe­rior, los Mo­nar­cas y los em­pe­ra­do­res en el tren ba­la, du­ran­te el úl­ti­mo día de la visita.

Do­ña Le­ti­zia vi­si­tó el Cen­tro de In­mu­no­te­ra­pia y el Cen­tro de Ge­né­ti­ca Mé­di­ca de la Uni­ver­si­dad de Keio. A la iz­da., acom­pa­ña­da por Car­men Vela, se­cre­ta­ria de Es­ta­do de In­ves­ti­ga­ción, Desa­rro­llo e In­no­va­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.