¿AHO­RA MO­DE­LO?

Geor­gi­na ya no tra­ba­ja en Prada, pe­ro se que es­pe­cu­la con po­dría de­di­car­se a la mo­da. Mien­tras lle­ga su pri­mer po­sa­do, ana­li­za­mos el es­ti­lo de la no­via de Cris­tiano.

ABC - Hoy Corazón - - Espia -

Se ha que­da­do sin tra­ba­jo. Ha­ce unos días tras­cen­día que la no­via de Cris­tiano Ro­nal­do, otro­ra de­pen­dien­ta del es­pa­cio de la fir­ma Prada en El Cor­te In­glés, se ha­bía vis­to abo­ca­da a de­jar su pues­to de tra­ba­jo. ¿La ra­zón? Di­cen que la fa­ma –de su no­vio, y aho­ra por ex­ten­sión, la su­ya– es­ta­ba di­fi­cul­tan­do sus la­bo­res pro­fe­sio­na­les. En­tre cu­rio­sos y pe­rio­dis­tas que se acer­ca­ban al es­pa­cio día sí día tam­bién, era muy di­fí­cil ven­der los di­se­ños de la fir­ma a los ver­da­de­ros clien­tes. Con­ta­ba una fuen­te a LOC, de El Mundo, quien des­ve­la­ba el fin del con­tra­to la­bo­ral de Geor­gi­na Ro­drí­guez (22), que hasta lle­ga­ron a pe­dir­le que se hi­cie­ra un selfie mien­tras ella tra­ba­ja­ba. No es la pri­me­ra vez que le su­ce­de: la aten­ción me­diá­ti­ca tam­bién po­dría ha­ber es­ta­do en­tre las cau­sas del fin de su la­bor en Guc­ci, la fir­ma en la que tra­ba­ja­ba cuando co­no­ció a Cris­tiano. Pe­ro no se apu­ren, a pe­sar de la lar­ga co­la que si­gue ha­bien­do en el pa­ro, ella no tiene vi­sos de ir a en­gro­sar­la, por­que tiene ofer­tas. La pri­me­ra, de una co­no­ci­da fir­ma de mo­da nup­cial a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Di­cen que la jo­ven se es­tá pen­san­do ini­ciar una ca­rre­ra co­mo mo­de­lo, pe­ro que hasta que lle­gue su pri­mer ac­to pro­mo­cio­nal, se de­ja

ver de sos­la­yo y con un es­ti­lis­mo que ya tiene su se­llo per­so­nal. El look es siempre el mis­mo: ca­mi­sa ajus­ta­da de co­lor neu­tro, pan­ta­lo­nes va­que­ros pi­ti­llo, de ti­ro al­to, y una cha­que­ta, en la ma­yo­ría de las oca­sio­nes, una ame­ri­ca­na. De­pen­dien­do de la tem­pe­ra­tu­ra, lo acom­pa­ña con bo­tas over the knee –el ‘por en­ci­ma de la ro­di­lla’, de to­da la vi­da– o con san­da­lias con ta­cón fino. En es­tos me­ses, eso sí, ha ido su­bien­do de ca­te­go­ría. La jo­ven com­bi­na pren­das de tien­das de pre­cios más ase­qui­bles con com­ple­men­tos de Guc­ci, YSL o Bal­main, co­mo hi­zo du­ran­te la inau­gu­ra­ción del ae­ro­puer­to que lle­va el nom­bre de su no­vio. Si quie­re va­riar, ca­da cier­to tiem­po sa­ca un ves­ti­do ajus­ta­do y cor­to pa­ra pre­su­mir de si­lue­ta. Pe­ro tiene cla­ro lo que le que­da bien y por eso lo re­pi­te en ca­da apa­ri­ción.

La pre­gun­ta aho­ra es si ese look se con­ver­ti­rá en una suer­te de uni­for­me o Geor­gi­na irá mu­tan­do po­co a po­co en it girl. La fi­gu­ra la tiene, le fal­ta el equi­po de es­ti­lis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.