“En la mo­da si­gue man­dan­do la ex­tre­ma del­ga­dez”.

DU­RAN­TE MU­CHOS AÑOS SU­CUM­BIÓ A LA TI­RA­NÍA DE LAS TA­LLAS QUE, DI­CE, AUN IM­PE­RA EN EL TE­RRI­TO­RIO ‘FAS­HION’, HAS­TA EL PUN­TO DE PA­DE­CER BULIMIA. AHO­RA, CUEN­TA SU EX­PE­RIEN­CIA, PARA PO­DER AYU­DAR A OTRAS PER­SO­NAS, EN SU PRI­MER LI­BRO.

ABC - Hoy Corazón - - Somario - FOTOS: ELIO VAL­DE­RRA­MA

Se sien­te rea­li­za­da en su nue­va fa­ce­ta co­mo mo­de­lo curvy. Ma­ri­sa Ja­ra (37) ha en­con­tra­do la se­gu­ri­dad ne­ce­sa­ria para en­fren­tar­se, en su pri­mer li­bro – La ta­lla o la

vi­da, Ed. Pla­ne­ta–, a sus tras­tor­nos ali­men­ta­rios y des­nu­dar al­gu­nos ca­pí­tu­los de una vi­da de mo­de­lo en la que no to­do era tan ma­ra­vi­llo­so co­mo apa­ren­ta­ba. De sus mie­dos y an­gus­tias, de la ti­ra­nía de la es­té­ti­ca de la mo­da y de sus pro­ble­mas con la co­mi­da ha­bla en un tes­ti­mo­nio sin­ce­ro y mo­ti­va­dor.

En su li­bro se res­pi­ra mu­cho su­fri­mien­to. Lu­char con­tra su pe­so en un mun­do don­de la lí­nea ro­ja la mar­ca­ba la ta­lla 36 era más que una ago­nía. ¿Por qué ha que­ri­do na­rrar es­tas vi­ven­cias en un li­bro? ¿Era su for­ma de ha­cer te­ra­pia?

Lo cier­to es que nun­ca ha­bía te­ni­do el pen­sa­mien­to de es­cri­bir un li­bro.

La edi­to­rial Pla­ne­ta me hi­zo la su­ge­ren­cia, por­que ha­bían se­gui­do mi blog. Que­rían que es­cri­bie­ra el cam­bio que ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do co­mo mo­de­lo al pa­sar­me a la ta­lla gran­de. Des­pués de me­di­tar­lo, pen­sé que po­día ser una bue­na idea con­tar mi ex­pe­rien­cia y abrir los ojos a mu­chas per­so­nas que pue­dan es­tar en esa si­tua­ción.

Su­pon­go que te­ner que re­vi­vir al­gu­nos mo­men­tos es­pe­cial­men­te do­lo­ro­sos de su pa­sa­do le ha­brá re­vuel­to mu­chas co­sas.

De­pen­día del día y el te­ma que me to­ca­ra es­cri­bir. Es ver­dad que cuan­do he te­ni­do que re­cor­dar mis pro­ble­mas de tras­tor­nos ali­men­ta­rios, no me re­sul­ta­ba muy agra­da­ble, pe­ro tam­po­co me ha su­pues­to un dra­ma, ya que no soy mu­jer de re­crear­me en el do­lor. Asu­mo las co­sas que me pa­san en la vi­da y soy de las que mi­ro ha­cia ade­lan­te. He que­ri­do re­fle­jar fiel­men­te lo que vi­ví, sin abu­sar del dra­ma­tis­mo.

El mun­do de la mo­da es co­no­ci­do por su ti­ra­nía con las ta­llas. En es­tas pá­gi­nas re­cuer­da có­mo al­gu­nas de sus com­pa­ñe­ras po­dían pa­sar el día con una man­za­na y mu­cha agua. Es­ta­rá con­mi­go en que eso es una au­tén­ti­ca bu­rra­da.

Evi­den­te­men­te. Ha­blo de mi ca­so, pe­ro es ver­dad que he con­vi­vi­do con mu­chí­si­mas mo­de­los, so­bre to­do los pri­me­ros años, cuan­do com­par­tía apar­ta­men­tos con com­pa­ñe­ras de to­do el mun­do, y he vis­to de to­do. Al­gu­nas eran del­ga­das por na­tu­ra­le­za, pe­ro tam­bién ha­bía mu­chas que se ma­ta­ban a die­tas. La cons­ti­tu­ción de ca­da per­so­na es di­fe­ren­te. Yo me me­tí en es­ta pro­fe­sión y pue­de que no fue­ra muy cons­cien­te de dón­de lo ha­cía. Es más, nun­ca creí que iba a vi­vir esas pre­sio­nes ni los pro­ble­mas de pe­so que he pa­de­ci­do.

En el li­bro ex­pli­ca muy bien có­mo, ca­da vez que en­tra­ba en cri­sis, op­ta­ba por via­jar

has­ta su Se­vi­lla na­tal y re­fu­giar­se con los su­yos. La la­bor de su ma­dre ha si­do fun­da­men­tal. Era a quien re­cu­rría ca­da vez que te­nía un pro­ble­ma con los cas­ting don­de la echa­ban por ha­ber en­gor­da­do.

En ca­sa de mi ma­dre es don­de me po­nía bien y me re­cu­pe­ra­ba. Mi fa­mi­lia es lo más im­por­tan­te de mi vi­da. Tan­to cuan­do me va bien, co­mo cuan­do las co­sas van mal, siem­pre pue­do con­tar con ellos. Si en­ci­ma era por un pro­ble­ma co­mo el que yo he pa­de­ci­do, era muy im­por­tan­te te­ner­los a mi la­do.

En su li­bro no to­do es su­fri­mien­to, ya que vie­ne sal­pi­ca­do de anéc­do­tas cu­rio­sas. Por ejem­plo, esa en la que cuen­ta el día en el que la eli­gie­ron para una cam­pa­ña cuan­do la vie­ron en la co­la del cas­ting con una bol­sa con la ba­rra de pan col­ga­da en el hom­bro.

La pri­me­ra vez fue ca­sual. Me lla­mó la aten­ción que el clien­te se pa­ra­ra con­mi­go so­lo por la cu­rio­si­dad de sa­ber qué ha­cía una mo­de­lo con una ba­rra de pan. Me fun­cio­nó y lue­go re­cu­rrí a ese tru­co en otros mu­chos cas­ting.

O el día que Nao­mi Camp­bell la en­ce­rró en una ha­bi­ta­ción de su ca­sa en una fiesta.

Ocu­rrió en su ca­sa de Saint Tro­pez. Fue por­que ha­bía un pi­lo­to que es­tu­vo ha­blan­do mu­cho tiem­po con­mi­go y eso no le gus­tó na­da. Se co­gió un buen en­fa­do y me en­ce­rró en un cuar­to del que tu­ve que es­ca­par­me por la ven­ta­na. En el fon­do en­ten­dí que, a pe­sar de ser una de las top mo­dels más fa­mo­sas del mun­do, tam­bién es­ta­ba lle­na de in­se­gu­ri­da­des.

¿Ha te­ni­do us­ted tam­bién esa sen­sa­ción de in­se­gu­ri­dad?

Mu­chas ve­ces. Da­te cuen­ta que, en el mun­do de la mo­da, to­do gi­ra en torno a la per­fec­ción, la del­ga­dez… Yo nun­ca pen­sa­ba que es­ta­ba al cien por cien, por­que siem­pre ha­bía otra mo­de­lo más jo­ven o más del­ga­da y las com­pa­ra­cio­nes eran inevi­ta­bles. Te me­tes en una es­pe­cie de bu­cle has­ta que, un día, en­tien­des que no pue­des so­por­tar­lo más.

¿Cuán­tas ve­ces le di­je­ron que con diez ki­los me­nos se­ría la mu­jer per­fec­ta?

Esa fra­se la he es­cu­cha­do mu­chas ve­ces. Hoy lo re­cuer­do con dis­tan­cia y me dan pe­na las chi­cas que lo es­tán vi­vien­do aho­ra, por­que es una in­jus­ti­cia tre­men­da que ca­da dos por tres te es­tén re­cri­mi­nan­do tu pe­so.

En su ca­so esa pre­sión de­ri­vó en una bulimia. ¿Cuán­do fue cons­cien­te de su en­fer­me­dad?

Al prin­ci­pio no lo en­ten­día co­mo tal, ya que era oca­sio­nal. Co­mo ju­gar con mi cuer­po al­gu­na vez, pe­ro

No me voy a per­der la ex­pe­rien­cia de te­ner hi­jos

en oca­sio­nes con­ta­das. A los 30 y pi­co años es­ta­ba muy pre­sio­na­da y ya me ocu­rría a dia­rio (ir al ba­ño a vo­mi­tar la co­mi­da que aca­ba­ba

de in­ge­rir) y en­ten­dí que se ha­bía con­ver­ti­do en un pro­ble­ma. Te­nía que bus­car una so­lu­ción, por­que no po­día con­ti­nuar así más tiem­po, ya que me es­ta­ba ju­gan­do co­sas muy se­rias. Mi vi­da, sin ir más le­jos...

Cuen­ta que, es­tan­do en su ca­sa de Se­vi­lla, su ma­dre la si­guió al ba­ño y se per­ca­tó de lo que real­men­te es­ta­ba ocu­rrien­do.

Es ver­dad. To­dos los que pa­sa­mos por es­te tras­torno in­ten­ta­mos es­con­der­lo, por­que en el fon­do nos da ver­güen­za, ya que es an­ti­na­tu­ral. In­clu­so, lo quie­res ocul­tar has­ta el pun­to de que­rer co­mer siem­pre a so­las, para que no te vean. Lo que pa­sa es que hu­bo un mo­men­to en que era im­po­si­ble di­si­mu­lar­lo.

¿Es más fá­cil abor­dar es­te pro­ble­ma en un li­bro que ver­ba­li­zar­lo di­rec­ta­men­te?

No, por­que pien­sa que, cuan­do es­cri­bí es­te li­bro, ya no es­ta­ba ba­jo esa pre­sión ni an­gus­tia. Hoy vi­vo tran­qui­la y si me co­mo lo que me ape­tez­ca, no pa­sa na­da.

En su ca­so, su tras­torno es­ta­ba con­di­cio­na­do por su pro­fe­sión. Cuan­do asu­mió que iba a dar el sal­to a las cur­vies de­bió de ser to­da una li­be­ra­ción.

Cuan­do hi­ce ese cam­bio es­ta­ba ya en una fa­se en la que ha­bía apren­di­do a que­rer­me con mis ki­li­tos de más. Te­ner la ta­lla 36 no es el fin del mun­do ni lo me­jor que te pue­de pa­sar en la vi­da. He apren­di­do que hay que te­ner la ta­lla con la que te en­cuen­tres y sien­tas bien, no la que quie­ran otros.

¿Es un tras­torno to­tal­men­te su­pe­ra­do?

Si­go acu­dien­do a mis mé­di­cos, por­que, cuan­do tie­nes un pro­ble­ma de tan­tos años, no des­apa­re­ce del to­do. Sien­to que es­toy re­cu­pe­ra­da, pe­ro con­ti­núo en alerta. In­ten­to to­mar

dis­tan­cias con los ca­te­ri­ng, me con­tro­lo y pro­cu­ro evi­tar ten­ta­cio­nes. Hay que an­dar con cui­da­do, por­que el mie­do de re­caer siem­pre an­da cer­ca. Con la co­mi­da hay que li­diar a dia­rio, por­que no pue­des ol­vi­dar­te de ella, pe­ro he apren­di­do a ad­mi­nis­trar­me bien. Por eso si­go una die­ta sa­na y evi­to ali­men­tos que sean adic­ti­vos. Si de vez en cuan­do quie­ro al­go es­pe­cial, pues me lo co­mo, pe­ro pro­cu­ro no te­ner­lo en ca­sa.

El amor ya lle­ga­rá. No es al­go que bus­que

¿Has­ta qué pun­to pue­de ha­ber­le afec­ta­do es­ta en­fer­me­dad en su vi­da dia­ria?

Me he sen­ti­do más tris­te, me ha he­cho no po­der cen­trar­me en otras co­sas im­por­tan­tes, es­tar más de­pri­mi­da... Por suer­te hoy me sien­to bien y muy re­cu­pe­ra­da.

¿Los hom­bres que han pa­sa­do por su vi­da, dos ma­ri­dos, han sa­bi­do ayu­dar­la con es­te pro­ble­ma o más bien pien­sa que le han per­ju­di­ca­do?

Por suer­te, con mis pa­re­jas nun­ca he te­ni­do pro­ble­mas en ese sen­ti­do. No me han pre­sio­na­do ni con mi tra­ba­jo ni con la co­mi­da. Esa es la ra­zón por la que no he creí­do ne­ce­sa­rio ha­blar de ellos en el li­bro.

¿Y el he­cho de es­tar ba­jo esa pre­sión no le ha im­pe­di­do dis­fru­tar de su vi­da ple­na­men­te? ¿Cree que de no ha­ber es­ta­do en­fer­ma sus ma­tri­mo­nios se hu­bie­ran sal­va­do?

No, por­que las pa­re­jas que he te­ni­do siem­pre han sa­bi­do apo­yar­me. In­clu­so en mis peo­res mo­men­tos han in­ten­ta­do ayu­dar­me. No pue­do de­cir na­da ne­ga­ti­vo.

Sin em­bar­go, siem­pre se ha apo­ya­do mu­cho en sus her­ma­nos.

Ellos siem­pre es­tán ahí. El apo­yo de mis her­ma­nos con­mi­go es bru­tal y, ca­da vez que los he ne­ce­si­ta­do, han acu­di­do.

Dar el sal­to co­mo mo­de­lo curvy es de las me­jo­res co­sas que le han pa­sa­do. ¿Có­mo se en­cuen­tra en es­tos mo­men­tos?

De mi tras­torno de ali­men­ta­ción, di­ga­mos, es­toy re­cu­pe­ra­da al 95 %. Soy una per­so­na que se cui­da, pe­ro no me pri­vo de dar­me mis ca­pri­chos de vez en cuan­do y eso ha­ce que me sien­ta con­ten­ta y en paz. Por suer­te, no me fal­ta el tra­ba­jo ni los ami­gos y por eso, des­de ha­ce dos años, pien­so que es­toy en mi me­jor mo­men­to.

¿No echa de me­nos te­ner un amor a su la­do?

Ya lle­ga­rá. No es al­go que bus­que. Ade­más, las pa­re­jas tam­po­co dan siem­pre la fe­li­ci­dad. Soy de las que opino que to­do lle­ga, pe­ro sin te­ner nin­gu­na pri­sa.

¿Y ha­ce al­go por en­con­trar­lo?

Pues na­da es­pe­cial. Soy muy ca­se­ra, dis­fru­to en mi ca­sa con una se­rie o un li­bro. Si al­gún día lle­ga esa per­so­na que me enamo­re, pues ade­lan­te.

¿Tie­ne cla­ro que quie­re te­ner hi­jos?

Por su­pues­to. Esa ex­pe­rien­cia no me la voy a per­der.

¿Es­ta­ría dis­pues­ta a re­cu­rrir a una téc­ni­ca de fer­ti­li­dad si no lle­ga el hom­bre ade­cua­do con el que for­mar una fa­mi­lia?

Sin du­dar­lo. Pien­so que es una ma­ra­vi­lla que cual­quier per­so­na ten­ga el de­re­cho a ser pa­dre. Y, por suer­te, hoy hay ma­ne­ras de cum­plir ese de­seo, aun­que sea en so­li­ta­rio.

Ima­gino que mu­chas mu­je­res o ma­dres de ado­les­cen­tes es­ta­rán con­tac­tan­do con us­ted tras co­no­cer su ex­pe­rien­cia con el pe­so.

Mu­chí­si­mas. No te ima­gi­nas có­mo. Y re­co­noz­co que soy la mu­jer más fe­liz del mun­do si pue­do ayu­dar a al­guien. En el li­bro doy mu­chos con­se­jos de las co­sas que me han ayu­da­do a sa­lir ade­lan­te con el fin de po­der co­la­bo­rar con quien lo ne­ce­si­te.

¿Cree que en el mun­do de la mo­da es­tos tes­ti­mo­nios han cam­bia­do al­go?

Para na­da. To­do si­gue fun­cio­nan­do igual. Aun­que es­tá el boom curvy, que es­pe­ro no sea so­lo una mo­da, ya que nos be­ne­fi­cia a to­das las mu­je­res. Aun a día de hoy en es­te mun­do, si­gue man­dan­do la del­ga­dez ex­tre­ma.

¿Qué po­de­mos ha­cer para evi­tar que otras mu­je­res pa­sen por lo que ha vi­vi­do us­ted?

Cam­biar los men­sa­jes que en­sal­zan la del­ga­dez y me­nos­pre­cian a quie­nes no es­tán así. Apren­der a no ser tan se­ve­ras con no­so­tras mis­mas y que­rer­nos más. Hay que con­cien­ciar a la gen­te de que tam­bién es ma­ra­vi­llo­so te­ner más ki­los. La so­cie­dad tie­ne que con­cien­ciar­se, pe­ro en se­rio.

¿A quién le da las gra­cias en par­ti­cu­lar?

A mi fa­mi­lia y a mi re­pre­sen­tan­te, Me­ye, que es quien me da fuer­zas. ♥

“En la ca­sa de Saint Tro­pez de Nao­mi Camp­bell, un pi­lo­to es­tu­vo ha­blan­do con­mi­go mu­cho tiem­po. Ella se en­fa­dó y me en­ce­rró en un cuar­to de ba­ño”.

“He con­vi­vi­do con mu­chí­si­mas mo­de­los y he vis­to de to­do”.

VES­TUA­RIO: TERIA YABAR. AGRADECIMIENTOS: MA­MÁ CAM­PO, PLA­ZA DE OLAVIDE (MA­DRID).

“Es­pe­ro que el ‘boom curvy’ no sea so­lo una mo­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.